Foto: Abraham Aréchiga

Ciénega

Desarrollo científico de alta calidad


La maestría en Ciencias del CUCiénega obtuvo su reacreditación en el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad del Conacyt

Por Iván Serrano Jáuregui
30 Octubre 2017

Por contar con las condiciones necesarias para que los estudiantes realicen trabajos que contribuyan al desarrollo de la ciencia y los conocimientos que imparte sean aplicados para mejorar procesos en la vida cotidiana, la maestría en Ciencias, del Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega), fue reconocida una vez más como parte del Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En la sede de este centro universitario, ubicada en Ocotlán, Jalisco, la maestría cuenta con todos los elementos necesarios que permiten que un egresado en áreas afines a la ciencia y la tecnología se desarrolle con un alto nivel de calidad, refiere la coordinadora del posgrado, María Eugenia Sánchez Morales.

“En la maestría en Ciencias contamos con un núcleo académico básico, cuyo 56 por ciento forma parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Además, en cuanto a infraestructura, tenemos laboratorios con tecnología de punta, la cual garantiza que nuestros estudiantes tengan espacios adecuados para su investigación”.

Por tales motivos el Conacyt reacreditó, por tres años más, a la maestría como parte del PNPC, a partir de la última evaluación que efectuó a esta oferta del CUCiénega.

“También tenemos que los alumnos se titulan en tiempo y forma. Éstos, a su vez, deben acudir a un congreso al menos una vez. Por parte de la institución existen las disposiciones para que ellos puedan realizar alguna movilidad académica, ya sea en otras instituciones nacionales o internacionales. Como requisito para titularse, los alumnos deben haber publicado algún artículo académico”.

Este posgrado inició en 2010 y sólo bastó un año para que ingresara al PNPC del Conacyt (2011), y se han mantenido desde entonces.

La coordinadora afirma que entre los retos del trabajo en la maestría está el desarrollo científico, pues es obligatorio mantenerse actualizado, acudir a congresos y tener una retroalimentación constante.

Sánchez Morales añade que la labor que hacen en Ocotlán rompe el estigma de que el conocimiento de punta sólo se puede dar en las grandes ciudades del país.

“De acuerdo con el estudio de empleadores que tenemos, 60 por ciento de nuestros egresados han ingresado a otro posgrado. Algunos ya están por concluir. Mientras tanto, 40 por ciento está trabajando en la industria, y los resultados que se nos muestran son alentadores, porque nos dicen que nuestros egresados están saliendo con muy buena preparación”.

Comparte que de los 45 alumnos que han ingresado, 35 han egresado. El porcentaje de titulación es de 80 por ciento.

Frutos del posgrado
Varios han sido los proyectos que han contribuido a la mejora de procesos a partir de la ciencia. Desde Ocotlán han generado un impacto social, por medio de dos grandes áreas: la de ciencias biológicas agropecuarias y la de ciencias exactas e ingenierías. En cada una desarrollan temas interesantes, explica Sánchez Morales.

“Con respecto a ciencias biológicas y agropecuarias, actualmente tenemos un convenio con una empresa en la cual estamos haciendo análisis para que el tiempo de vida de la salchicha tipo Viena en anaquel se incremente”.

La coordinadora del posgrado dice que actualmente trabajan en un análisis para conocer cuál es la mejor técnica de limpieza de superficies en el área alimentaria.

“También estamos trabajando con productores de papaya, para indicarles cuál es el proceso idóneo para poder quitar cualquier tipo de bacterias, como la salmonela, y poder exportarla a Estados Unidos o a algún otro lugar”.

Señaló que han desempeñado el análisis de biología molecular del orégano mexicano, para que esta planta aumente sus características medicinales (La gaceta 920, del 3 de abril de 2017).

En el área de ingeniería ambiental trabajan en la eliminación de contaminantes de aguas residuales, como productos médicos por medio de humedales. Otro proyecto de limpieza del agua se desarrolla por medio de nanotecnología y luz ultravioleta, para reducir residuos peligrosos.

Trabajan en el control, lineal o no lineal, para poder volar drones y su vuelo sea más estable.

Sánchez Morales recuerda que ya está abierta la convocatoria para entrar a la maestría en Ciencias, misma a la que pueden ingresar licenciados de áreas tecnológicas, ciencias exactas, biológicas y de salud. Para conocer los requisitos, ingresar a http://cuci.udg.mx/maestrias/ciencias/inicio



Nota publicada en la edición 946


Otros temas de interés