Foto: Archivo

Costa Sur

Inteligencia artificial para abaratar costos


Investigación del CUCSur busca, a través de algoritmos, ahorrar en el uso de sensores

Por Karina Alatorre
20 Febrero 2017

Disminuir el gasto en la inversión de sensores que permiten monitorear diversos sistemas, como redes de telecomunicaciones, de transporte o de control de manufactura, es el propósito del modelo que desarrolla el investigador del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), Luis Isidro Aguirre Salas.

“Para conocer el estado de un sistema podemos colocar sensores que realizan mediciones. Sería muy sencillo, pero en ocasiones no se cuenta con la cantidad de sensores necesarios debido a su alto costo”.

El proyecto que desarrolla el investigador se basa en herramientas de inteligencia artificial, es decir, en la creación de algoritmos que permitan determinar los puntos de colocación de los sensores con los que se cuenta, para que de la información que de estos sea recibida la puedan utilizar para inferir los datos de lo no medido.

“El monitor se tiene que encargar de reconstruir el estado o conocer el valor de las señales que recibiríamos si tuviéramos un sensor en esos puntos en donde no los hay. Si se requieren 28 y sólo tenemos 20, estos tienen que ayudarnos a sacar la información de los otros ocho, y así reducimos el costo”.

Aguirre Salas explicó que utiliza algoritmos de genéticos y algoritmos de hormiga, ya que los mismos permiten una solución más rápida que otros.

“Mi investigación consiste en adaptar estas herramientas, que son generales, para que me resuelvan esta situación en particular”.

Con este modelo “podríamos ahorrar hasta un 40 por ciento respecto del uso de los sensores”, lo que también implica una disminución de las líneas de comunicación, ya que las señales que éstos generan son enviadas a una computadora.

“Esto implica costo en cableado, o en estar procesando señales inalámbricas”.

Esta investigación del profesor del Departamento de Ingenierías inició hace tres años, y entre los avances destaca la implementación de varios algoritmos que han dado buenos resultados. Lo que sigue es hacer una comparación para ver cuál es más rápido y cuál ocupa menos recursos de la computadora.

“Ahora ha sido en teoría, pero próximamente lo haríamos en uno real, posiblemente en uno de control de manufactura”.

Agregó que los algoritmos también se pueden usar para ocultar la información de un sistema, ya que puede haber espías en la red.

“De esta manera puedo hacer que este espía ‘piense’ que estoy transmitiendo cierta información, y no perciba lo que realmente estoy transmitiendo. El algoritmo me va a decir dónde coloco los sensores para ocultar esa información: a eso se le llama opacidad”.



Nota publicada en la edición 914


Otros temas de interés