Foto: Abraham Aréchiga

Leones Negros

Cultivan sueños en las aulas y en la cancha


Combinar estudios y formación deportiva de sus jugadores es el objetivo del proyecto de Leones Negros, con el que quiere consolidar sus fuerzas básicas como una de las mejores canteras del país. Actualmente, en el plantel del primer equipo, 18 futbolistas son también estudiantes

Por Laura Sepúlveda Velázquez
21 Agosto 2017

Ser futbolista profesional no impide explorar nuevos horizontes y experiencias. Un ejemplo de ello es Edson Luis Santos Pardo, zaguero surgido de la cantera de Leones Negros, que a sus 24 años culminó una licenciatura en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, y que estudia otra en el de Ciencias de la Salud, ambas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Además de estudiar y jugar, ya escribió su primera novela romántica: Por tu amor. No obstante, su grande amor siempre ha sido y es el futbol, que ha estado presente en su vida desde que era pequeño, ya que su padre también fue jugador.

El sueño de ser futbolista inició pateando un balón en las calles. Después de haber radicado en diversas ciudades, a la edad de 10 años se queda a vivir en Guadalajara e ingresa a una escuela de futbol, para seguir con su formación y debutar finalmente con los Leones Negros en 2014.

“En 2015 egresé de derecho y ahora estoy en medicina, la carrera que siempre había querido estudiar y por diversas circunstancias no se había podido, y que ahora decidí retomar. Esto es también gracias a mis padres, que me han inculcado la parte integral de saber combinar la parte deportiva, humana y académica, y ahora comparto y vivo todas mis pasiones”.

Como él, en el plantel del primer equipo de Leones Negros hay 15 jugadores que actualmente estudian una carrera, la mayoría en la UdeG, y tres en preparatorias.  Ingeniería, medicina, administración, comunicación, negocios internacionales, cultura física y deportes son algunas de las licenciaturas que eligieron estos futbolistas, quienes no sólo se preparan para destacar en las canchas, sino también en alguna profesión.

Santos Pardo dijo que logró alcanzar todas sus metas a base de mucho sacrificio, pero tiene la certeza de que las cosas que cuestan son las que más se disfrutan y valoran.

“Cuando inicia el semestre son días de locos. Me despierto a las 5 de la mañana. Llego al club a las 8. Vamos al gimnasio y después al trabajo de cancha. Cuando salgo de aquí, me voy de 1 a 9 a la escuela. Llego a casa, ceno, hago trabajos y a descansar. A veces son noches de no dormir o días de mucha presión por exámenes, trabajos finales y los fines de semana salir de viaje a partido. Es mucho estrés, pero todo lo hago con mucho gusto y sobre todo con mucha ilusión”.

Otra de sus pasiones es la literatura: “Siempre me ha gustado escribir, pero eran frases. A partir de una serie de experiencias que viví me nació la idea del libro y lo concluí, y contiene algunas vivencias que he tratado de trasmitir”.

Con la satisfacción personal de intentar todo lo que desea, el universitario aún tiene sueños y metas por cumplir.

“Obviamente mi sueño principal es el futbol. Quiero primero hacer una carrera larga y exitosa, con logros individuales y colectivos. Si lo consigo o no, el tiempo lo dirá, pero mis intenciones son esas: tratar de vivir el día a día y no preocuparme por el mañana”.

Formación integral
Hace algunas décadas la cantera de la Universidad de Guadalajara fue un referente del futbol nacional. De ella surgieron diversas figuras, como Daniel Guzmán, Octavio Mora, Alfonso Sosa y Luis Ernesto Michel, por mencionar algunas. Hoy la apuesta es volver a colocarse como uno de los mejores proyectos de fuerzas básicas, con la misión no sólo de formar futbolistas en el terreno de juego, sino también en las aulas. 

El presidente de Leones Negros, Alberto Castellanos, recordó que hace cuatro años y medio decidieron apostar y fortalecer toda la estructura de fuerzas básicas, desde la segunda hasta la octava división.

“De los 30 jugadores de pretemporada en el primer equipo, 25 fueron de nuestra cantera. En el plantel titular están jugando alrededor de siete surgidos de nuestras fuerzas básicas. A eso le sumamos que el año pasado fuimos campeones en tercera división, que no es cosa menor, porque compites con más de 250 equipos a nivel nacional. Esa escuadra nos dio ahorita para que jugadores ya estén en el primer equipo. Hacia abajo los resultados no son distintos, ya que este año tuvimos tres campeonatos y dos subcampeonatos”.

Para la institución la parte académica es igual de importante. Por ello han establecido que jugadores de tercera división hacia abajo que no estudien, no pueden jugar en Leones Negros. Esto ha permitido que la mayoría de elementos de segunda también vayan a la escuela y que en el primer equipo al menos 10 integrantes estudien en la UdeG, lo que contribuirá a que empiecen a contagiar a la comunidad y se genere un sentido de pertenencia.

“Les damos la oportunidad de que se formen como futbolistas y ciudadanos. Es muy baja la cantidad de chavos que llegan al profesionalismo. Muchos de ellos ven el futbol como una oportunidad de trascender, hacer carrera, resolver económicamente sus problemas y cuando se dan cuenta que no les alcanzó por alguna circunstancia, una lesión o porque el talento no les ajustó para competir, salen del futbol y se encuentran con que se quedaron sin nada, porque todo lo apostaron a su carrera futbolística”.

Precisó que si reciben jóvenes con talento y estilos de vida saludable, no pueden regresar muchachos frustrados, sin estudios, que se conviertan el día de mañana en un problema para la sociedad.

En cuanto a lo futbolístico, espera que los seleccionadores de la federación empiecen a voltear a ver a sus jugadores que podrían integrar selecciones sub 20 o sub 17.

“Ojalá pronto Leones Negros empiece a distinguirse por tener seleccionados y el día de mañana abastecer de jugadores en primera división y el extranjero. Estamos compitiendo por ser una de las canteras más importantes del país y ya estamos entre las más importantes de Jalisco”.

Los primeros frutos
Los equipos de divisiones menores de Leones Negros se adjudicaron tres campeonatos y dos subcampeonatos en sus respectivos torneos que recién terminaron, resultados que reflejan el trabajo realizado en fuerzas básicas.

El director de dicha área, Luis Plascencia, expresó su satisfacción por haber dejado en el camino a equipos fuertes.

“En semifinales eliminamos a tres equipos de Chivas, lo que nos hace sentirnos orgullosos y sabedores de que estamos haciendo un buen trabajo”.

Los títulos los obtuvieron en quinta, sexta y octava división, mientras que los subcampeonatos fueron ganados en la cuarta y séptima categoría, donde vencieron a equipos de Atlas, Chivas y Toluca.

Dijo sentirse orgulloso y contento porque está dando resultados el trabajo, ya que varias generaciones han sido ascendidas a tercera división y al primer equipo.

“El trabajo es formar jugadores en todos los aspectos, no sólo en lo futbolístico, sino en lo mental. Nos interesa que sepan superar adversidades, jugar finales, que se enseñen a ganar”.



Mi sueño principal es el futbol. Quiero hacer una carrera larga y exitosa. Si lo consigo o no, el tiempo lo dirá, pero mis intenciones son esas: tratar de vivir el día a día y no preocuparme por el mañana
Nota publicada en la edición 936


Otros temas de interés