Foto: Archivo

Ciénega

Cantera de matemáticos en la Ciénega


La Preparatoria Regional de Chapala organiza cada año una Olimpiada de Matemáticas, cuyo objetivo principal es estimular en los niños de nivel básico el gusto por esa materia, pero también motivarlos a que se superen

Por Iván Serrano Jáuregui
1 Mayo 2017

Por medio de pruebas que hacen que niños se apropien y den un sentido a las matemáticas, se realiza cada año la Olimpiada de Matemáticas de la Ribera de Chapala, un encuentro que convoca a estudiantes de primaria y secundaria de la Región de la Ciénega y algunas localidades del Centro de Jalisco.

Cinco problemas de aritmética y geometría, presentados a manera de acertijos o juegos, es la forma en que los pequeños disputan los primeros lugares de esta competición que es organizada por académicos de la Preparatoria Regional de Chapala de la Universidad de Guadalajara.

Desde 2011, Pilar Morfín Heras, profesora de matemáticas, ha sido impulsora del encuentro junto a otros docentes y alumnos de ese plantel.

“La intención es motivar el estudio de las matemáticas. Es una manera de enseñar que le dé satisfacción al chico cuando resuelve un problema, incluso que lo vea como un juego. Nos interesó enfocar el concurso a estudiantes de primaria y secundaria para tener una vinculación con los niveles básicos, y que cuando estos niños sean egresados y cursen bachillerato tengan un nivel de matemáticas de calidad”, afirma Morfín Heras.

El pasado 10 de marzo se realizó la séptima edición de la olimpiada en las instalaciones de la preparatoria; esta ocasión fue similar a las anteriores: los niños trabajaron de forma entusiasta y la asistencia fue por demás aceptable, ya que participaron 360 pequeños de 32 escuelas públicas y privadas.

Sin embargo, no siempre fue así. Morfín recuerda que la primera vez, de los más de 220 niños inscritos, sólo llegaron a competir 60. A partir de entonces los organizadores entendieron que la olimpiada no debía ser en sábado, como la habían establecido; después de eso, el resto fue una historia de éxito, cada año ha aumentado la afluencia de participantes, hasta que en la quinta edición llegaron a tener 500 y tuvieron que limitar el número de asistentes a partir del sexto encuentro. 

Actualmente hay cinco ternas clasificadas: nivel I para estudiantes que cursan hasta 5° de primaria; nivel II para los de 6°; nivel III, 1° de secundaria; nivel IV, 2° grado y nivel V, para 3°.

“Los alumnos, cuando empiezan a trabajar en niveles básicos, desarrollan mejor el pensamiento matemático que cuando llegan a la preparatoria. Esto es más sencillo durante el nivel básico, ya que les permite tener habilidades de razonamiento, creatividad y resolución de problemas”, asegura la organizadora.

Cuando las matemáticas tienen sentido para los niños se logra una enseñanza distinta a la tradicional. Morfín Heras comparte que el objetivo de los problemas en la olimpiada no es que se resuelvan con rapidez, sino con razonamiento, pues en ocasiones éstos tienen distintas formas de resolverse, lo que incentiva la creatividad entre los chicos.

La competencia en cada edición premia a 100 ganadores, repartidos entre los cinco niveles: 20 primeros lugares, 30 segundos lugares y 50 terceros. De manera simbólica los ganadores adquieren memorias USB, medallas, mochilas y diplomas.

“Los premios son lo de menos, la verdadera victoria es que la mayoría de los chicos salen en listas para entrar a la Universidad, incluso a carreras como Medicina; otros se van a estudiar a universidades del país. Su manera de trabajar les hace tener aspiraciones mucho más allá de lo común. El logro de los chicos es que cuando salen de la competencia son otros en todos los aspectos, se vuelven independientes, en trabajos, en equipos”.

Ganar en esta competencia también ha incentivado que chicos ex olímpicos colaboren en el proceso de esta gesta académica; hay quienes apoyando, al igual que algunos estudiantes de la preparatoria regional, en la redacción y revisión de los exámenes con la supervisión de los profesores.

Incentivar el gusto por las matemáticas es una consigna que continuarán haciendo en la Preparatoria Regional de Chapala, incluso no está limitada la participación de escuelas dentro de la región Ciénega, ya que al encuentro se han sumado instituciones del municipio de El Salto; Pilar Morfín dice que basta con tener el interés en participar e inscribir a los pequeños.

“Chapala siempre tiene alguien presente en la Olimpiada Estatal de Matemáticas, y generalmente es egresado de la Olimpiada de la Ribera, porque una vez empezado esto no lo pueden dejar”.

Para conocer más sobre esta olimpiada de la ribera de Chapala, se puede ingresar al enlace http://prepachapala.sems.udg.mx/olimpiada-de-matematicas-de-la-ribera-de-chapala



Nota publicada en la edición 922


Otros temas de interés