Foto: David Valdovinos

Primer Plano

La internacionalización de la educación en casa


La movilidad estudiantil es una oportunidad para los jóvenes de crecer académicamente y como personas, y al mismo tiempo enriquece la formación y el prestigio de la institución. Para este semestre la UdeG recibió a casi mil estudiantes de más de 30 países

Por Mariana González
21 Agosto 2017

El ambiente era de expectación y de curiosidad por conocer a quienes comparten la misma aventura. El Auditorio Roberto Mendiola, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, se convirtió el martes pasado en una torre de Babel durante la ceremonia de bienvenida a los estudiantes de movilidad: jóvenes de Alemania, Francia, Italia, Brasil, Canadá, Corea, Polonia, Estados Unidos, Colombia, Paraguay, México y otros países trataban de empatizar con sus compañeros.

Fueron 950 los jóvenes de 31 países del mundo que se reunieron para iniciar su estancia académica en la Universidad de Guadalajara. Algunos tímidos, otros dedicados a revisar el mapa de la ciudad que la Coordinación General de Cooperación e Internacionalización (CGCI) les hizo llegar en su paquete de bienvenida, muchos más buscando dialogar y compartir las primeras impresiones en esta ciudad.

La mayoría eran colombianos. El país sudamericano es, por tercer año consecutivo, el que más estudiantes de intercambio envía a esta Casa de Estudio.  El ¡viva Colombia! no se hizo esperar cuando Carlos Iván Moreno Arellano, coordinador general de la CGCI, mencionó este dato en la ceremonia.

Menos efusivos fueron los alemanes, el segundo grupo más numeroso de alumnos extranjeros en la UdeG, seguidos de los franceses y los peruanos, según datos de la coordinación. Una solitaria paraguaya, sentada en una esquina, fue lo suficientemente bulliciosa para causar la risa de los asistentes.

“El reto es que esa barra se vaya equilibrando un poco. No bajar los números de algunos países, pero sí ir recibiendo cada vez más estudiantes de todos los países”, dijo el funcionario al dar a conocer las estadísticas del programa de movilidad para el calendario 2017 B.

Aunque minoría, los mexicanos también se hicieron presentes. Provenientes de un puñado de universidades e instituciones educativas de toda la república, los 435 jóvenes eran los más entusiastas cuando los animadores se referían a alguno de sus estados o a lo sabroso de la comida mexicana.

Moreno Arellano fue mostrando a los jóvenes los beneficios de pertenecer a la UdeG, aunque sea por unos meses. Les habló de las actividades culturales, de los indicadores académicos y de investigación que colocan a esta Casa de Estudio como la segunda más importante de México y líder nacional en algunos aspectos.

Los jóvenes recibieron con humor las recomendaciones para disfrutar su estancia en la ciudad o en cualquier parte del país: cómo pedir parada al camión, cómo ordenar una torta ahogada, hasta tratar de ir acompañados a cualquier lugar.

Las notas de “Guadalajara” y del “Son de la negra” no podían faltar para recibir a los nuevos estudiantes, quienes no perdieron oportunidad para registrar el momento en sus dispositivos móviles: nada mejor que escuchar mariachi y degustar algunos antojitos de la cocina jalisciense para comenzar la aventura en esta ciudad.

Internacionalización en las regiones
Parte de los retos de la CGCI es fortalecer la movilidad estudiantil nacional e internacional hacia los nueve centros universitarios regionales.

Aunque estos campus reciben cada vez más estudiantes, las cifras podrían aumentar porque tienen un “ambiente de interdisciplinariedad”, que representa “una ventaja competitiva” frente a los centros metropolitanos, dijo Moreno Arellano.

“Uno de los retos de la red es que los centros universitarios regionales todavía no reciben tantos estudiantes por razones de transporte, logística y demás, pero también quienes estarán en estos centros van a tener una gran experiencia, van a tener algo que quienes están en los temáticos van a carecer, que es la interdisciplinariedad”, afirmó durante la ceremonia de bienvenida.

Esto significa que cada estudiante puede convivir con disciplinas como ingeniería, medicina, administración, contaduría y otras que les servirán para enriquecer sus estudios, agregó el funcionario universitario.

El Centro Universitario de la Costa (CUCosta), es el plantel regional que mayor número de estudiantes recibió este semestre. De los 19 jóvenes que eligieron ese campus, 15 provienen de universidades mexicanas y cuatro de instituciones en Alemania, Australia, Colombia y España, explicó Carlos Felipe Camba Pérez, coordinador de Servicios Académicos del centro.

El liderazgo de este campus, que en calendarios anteriores ha sido anfitrión de una treintena de estudiantes, es “resultado de los indicadores de calidad” que ha logrado, pero también por estar en un destino turístico con fama internacional, admite el coordinador.

“Recalcamos los indicadores, pero también nuestra diversidad. De los centros universitarios regionales, el CUCosta es el que tiene mayor oferta académica. Tenemos 17 programas educativos y eso amplía nuestras posibilidades de recibir estudiantes con distintos perfiles”.

Para Camba Pérez la interdisciplinariedad es una de las fortalezas no sólo del CUCosta, sino de otros campus regionales, pues en un solo espacio los jóvenes tienen retroalimentación con sus pares de diversas carreras.

Sin embargo, afirma que hace falta “un poco más de involucramiento” de las distintas instancias de los centros para hacer “que la experiencia que tienen los estudiantes entrantes sea lo más fructífera posible”.

Añade que es importante considerar que los jóvenes que vivieron su estancia académica en un centro determinado suelen aconsejar a sus amigos o compañeros que opten por ese mismo campus, por lo que su experiencia se convierte en factor para atraer a más jóvenes.

“Definitivamente es un reto atraer a estudiantes extranjeros: es poder traer la internacionalización de la educación a casa”, además de propiciar el intercambio cultural entre la comunidad universitaria.



Nota publicada en la edición 936