Foto: Abraham Aréchiga

Sociedad

A tres años de Ayotzinapa, el dolor sigue siendo el mismo


Por Dania Palacios
2 Octubre 2017

Con pinturas, mantas, pensamientos y poemas, la comunidad académica y estudiantil del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) recordó la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero.

El Departamento de Sociología convocó alrededor de un centenar de universitarios para realizar un memorial, a tres años de que aún no se conoce el paradero de los 43 desaparecidos, al igual que otros miles en México.

En el marco de la Jornada “Ayotzinapa 43. Memoria, justicia y verdad, a la memoria colectiva”, en el Auditorio Silvano Barba, Bernabé Abrajan, padre de Adán Abrajan de la Cruz, uno de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, compartió su dolor y lamentó que, así como él, miles de padres no tienen información sobre el paradero de sus hijos.

“Nosotros exigimos que sigan las investigaciones sobre los informes que los expertos dejaron, que investiguen al ejército y en torno a los celulares. ¡Que investiguen, que den información!”, reiteró su exigencia.

“Tenemos dolor, la herida no sana todavía, todas las normales rurales del país seguimos exigiendo a los 43 y miles más”, dijo en representación de los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa el estudiante Samuel Peñate.

“Los invitamos a que tomemos conciencia, somos estudiantes y un estudiante debe defender a su pueblo, para educar a su pueblo. Súmense a la lucha, no podemos callarnos, este gobierno nos está matando”, subrayó.

Los estudiantes leyeron algunos pensamientos y reflexiones sobre lo que para ellos significó lo sucedido aquella madrugada y cómo repercute al día de hoy.

“Hablo en esta carta desde el enojo, el coraje y la fuerza, como ahora levantan los rescatistas el puño para escuchar si alguien se encuentra con vida entre los escombros que dejaron los recientes sismos. Yo pido que levantemos el puño no para pedir silencio sino para pedir estruendo, para alzar la voz de los que dejaron sin voz, por los que dejaron sin padre, sin madre, sin hermano o hermana”, señaló Andrés Arias Corona, estudiante de la Licenciatura de Sociología del CUCSH.

Carmen Chinas Salazar, profesora del Departamento de Sociología, compartió el informe de Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), donde reporta que son al menos 700 personas víctimas directas tras la desaparición en la madrugada del 26 de septiembre del 2014.

“Como sociedad no podemos quedar en paz hasta que estos hechos dañinos para la sociedad mexicana puedan ser resarcidos. No podemos ser indiferentes cuando el dolor sigue siendo el mismo”, exhortó Chinas.



Nota publicada en la edición 942