Foto: Archivo

Premio

Trazos de conciencia social y cotidianidad


Como una aventura consideran los organizadores al Premio de pintura José Atanasio Monroy, que cierra su más reciente convocatoria este próximo 18 de julio

Por Eduardo Carrillo
6 Junio 2016

Trazos que reflejan conciencia social. Los noveles creadores y artistas consagrados de la plástica expresan no sólo emociones sino que reflejan también su entorno y cotidianidad; y hay una mayor preocupación por temas como el daño ambiental y la inseguridad. Ejemplos de esto pueden ser vistos en algunas de las obras participantes en el Premio de pintura José Atanasio Monroy.

Al comparar las pinturas recibidas en 1999 y 2000, cuando iniciaba el premio, a las actuales, hay una evolución. “Me llama mucho la atención la relevancia que está teniendo el ámbito social en el sentimiento de los pintores, cómo lo están viendo y cómo lo reflejan en sus cuadros; esa preocupación por la seguridad, por el medio ambiente está marcada”, opinó el secretario técnico del comité organizador del premio, Alfonso Zepeda Arce.

El artista Sergio Villaseñor Reyes, ganador del primer lugar en la categoría de artistas consolidados en 2014 con su obra “El equilibrio”, retrata “un poco de lo que veo en la batalla del ser humano por existir” y el sufrimiento. El cuadro ganador representa un soldado que está entre un sueño y una pesadilla; otro personaje es la tierra, con ojo y boca, y el soldado le está arrancando la lengua, es decir, maltrata a quien lo sostiene. Opinó también que entre los participantes del premio, ha observado que pintan sobre la cotidianidad.

El coordinador de Gestión y Administración de Cultura UDG, Francisco García Martínez, comentó sobre las expresiones de los nuevos creadores: “Si algo podemos decir en este momento, es la diversidad que los caracteriza; tanto en las técnicas como en las temáticas, algunas son muy intimistas, pero también otras expresan opiniones sociales relevantes, algunas fuertes, otras contestatarias o propositivas”.

Otro ejemplo es el cuadro del artista César Ramírez Gómez, “El conejo no es como lo pintan”, obra ganadora del primer lugar en la categoría “noveles creadores” en la segunda Bienal de Pintura 2014, la cual muestra una bolsa de plástico cuya forma simula un conejo.

Para Ramírez Gómez, su cuadro está inspirado en el entorno, aunque también refleja su parte anímica. “Por simple rebeldía escogí una bolsa de basura”. La abstracción de un conejo mediante la bolsa refleja lo que antes era un entorno de campo y ahora suburbano: “No soy un ecologista, si se puede llegar a entender así, fue de rebote”.

Entre dos países
Desde el pasado 19 de febrero está abierta la convocatoria de la 3er Bienal de Pintura José Atanasio Monroy, organizada por la Universidad de Guadalajara a través del Centro Universitario de la Costa Sur y Cultura UDG y que cerrará el 18 de julio próximo.

Debido al éxito registrado en la pasada edición, donde se registraron creadores de veintinueve estados de México con setecientas veintisiete obras, por primera vez abrirá para artistas mexicanos en Estados Unidos con doble nacionalidad o hijos de padres mexicanos.

“Esta aventura considero que va a arrojar resultados positivos. En la segunda bienal nos permitió ver una panorámica de cómo está la plástica a nivel nacional y las preocupaciones de los pintores. Ahora, va a ser un ejercicio muy interesante comparar la realidad que viven nuestros pintores en México y la realidad que están viviendo en los Estados Unidos”, dijo Zepeda Arce.

Sobre la expectativa de registro de este año, García Martínez dijo que esperan llegar a las mil obras. Consideró importante la participación de los paisanos que radican en Estados Unidos y que contribuyen a la cultura e identidad mexicanas: “Sin lugar a dudas ellos tienen que decir algo, y ésta es la oportunidad de decirlo”.

En la convocatoria de este año aumentó el estímulo económico para los ganadores. En los consolidados, el primer lugar será de cien mil pesos, el segundo de ochenta y el tercero sesenta mil, en tanto que entre los noveles creadores será de ochenta, sesenta y cuarenta mil.



Nota publicada en la edición 882


Otros temas de interés