Foto: Cinthya Gómez

Altos

Diccionario en náhuatl


Proyecto de un equipo encabezado por investigador del CUAltos, que nace del Taller de Tradición Oral, aglutina a académicos de varios estados del país

Por Julio Ríos
3 Abril 2017

Derivado del análisis de 80 cuentos escritos en náhuatl, el investigador del Centro Universitario de los Altos (CUAltos), Alfonso Reynoso Rábago, prepara un diccionario escolar en esa lengua, que será editado por la Universidad de Guadalajara y en el que recopila alrededor de cuatro mil palabras.   

El acervo de cuentos fue recopilado previamente por el Taller de Tradición Oral, al que pertenecen académicos de diferentes estados de la república y del extranjero.

Mediante un análisis con herramientas informáticas, el equipo coordinado por Reynoso ordenó alfabéticamente las palabras encontradas y se dedicó a desconjugar verbos, a desagregar y singularizar el resto de las diferentes categorías gramaticales.

“Juntamos más de 10 mil, aunque regularmente en una lengua indígena puede haber alrededor de 25 mil palabras. Con el recurso que teníamos hicimos un diccionario escolar de cuatro mil palabras”.

Reynoso Rábago es el coordinador de este trabajo. Los coautores son el investigador canadiense Pierre Beaucage y los académicos Pedro Cortés Ocotlán, Yolanda Argueta Mereles, Eleuterio Salazar, Ismael Chávez Tomás, Miguel Arturo Ponce Aranda y Luis Félix Aguilar.

Curtido en la sierra
El de Alfonso Reynoso Rábago es un caso atípico. Saltó de las aulas de una primaria rural al Sistema Nacional de Investigadores cuando rebasaba sus 60 años de edad. 

Originario de Jalostotilán, pero curtido en las aulas de la sierra de Puebla,  ha llevado su amor por las lenguas indígenas a sus investigaciones, el cual nació cuando fue maestro rural.

“Yo me dedicaba a la educación de niños. En la década de los sesenta estaba trabajando en la sierra de Puebla y fui maestro de primaria, y tuve proyectos de enseñanza de los niños para leer y escribir en lengua materna. Había métodos de la SEP, pero para que se castenallizaran, que dejaran de ser indios y fueran mexicanos. Incluso mi plaza era de ‘castellanizadora’, porque solo había mujeres y se dedicaban a que todos habláramos la misma lengua, y eso es un error gigante. Lo hizo el indigenismo durante muchos años, queriendo ignorar la pluralidad cultural”.

Desde entonces Reynoso Rábago fue partidario del derecho de los pueblos indígenas a vivir con su cultura, y eso le llevó a tener muchos conflictos, pues elaboró sus propios libros en náhuatl para que los niños leyeran en su lengua, lo que causó molestia de los inspectores escolares, porque “eso atrasaba a los alumnos”.

Cuando iba a titularse de su doctorado en antropología por la Universidad de Montreal, Canadá, uno de los requisitos consistió en que su tesis fuera dictaminada entre el 15 por ciento de las mejores tesis del mundo, cosa que consiguió.

Ingresó a la Universidad de Guadalajara hace 22 años. Primero a la Preparatoria Regional de Jalostotitlán, de la que fue director. En 2001 entró al Centro Universitario de los Altos, donde es profesor de tiempo completo titular C.

Es autor o coautor de 14 libros y de numerosos artículos científicos. Sus líneas de investigación tienen que ver con los pueblos indígenas: sus lenguas, su cosmovisión y también su etnociencia, así como sus tradiciones orales y saberes populares.

Reynoso Rábago señaló que del acervo del Taller de Tradición Oral tienen planes para sacar cinco libros, ya sea recopilaciones de cuentos u otros diccionarios más elaborados.

El diccionario escolar ya está listo y actualmente se encuentra en etapa de revisión final para ser publicado este mismo año.



Con el recurso que teníamos hicimos un diccionario escolar de cuatro mil palabras
Nota publicada en la edición 920