Foto: Cortesía CULagos

Lagos

Revertir la degradación de la laguna


Un programa transdisciplinario busca devolver un ecosistema sustentable a la región de los Altos Norte, donde intervienen factores de contaminación, de expansión urbana e industrial y la sobreviviencia de un pueblo indígena

Por Dania Palacios
1 Mayo 2017

Desde hace unos meses CULagos realiza el saneamiento profundo del ecosistema de San Juan Bautista de la Laguna, ubicado en el libramiento carretero de Lagos de Moreno, entre los entronques León-San Luis Potosí y Aguascalientes-Guadalajara, el cual arrancó el pasado 26 de noviembre y se pretende culmine en un plazo de tres años.

El coordinador general del Programa ambiental de desarrollo socio-económico y cultural sustentable de un sistema eco-social complejo: San Juan Bautista de la Laguna, Evguenii Kourmychev, explicó que el objetivo principal es crear condiciones favorables para un desarrollo armonioso del ecosistema complejo, que está constituido por el biosistema de un lago, industrias aledañas y el pueblo indígena que da nombre a la Laguna.

El cambio climático y la contaminación en la zona resultaron en una invasión del lirio en un 90 por ciento de la superficie de la Laguna, lo que genera una latente amenaza de perder el sistema ecológico y social. La degradación altera, en primer lugar, el manto acuífero, que provocaría a largo plazo el desabasto del agua en Lagos de Moreno.

Aunado a esto, las principales actividades económicas de los pobladores: la pesca y artesanías de tule, se encuentran en peligro de extinción, ya que las fábricas de ladrillos van ganando terreno y contaminando la zona lacustre.

El programa, cuyo nombre corto se denominó  “La Laguna”, fue presentado ante el Rector del Centro Universitario de los Lagos (CULagos), Aristarco Regalado, y la Junta Divisional a finales de septiembre del 2016 y tomó forma para noviembre de ese mismo año.

Durante esta primera etapa de consolidación del proyecto se conforman grupos de trabajo, diagnósticos y una cartografía de los problemas socioambientales, así como concursos de proyectos estudiantiles de desarrollos tecnológicos y maquinaria, y trabajos de limpieza de lirio.

Se continuará en dos etapas más para obtener recursos y desarrollar un prototipo de maquinaria pesada para la extracción de lirio y fango, para transformarlo en materia reutilizable; además, crear una estación de monitoreo químico y biológico para mantener un equilibrio sostenible.

Evguenii Kourmychev prospecta que en diciembre de 2019 se pueda detener la degradación y lograr el funcionamiento estable del ecosistema.

De no hacerlo, “en cuanto al impacto socioeconómico, se cambiaría el paisaje, se perderán los elementos de la naturaleza, lo que podría causar problemas ambientales severos y de salud poblacional”, dijo el coordinador.

“También puede haber una degradación y migración del poblado por la falta de desarrollo, ya que la laguna es un símbolo y centro de vida cultural, social y económica para la comunidad del pueblo San Juan Bautista de la Laguna. En un escenario dramático el pueblo podría desaparecer como tal, ya sea por convertirse en una zona altamente urbanizada o completamente industrial”, alertó.

Actualmente el programa cuenta con la participación de 15 profesores e investigadores de diferentes áreas del conocimiento, como Hidrología, Bioquímica, Mecatrónica, Ingeniería en administración, eléctrica, mecánica y en Administración industrial, Antropología social, entre otros, y se involucran estudiantes para el desarrollo de tesis de licenciatura, maestría y doctorado.

También colaboran profesores, investigadores y estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (CIATEC) de León, Guanajuato, habitantes del pueblo indígena San Juan Bautista de la Laguna y se busca la colaboración con la administración municipal de Lagos de Moreno. 

Por su visión, objetivo y alcance se considera que el programa es por tiempo indefinido; académicos y estudiantes del CULagos prevén prestar la asesoría científica, tecnológica, jurídica, administrativa y cultural a la comunidad, junto con el monitoreo del ecosistema y negocios generados.

La resolución del problema ecosistémico podría aplicarse en cuerpos de agua en el estado y en el país, ya que existen casos como el Lago de Chapala, en Jalisco, y el de Yuiria, en Guanajuato, cuya problemática ambiental y social es similar a la de San Juan Bautista de la Laguna.



Nota publicada en la edición 922