Foto: Jorge Alberto Mendoza

La vida misma

Eduardo Ruiz Saviñón


Un teatro gótico

Por Édgar Corona
26 Mayo 2014

El director escénico contesta, convencido, cuando le pregunto dónde nació y cuándo nació. Su respuesta es una invitación para aproximarse al mundo fascinante que lo rodea.

“Nací en Transilvania, en 1855”, dice. Añade: “He muerto varias veces, pero cada vez que me llaman para una ópera rock, renazco”. Melómano implacable, disfruta del trabajo de grupos como Black Sabbath, King Crimson y Jethro Tull. Referente obligado para el teatro de terror en México, Eduardo Ruiz Saviñón planea el montaje de la puesta en escena Melville en Mazatlán, obra basada en una serie de andanzas del autor de Moby-Dick, además tiene en puerta un proyecto sobre Robert Barlow y su relación con Howard Phillips Lovecraft.

Colaborador cercano de José Fors (en la ópera rock Orlok, el vampiro, puesta en escena que se presenta próximamente en la Ciudad de México), este director encuentra su principal comunión con las historias y los personajes que se mueven entre las sombras.

Ópera rock
Me especializo en el teatro gótico, en el teatro de terror. Mi primera ópera rock fue Tommy, de The Who, que realicé en la Ciudad de México. Empecé con este género, aunque también he dirigido “ópera normal”. Me hice amigo de José Fors en Dr. Frankenstein, y esto provocó el llamado para hacer esta obra de vampiros, que es una las cosas que más me gustan, además del rocanrol. Soy un músico frustrado, pero estos dos géneros del arte me gustan mucho, son los que manejan mi vida: la literatura de terror (especialmente la de vampiros), y el rocanrol. También hago diseño de audio. La música es importante en mis obras. He colaborado con músicos que hacen trabajos originales, como Jorge Reyes.
 
Vampiro
En el teatro se ensaya mucho. Los actores van comprendiendo el texto. En esta obra —Orlok— es diferente: los cantantes llegan con su tema aprendido, y esto da la oportunidad de hacer otras cosas. Todas mis frustraciones aquí se me quitan. Tenemos planes futuros para hacer más proyectos. Los vampiros, los hombres lobo, todos los monstruos, han sido los malos, pero los malos son los efectivos, los que atraen a la gente. El símbolo del vampiro es una figura romántica, bastante sexual y sensual. El verdadero terror es el que está sucediendo en muchos lados, como en México, donde cortan cabezas. Ese es un terror mal hecho. Aquí todo es teatral y musical. El trabajo se basa en la literatura. Pueden pasar muchas cosas que son horribles, pero que tienen buen gusto. El público que lee a Edgar Allan Poe o Bram Stoker, son personas no violentas: sacan todo lo que tienen dentro. Allí lo consuman.

Gótico
El público conoce cuál es mi temática. Mi estilo es un teatro exagerado, con una actuación exagerada: en las luces y en la música. Es un gancho. Aunque las obras están hechas para todo el público. Los adolescentes y los niños gustan de esto: nos divertimos. Presentamos un espectáculo visual y musical tremendo. Pero algo queda, algo está: la idea de Bram Stoker y de F.W Munrau. Lo ideal para hacer ópera contemporánea es hacer eso: que la gente se divierta y no se digan tonterías. José Fors cada vez perfecciona más las letras, son fuertes, tremendas. Fors comprendió la idea de Drácula, algo que siempre sucede en la vida normal: la competencia entre dos hombres por tener a la mejor mujer. Mina —el personaje— es más fuerte que todos. Es quien vence. La oscuridad y la luz dependen una de la otra.

Obras
Hicimos un número que se llamó Renfield, el apóstol del diablo. Siempre pensé que era un personaje oscuro, pero hice la visión de Renfield sobre Drácula. Esa es una de las obras que sigue presente. Me gusta mucho también El hombre que fue Drácula, que es la vida de Bram Stoker, inspirada en la época en la que trabajó en teatro. Hicimos un análisis del personaje, de Drácula. Por ejemplo, el personaje de Lucy, está inspirado en la esposa de Bram Stoker, quien para desquitarse de que anduvo con otros hombres, pues le corta la cabeza a Lucy. El personaje de Mina se inspiró en una actriz. Stoker estaba enamorado de ella. El movimiento dentro de esa compañía teatral hizo que finalmente escribiera Drácula.



Nota publicada en la edición 790


En su propia voz

Eduardo Ruíz Saviñon
Director escénico




Infografía




Otros temas de interés

28 / Julio / 2014

18 / Julio / 2014

14 / Julio / 2014

7 / Julio / 2014

30 / Junio / 2014

23 / Junio / 2014

16 / Junio / 2014