Foto: Archivo

Salud

Vencer la resistencia del VIH


Investigadores estudian las mutaciones del virus para que en un futuro se elaboren tratamientos personalizados que controlen su replicación y mejoren la calidad de vida del paciente

Por Eduardo Carrillo
24 Abril 2017

La Universidad de Guadalajara (UdeG) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estudian la resistencia del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) a los medicamentos por medio de análisis bioinformáticos, en los que se junta la biología y el trabajo con tecnologías computacionales.

Uno de los problemas del virus es que tiene una alta variabilidad genética, esto quiere decir que produce mutaciones, en promedio una por cada ciclo de replicación, destacó una de las investigadoras adscrita al Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), Martha Escoto Delgadillo.

De acuerdo con el trabajo de monitoreo epidemiológico han encontrado que en el 7 por ciento de pacientes sin tratamiento sus virus muestran resistencia, con los consecuentes efectos negativos en el sistema de defensa del organismo y, por ende, su calidad de vida.

Ante este panorama, resulta vital un diagnóstico temprano, un manejo integral del paciente y valorar la resistencia a los antiretrovirales.

Con este proyecto se busca a futuro que se puedan elaborar tratamientos personalizados que controlen la replicación viral y, con esto, mejorar la calidad de vida de los pacientes así como disminuir la transmisión de la enfermedad en Jalisco.

De acuerdo con el Registro Estatal de Casos de Sida de la Secretaría de Salud Jalisco —cifras preliminares hasta noviembre del 2015— el número acumulado de casos con el virus y la enfermedad es de 15 mil 71. Además, se estima que cerca de 50 mil personas pueden estar viviendo con este mal.

La investigación
Escoto Delgadillo trabaja desde hace 18 años en esta línea de investigación y, desde hace nueve, la impulsa desde el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).

Sus trabajos se enfocan a la epidemiología molecular del VIH para determinar los tipos de virus que circulan en Jalisco, así como los aspectos relacionados con la resistencia.

Dijo que una de las capacidades del virus es que muta cada vez que se replica, incluso hasta dos o tres veces.

En un paciente recién infectado la replicación del virus es alta, pero el sistema inmunológico la controla dado que aún es fuerte. En la etapa final de la enfermedad, el sistema inmune está débil, no puede defender al cuerpo y muchos tratamientos ya no funcionan.

Para estudiar el tema, en el IMSS se realizan pruebas de secuenciación, es decir, toman partículas del virus —que afectan las células inmunes— extraen su material genético y estudian su conformación empleando tecnologías de informática.

El ácido desoxirribonucleico (DNA) tiene cuatro bases: adenina, timina, citosina y guanina, y cada organismo maneja un orden, por lo que buscan conocer la secuencia de esas bases, la comparan con una que no tenga mutaciones y hacen los análisis. Si hay modificaciones, quiere decir que no se está formando la proteína que inhibe el ciclo de replicación del virus.

Una manera más sencilla de entenderlo es con la analogía de la llave y la cerradura; si cambiamos la llave, ésta no va a girar, lo mismo ocurre en materia de resistencia, si se cambia la secuencia de nucleótidos (cadena de DNA) en el virus, el medicamento no podrá  bloquearlo, por lo que seguirá replicándose y destruyendo las células que defienden de las infecciones, explicó Escoto Delgadillo.

Resultados
Uno de los factores que inciden en la resistencia, además de la capacidad del virus de replicarse, es la adherencia a un tratamiento, esto es el cumplimiento del mismo y apegado a las indicaciones médicas. Otro está relacionado con que las partículas virales no sólo circulan en sangre, sino también se encuentran en nódulos linfáticos, donde también se pueden activar y generar resistencia. También influye la falta de ejercicio y una inadecuada alimentación.

Por lo anterior, Escoto Delgadillo planteó la necesidad de diagnosticar de forma oportuna la enfermedad, controlar la replicación viral y evitar que se sigan destruyendo las células (linfocitos cd4), las cuales defienden al organismo de las infecciones.



Nota publicada en la edición 921