Foto: Archivo

Fábrica de sonidos

El MTV que se desvaneció


Fábrica de Sonidos, columna semanal dedicada a la música por Edgar Corona

Por Édgar Corona
11 Noviembre 2013

Con el surgimiento de la cadena estadounidense de televisión por cable MTV (Music Television), en 1981, se generó toda una revolución en la manera de difundir la música para las masas. La combinación de melodías y pequeñas historias programadas a través de la pantalla chica resultó potencialmente atractiva, en especial para el público juvenil.

El primer video que la cadena MTV transmitió fue Video Killed the Radio Star, de la efímera agrupación inglesa The Buggles. Este one hit wonder sentó de manera visionaria y desafiante el inicio de la era del videoclip.

A partir de ese momento MTV resultó una ventana con grandes posibilidades para artistas y compañías disqueras, quienes comenzaron a sumar esfuerzos para elaborar producciones en video, esto con la finalidad de que funcionaran como una especie de sencillo promocional. Así fue como se establecieron segmentos en su programación, y se creó la imagen del Vj (presentador de videos). La oferta del canal incluía solistas y grupos de diferentes géneros, principalmente de pop, rock, r&b y rap.

En la década de los ochenta aparecieron videos que hoy son considerados clásicos, entre los que destacan “Money for Nothing” (Dire Straits), “Take on Me” (A-ha) y, por supuesto, “Thriller” (de Michael Jackson); este último se apartó de las pequeñas historias y los convencionalismos de esa época, logrando un fuerte impacto.

A la transmisión de videos las veinticuatro horas del día, se unieron diferentes campañas de imagen, que con creatividad, percepción crítica, cierta dosis de transgresión y sarcasmo, identificaron a esta cadena de televisión. David Bowie, Madonna, The Police, Cindy Lauper, Boy George y Billiy Idol, proclamaban “I want my MTV, it’s never enough”. La influencia de MTV era evidente.

En los años noventa, debido en gran medida a la aparición de la corriente grunge, MTV cruzaría por su mejor etapa. Fue un periodo fértil, en donde se acuñó el término “alternativo”, además de que buen número de agrupaciones salieron del anonimato. R.E.M asaltaba la pantalla con el polémico video “Losing my Religion”; Nirvana con furia y actitud explotaba con “Smell Like Teen Spirit”; Red Hot Chili Peppers causaba extrañeza con “Give it Away” y Pearl Jam se disparaba a los cuernos de la luna con “Jeremy”. De manera paralela el programa Headbangers daba cabida al metal, y los personajes Beavis and Buthead representaban cáusticamente a la juventud norteamericana. 

Con la llegada de MTV Latinoamérica, en 1993, se crearon muchas expectativas.

Desafortunadamente, el canal de videos paulatinamente acabó con su calidad. MTV siempre abrió sus puertas a la “música comercial”, pero años atrás mantenía cierto equilibrio. El televidente que buscaba alguna propuesta interesante sabía que podía encontrar música de calidad.

Hoy los métodos para producir, distribuir y consumir televisión han cambiado drásticamente. YouTube desplazó a esta cadena dedicada a los videos musicales. Aquel canal de televisión que ejercía una postura crítica hacia su mismo medio, actualmente navega con la bandera de la rebeldía domesticada. Miley Cyrus, Justin Bieber y Katy Perry son ahora la imagen de esta cadena. MTV vende la idea errónea y simplista del rockstar life, que manifiesta: “Conviértete en una estrella de rock y evita encuentros peligrosos, los fans quieren tu pellejo, los paparazzis tu foto prohibida, y ten cuidado con la policía. El juego del rock ha comenzado”.



Nota publicada en la edición 767


Otros temas de interés