Foto: Jorge Alberto Mendoza

Costa

Turismo de masas beneficios para pocos


Libro editado por el CUCosta muestra la importancia de apostar a una planificación que impulse un turismo sustentable, en el que la población genere empresas y con esto lograr un desarrollo integral
de los destinos turísticos

Por Eduardo Carrillo
15 Enero 2018

Puerto Vallarta y otros destinos de sol y playa en México han sido planificados en función del crecimiento económico, como por ejemplo el aumento de cuartos de hotel, más que por el desarrollo social, lo que ha beneficiado a los inversionistas y no a sus habitantes.

Segun estimaciones nacionales, por cada peso que ingresa por el turismo masivo, sólo entre 5 y 10 centavos quedan en el destino, a la vez que genera subempleo mal remunerado para sus habitantes, destacó el investigador del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), Rodrigo Espinoza Sánchez.

Para esta temporada vacacional de invierno en Jalisco (del 16 de diciembre al 16 de enero), la derrama económica podría ser de dos mil 700 millones de pesos, de los cuales 300 millones corresponden a Vallarta, estimó la Secretaría de Turismo del estado.

Por este motivo es necesario implementar planes de desarrollo que integren a las poblaciones receptoras de Puerto Vallarta, Cabo Corrientes, Tomatlán, y otras, a fin de mejorar su calidad de vida, afirmó el investigador, con base en las conclusiones de su libro Reflexiones sobre desarrollo turístico y territorio económico. Occidente de México.

La idea es combinar el turismo de sol y playa con el de tierra adentro, es decir, montañas, ríos, cascadas y valles, a través de un plan de desarrollo integral y sustentable en Jalisco y Nayarit, como ya lo demuestran algunos emprendimientos ecoturísticos, por ejemplo, el del ejido El Jorullo (La gaceta 948, del 13 de noviembre de 2017).

“Al encadenarse con estos emprendimientos que están localizados en las montañas o en los valles, les permite diversificar el producto turístico del litoral, y de esa manera el desarrollo se va dando con un sentido geométrico y no aritmético”, apuntó Espinoza Sánchez.

Con esto los turistas llegarían a los hoteles y restaurantes, pero tendrían una oferta de productos y servicios regionales impulsados desde empresas comunitarias.

Dijo que en el mundo hay avances en la creación de nuevas estrategias para el desarrollo regional sustentable que acrecienta la estadía de turistas y distribuye las ganancias.

Espinoza Sánchez refirió que en México faltan políticas públicas que impulsen este esquema, y recordó que estudiosos de la UdeG participaron en un grupo académico conformado por varias instituciones de Jalisco, con miras a desarrollar un modelo de planificación sustentable para la entidad.

La propuesta fue realizada a partir de indicadores de calidad de vida desde las bases y no sólo en la planificación enfocada al crecimiento económico, para que impulse el desarrollo social y el respeto al medio ambiente.

Apuntó que ya entregaron el análisis y las propuestas al Congreso del Estado, instancia que podría publicar los resultados de los trabajos.

   

Libro del CUCosta
El libro de reflexiones sobre desarrollo turístico fue realizado por los cuerpos académicos Análisis Regional y Turismo (CUCosta-UDG) y Territorio Económico y Desarrollo (Universidad Autónoma de Nayarit, UAN) y reunió a casi 20 veinte investigadores, quienes, desde sus áreas de investigación escribieron sobre el desarrollo, la economía, las políticas públicas y la planeación.

“El objetivo fue analizar desde diferentes aristas la parte económica y el desarrollo regional a partir del enfoque de la sustentabilidad en estados como Jalisco, Nayarit y otras regiones de México, y su evolución”.

Participaron académicos de las universidades de Guadalajara, Quintana Roo y las autónomas de Baja California y de Nayarit, así como la Universidad de Barcelona.



Nota publicada en la edición 954