Foto: Archivo

Virtualia

Basura digital contaminación real


Internet propicia la emisión de 830 millones de toneladas de dióxido de carbono anuales en el mundo

Por UDGVirtual
18 Septiembre 2017

Los correos spam o basura, y las cuentas en correos electrónicos y en redes sociales que fueron abiertas pero no se utilizaron o que fueron abandonadas, representan una fuente de contaminación al medio ambiente que es definida como basura digital o cibernética, pues es información que circula en nuestros equipos y que no es útil.

En entrevista sobre el tema, Paola Mercado Lozano, asesora del Sistema de Universidad Virtual (UDGVirtual),  explicó que internet contamina el medio ambiente debido a las cantidades de energía que consume y a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que propician los servidores de centros de datos de la red.

Ejemplificó que enviar un correo electrónico de un megabyte con texto, imágenes y un documento adjunto equivale a aproximadamente 19 gramos de emisiones de dióxido de carbono emitidas al ambiente. Dicho cálculo, que realiza la Agencia para el Medio Ambiente y el control de la Energía (ADEME, por sus siglas en francés), es en función del consumo de energía eléctrica que se requiere para el envío, tomando en cuenta los equipos del remitente y receptor, explicó.

De acuerdo con estimaciones del Centro de Eficiencia Energética de Telecomunicaciones (CEET) de Australia, por medio de internet se emiten 830 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año, y esta cifra podría duplicarse en el año 2020.

Se estima, además, que existen casi 4 mil millones de usuarios de internet en el mundo, lo que provoca el incremento de la demanda en energía eléctrica y, por lo tanto, de CO2, indicó Mercado Lozano, experta en el área de tecnologías e información.

Una de las recomendaciones de la académica es promover conciencia respecto al tema y propiciar el uso responsable de la red de redes, es decir, evitar el envío de cadenas por correo electrónico y diversificar los medios que las personas utilizan para comunicarse.



Nota publicada en la edición 940