Foto: Archivo

Medio ambiente

CUCEA inteligente


En el centro universitario se instalan dispositivos para optimizar los consumos de energía

Por Martha Eva Loera
23 Enero 2016

A finales del actual semestre 2017-A, 60 cabezas o dispositivos equipados con sensores para medir la iluminación, consumo de energía, oxígeno, temperatura, humedad y ruido deberán estar instalados en diferentes espacios del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA)  con el fin de crear ambientes propicios para el proceso de enseñanza-aprendizaje y en beneficio de los estudiantes, informó el director del Centro de Innovación en Ciudades Inteligentes de este plantel, Víctor Manuel Larios Rosillo.

Destacó que el plan para el verano de 2018 es que estén instalados 400 dispositivos o cerebros con 2 mil sensores, para cubrir mayores espacios. Por lo pronto, los 30 dispositivos que ya trabajan, más los 60 que se instalarán, permitirán que haya para finales del actual semestre 500 sensores.

Recordó que en diciembre de 2016 llegaron los componentes necesarios para que prestadores de servicio social y prácticas profesionales armen los 60 nuevos dispositivos equipados con sensores.

Larios Rosillo explicó que los dispositivos que se instalarán en auditorios, laboratorios, salones de clase, entre otros espacios, se sumarán a los 30 ya instalados en el edificio de Rectoría, algunos laboratorios de cómputo, el Centro de Innovación de Ciudades Inteligentes y las instalaciones del doctorado en Tecnologías de Información.

Explicó que esos dispositivos serán reconvertidos para seguir funcionando, pueden medir la presencia de personas, así como la temperatura, iluminación y el ruido en un espacio. Los datos obtenidos en ocho meses fueron almacenados y están en proceso de análisis.

Sobre los nuevos dispositivos, dijo que cuentan con software actualizado, además de nuevos sensores que miden la calidad del aire y el consumo de energía. Gracias a esta información podrían calcularse los paneles o celdas solares que son necesarios para que el CUCEA sea autosuficiente en el consumo energético.

Una vez que los sensores estén instalados, habrá un monitoreo de los datos que registren para mejorar la calidad de los espacios del CUCEA. Luego, investigadores del Centro de Innovación en Ciudades Inteligentes, junto con autoridades del campus, determinarán las acciones a emprender para mejorar la calidad de los espacios universitarios, disminuir la huella de carbono y generar conciencia en la comunidad universitaria, a fin de que sea más amigable con el medio ambiente.



Nota publicada en la edición 910


Otros temas de interés