Norte
Turismo de aventura en el Norte

Por su orografía, la región tiene un gran potencial para atraer a visitantes que practiquen deportes extremos, pero falta promoción. La licenciatura en Turismo, del CUNorte, capacita a sus alumnos en estas actividades

Foto: David Valdovinos
Por Martha Eva Loera
15 Mayo 2017

La región Norte de Jalisco está en pañales en el desarrollo de turismo de aventura, pero tiene potencial para crecer dentro del ramo turístico. Para ello son necesarios más proyectos enfocados a ese objetivo y una mayor promoción y difusión, afirmó Fabián Meza Haro, coordinador de la licenciatura en Turismo en el Centro Universitario del Norte (CUNorte), al dar a conocer las actividades de Miércoles Extremos, en el mismo plantel.

El turismo de aventura abarca exploraciones o viajes que requieren de ciertas destrezas por parte del visitante para escalar y descender cerros o montañas, cruzar precipicios en puentes colgantes o desplazarse en tirolesas suspendidas en el vacío, lo que en muchas ocasiones no está exento de riesgos que pueden ser mínimos con la asesoría de profesionales calificados.

La formación geológica de la región Norte se caracteriza por sus relieves escarpados y sierras. Es zona rica en barrancos y cañadas, pero hace falta más infraestructura y hay poco personal capacitado para desarrollar el turismo de aventura.

Precisó que dentro del ramo destacan las preferencias y número de visitantes que atrae el turismo laboral y religioso, en el que sobresale Temastián, perteneciente al municipio de Totatiche, que tiene entre sus atractivos el santuario del Señor de los Rayos.

El CUNorte, a través de la licenciatura en Turismo, apuesta por formar profesionales para crear e impulsar proyectos en el ramo, que generen un impacto que beneficie económicamente al Norte de Jalisco y Sur de Zacatecas. “Insistimos mucho a los estudiantes sobre la necesidad de emprender proyectos turísticos”.

Señaló que en otras regiones del estado hay parques que atraen visitantes. Mientras que en Mazamitla y Tapalpa puede haber hasta mil visitantes por semana, en la región Norte la visita es menor, calcula el académico, y la infraestructura para recibir a ese número de visitante es poca.

Sin embargo, hay lugares con potencial para convertirse en parques para acampadas, con tirolesas y escalódromos. Cascadas en Totatiche tienen capacidad para ser complejos turísticos completos, con estancias para acampar y servicios de alimentación.

De explotarse adecuadamente con un plan de desarrollo bien elaborado, la actividad turística tiene posibilidad de estar al mismo nivel que la agricultura, una de las principales actividades económicas realizadas en la zona, destacó el académico.

Detalló que como parte de la capacitación a los futuros estudiantes de la licenciatura en Turismo en el ramo de aventura, CUNorte cuenta con un laboratorio donde todos los miércoles los interesados pueden practicar deportes extremos. El objetivo es que los alumnos de Turismo hagan prácticas en la materia de ecoturismo y de aventura para fundamentar la parte teórica vista en clases.

Los futuros licenciados en Turismo tienen la oportunidad en Miércoles Extremos de ejercitarse en la orientación sobre deportes extremos que se practican en sitios naturales, y poner en práctica las medidas de precaución para minimizar los riesgos, ya que la inadecuada utilización de equipos de seguridad, por ejemplo, puede generar accidentes.

Las actividades deportivas son en un laboratorio equipado exprofeso para deportes extremos. Cuenta con dos muros para escalar, un puente colgante, un muro plano y dos tirolesas (cuerdas o cables en tensión, por las cuales la gente se desliza con el uso de una polea para cruzar de un lado a otro un barranco, un río o una cañada).

 “Un miércoles los asistentes tienen oportunidad de practicar rapel —técnica de descenso rápido en paredes verticales mediante el deslizamiento por una cuerda enlazada al cuerpo— y escalada, y otro miércoles tirolesa”.



Nota publicada en la edición 924