Foto: Jorge Alberto Mendoza

La vida misma

Mónico Ávila


Como el primer amor

Por Rebeca Ferreiro
30 Junio 2014

Primero soñó con ser futbolista, más tarde pensó dedicarse a la contabilidad (una labor que le podría ofrecer solvencia económica), pero al final lo que primó fue, literalmente, el amor al arte.

Cuando al terminar la preparatoria no consiguió salir en listas en la Universidad, “en vez de estudiar inglés o computación, me puse a estudiar música. Así estuve dos años y cuando me di cuenta que no lo podía dejar, estudié contabilidad, me titulé y ejercí para poder estudiar la licenciatura en Artes Visuales en la Facultad de Artes Plásticas, que era lo que realmente me apasionaba”, recuerda el ahora maestro en Teoría del Arte, doctor en Arte y Humanidades, y percusionista que ha compaginado la música y la docencia desde hace diecinueve años.

Casualidad
Tenía dieciocho años cuando ingresé al taller de música. Empecé tarde para tratarse de un arte, pero pensaba que era algo que haría en mi tiempo libre. Pasé por varios instrumentos: de cuerda, de viento, hasta que di con la batería y sentí que encontré el mío. Me hice percusionista tiempo después, más por circunstancias que por convicción. Empecé a tocar en una banda que llamamos Todo por no estudiar, en 1990, porque todos estábamos igual, sin salir en listas. Ensayábamos y tocábamos. Estábamos ahí de “vagos”. Me convencí de que quería hacer esto mientras pudiera, convicción que mantengo desde hace veinticinco años. En 1996 Máquina de ozono me invitó a participar con ellos y tres años después me incorporé a Voz y cause, un grupo de canto nuevo, con lo que, sin querer, conocí otros géneros y me estrené en las percusiones tocando en La peña, La peñita, El solar y la Cuicacalli.

A la rumba
Lo que en los inicios se veía muy lejano, vino poco después, en 1999: los conciertos, las giras al interior de la república, a Estados Unidos y a Europa, grabar disco, ir a festivales, presentaciones en televisión, los grandes cheques [confiesa entre risas] fue pasar de una etapa amateur a una profesional, cuando Paco Rentería me invitó a tocar con él. Otra vez, en las percusiones. Para entonces yo no sabía nada de rumba flamenca, fusiones o bulerías. Había crecido con gustos rockeros, escuchando a los Rolling Stone, Led Zeppeling, Aerosmith, AC/DC y no volteaba a ver los ritmos latinos. Aprendí. Toqué cinco años con Paco y a la par con La tirlanga desde el 2002, un dueto de guitarra y acordeón que conocí en el café Haus der Kunst, que tocaba un género novedoso para mí, con el que me divertía demasiado y donde además estábamos formando una banda. En 2005, continuamos el proyecto con Barrio Zumba. Dimos conciertos en el Roxy, en la Concha Acústica de El Agua Azul y cada noche era una fiesta, una etapa muy fructífera que duró hasta el 2010. Desde entonces, sigo tocando de manera intermitente con Paco Rentería y he grabado un disco con el músico tapatío Luis Delgadillo.

Contrastes
Pasa de todo cuando te dedicas a una labor tan generosa como la música, desde tocar con La maldita vecindad, abrir una gira de Los tigres del norte, incluso si nuestro género no tiene nada que ver con lo norteño, tocar en el intermedio de un partido Chivas-América en el Estadio Jalisco (aun cuando le voy al Atlas), abrir un concierto de Luciano Pavarotti en Baja California, hasta ser abucheado por salir justo antes de Disidente —una banda que toca durísimo— y aguantar que te avienten botes, basura y agua. Una experiencia de contrastes muy marcados. Aun así, en todo este tiempo pude compaginar la música y la docencia, incluso si a veces del concierto me venía directo a dar clases por la mañana. Era pesado pero divertido y nunca tuve que pedir una licencia. Ahora que ya estamos más allá del bien y del mal, con aquellos recuerdos entrañables, estamos pensando en volver a tocar juntos. Todo por no estudiar, ése que fue como el primer amor que nos marcó.



Nota publicada en la edición 795


En su propia voz

Mónico Ávila
Percusionista y docente en el CUAAD




Otros temas de interés

28 / Julio / 2014

18 / Julio / 2014

14 / Julio / 2014

7 / Julio / 2014

23 / Junio / 2014

16 / Junio / 2014

9 / Junio / 2014