Foto: Cortesía

Costa

Ecoturismo, una alternativa al “todo incluido”


Combinar los servicios turísticos con la conservación del entorno es posible; ejemplo de ello es un ejido de Puerto Vallarta, que además de constituir una opción para quienes visiten este destino, protege los servicios ambientales de la Sierra del Cuale

Por Eduardo Carrillo
13 Noviembre 2017

El ejido El Jorullo, de Puerto Vallarta, impulsa una alternativa al “todo incluido”, en que los pobladores se autoemplean al brindar actividades turísticas de aventura, caminata y observación de la naturaleza, cuidando el entorno.

En dicho sitio —que abarca 19 localidades y está ubicado a 10 kilómetros de la cabecera municipal— viven 180 ejidatarios, de los cuales 36, principalmente de Llanitos y El Jorullo, desde 2006 impulsan una cooperativa que promueve el turismo social.

Para la investigadora del Departamento de Ciencias Biológicas, del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), Rosa María Chávez, los ejidos en México han modificado su dinámica.

En El Jorullo esa transición ha sido exitosa, ya que la población ha logrado empoderamiento, es responsable socialmente e incluyente con las mujeres.

La anterior conclusión forma parte de un estudio publicado en el libro De campesinos a empresarios: experiencia turística del ejido El Jorullo, realizado en 2015 y 2016, y publicado este año por Editorial Universitaria.

Rosa María Chávez Dagostino explicó que según los lugareños, era difícil su vida y la de sus familias hace 20 años, ya que “había menos oportunidades de trabajo” y sólo se dedicaban a la agricultura y ganadería.

En la actualidad, además de estas labores, ofrecen productos turísticos y gestionan los recursos naturales, humanos y económicos de una manera sostenible, pero tienen claro que es en beneficio de su comunidad.

Uno de los principales servicios es el turismo de aventura, con actividades como la tirolesa o canopi, para las que, además de estar capacitados, tienen equipo especializado. También gestionan la observación de la naturaleza, la caminata hacia las cascadas y fiestas mexicanas dirigidas, sobre todo a los turistas internacionales.

“Se dieron cuenta que a los extranjeros les interesa saber cómo hacen los quesos, el nixtamal para las tortillas y como se preparan en un comal tradicional”. También abrieron un restaurante con alimentos cultivados y transformados por los habitantes del ejido.

Estas labores “tienen un efecto multiplicador”, porque generan por lo menos 100 empleos para el ejido. Además mantienen contacto con proveedores de alimentos locales.

Chávez Dagostino comentó que los pobladores impulsan prácticas de conservación, ya que el ejido está asentado en un área natural.

El CUCosta, y otros actores, buscan que la Sierra El Cuale, donde se ubica el ejido, sea decretada Área Natural Protegida (ANP) en la categoría de Protección Hidrológica.

Puesto que la población no podía cultivar o hacer un aprovechamiento forestal, ya que parte del territorio está conformado por pendientes pronunciadas, buscaron alternativas de bajo impacto, una de las cuales fue el ecoturismo.

Chávez Dagostino dijo que, a través de este esfuerzo, los pobladores han logrado mejorar su calidad de vida: “La familia está mucho mejor ahora que pueden hacer turismo y no se tienen que ir lejos. Trabajan igual de duro que en la agricultura, pero tienen más recompensas”.

Otro aspecto positivo radica en que el ejido es más independiente, puede tomar decisiones y posee las herramientas para superar sus problemas. Además, su población es consciente del entorno. En la actualidad el gobierno federal les paga por proteger los servicios ambientales de la Sierra del Cuale.

“Son una entidad protectora de los servicios hidrológicos. Entienden la importancia de ese sitio, no sólo para el ejido, sino para toda la región”. El municipio gana como destino, porque es una alternativa más para los visitantes.

La académica comentó que el “sitio tiene relictos del bosque tropical subcaducifolio; hay especies endémicas para el Pacífico mexicano, como la palma de coco de aceite y la magnolia vallartensis, además de un gran número de mamíferos, orquídeas, etcétera”.

El CUCosta apoya al ejido en cuestiones administrativas, de investigación, servicio social y prácticas profesionales.

El estudio fue coordinado por Chávez Dagostino, Yésica Sánchez González, estudiante de la maestría en Negocios del CUCosta, además de Simone Fortes, estudiante de doctorado de la Pontificia Universidad Católica de Paraná, que está de intercambio en el CUCosta, y además colaboraron otros estudiantes.

Durante 2006, el ejido recibió 2 mil 500 visitantes y en 2016 un total de 40 mil personas.

El libro será presentado el 25 de noviembre, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.



Nota publicada en la edición 948