Foto: Adriana González

Entrevista

Francisco Arenas-Dolz


El papel de las redes sociales: entre el empoderamiento y el control

Por UDGVirtual
2 Octubre 2017

El internet y las herramientas tecnológicas que proliferan en la actualidad no solucionarán problemas sociales por sí solas, sino que hace falta desarrollar en los usuarios un pensamiento crítico y reflexivo para que sus efectos se produzcan, afirmó el profesor de la Universidad de Valencia, Francisco Arenas-Dolz.

El experto en temas como sociedad del conocimiento, dictó la conferencia “Democracia y educación en la era digital”, organizada por el cuerpo académico Comunicación y cultura tecnológica y del doctorado en Sistemas y Ambientes Educativos, de UDGVirtual.

En el debate sobre el papel de las redes sociales como un detonante de la participación ciudadana en las sociedades democráticas, Arenas-Dolz mantiene una postura crítica y afirma que las mismas tecnologías, que al parecer otorgan poder al ciudadano, han servido para crear nuevas vías de vigilancia, de represión y de control gubernamental.

El académico también habló sobre los retos de las universidades ante el avance inminente de la tecnología, como la necesidad de implementar modelos educativos más flexibles y de vincular la generación del conocimiento con el ámbito productivo.

¿Cuál es el potencial de las redes sociales en el tema de participación ciudadana?
En la literatura podemos encontrar un profundo debate entre quienes aseguran que las redes sociales han puesto en marcha nuevos movimientos y quienes aseguran que se ha exagerado su influencia. Por una parte, es innegable que las redes sociales y otras herramientas de internet están transformando la política, el activismo, la economía y el poder, pero creo que ese papel con frecuencia se exagera y se mal interpreta. Mi hipótesis es que las redes sociales pueden ser una oportunidad para construir nuevas formas de ciudadanía más activa y responsable, y convertirse en agentes de cambio social, pero los problemas sociales no se resuelven con la tecnología, sino que es necesario potenciar el desarrollo de un pensamiento crítico, reflexivo, ético, político en la ciudadanía para que sea consciente y responsable de los retos a los que nos enfrentamos.

¿Con el internet y la tecnología han mejorado las formas de hacer política?
Actualmente los partidos políticos mantienen un discurso de transparencia, pretenden hacer creer que, con publicar cierta información en internet, ya son transparentes. Pero a veces esas afirmaciones no son más que retórica de los políticos, que con eso pretenden lavarse la cara, pero siguen tomando decisiones al margen, sin incluir al ciudadano.

¿Qué papel deben tener las universidades para enfrentar los retos que se derivan del avance tecnológico?
La universidad es una especie de laboratorio crítico de la realidad social y del conocimiento, que tendría la función de ordenar este conocimiento caótico en uno auténtico. Es importante crear una cultura del conocimiento con base en la conectividad, en la colaboración, en la comunicación, en la aceptación del otro, en ese cosmopolitismo digital.

¿Las universidades ya están tomando acciones para afrontar estos desafíos?
Las universidades se han dado cuenta en los últimos años, y ha habido una mayor demanda de educación superior, por tanto tienen que abrirse a cursos masivos en línea, porque saben que hay personas que no pueden desplazarse. Las empresas están exigiendo formación a sus trabajadores y requieren tomar cursos para actualizarse y renovarse. Además, hoy la formación ya no es como antes, en la que uno estudiaba una carrera y ya era todo, sino que uno tiene que estar formándose continuamente. Entonces, esto es algo que las universidades van entendiendo mejor, no tienen otra opción que entenderlo, porque si no van a tener que cerrar.



Es importante crear una cultura del conocimiento con base en la conectividad, en la colaboración, en la comunicación, en la aceptación del otro, en ese cosmopolitismo digital
Nota publicada en la edición 942


Otros temas de interés