Foto: León Robles

Salud

Amplían estudio sobre daño renal en niños


Investigadores realizarán más muestreos para analizar causas y afectaciones neuropsicológicas que podría padecer la población en edad de preescolar de la comunidad de Agua Caliente

Por Dania Palacios
22 Enero 2018

Para poder obtener conclusiones que apunten a la posible causa de daño renal en la comunidad de Agua Caliente, en Poncitlán, investigadores replicarán los estudios de muestreo de sangre, orina y pruebas neuropsicológicas con niños de Guadalajara.

Encontrar una relación del daño renal con la función cognitiva fue la premisa con la que un grupo de investigadores del Departamento de Neurociencias, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), se integró al equipo transdisciplinario que realiza estudios en Agua Caliente.

Este grupo lo integran Teresita Villaseñor Cabrera, coordinadora de la maestría en Neuropsicología; Genoveva Rizo, profesora investigadora del Departamento de Salud Pública; Joaquín García Estrada, jefe del Laboratorio de microscopia de alta resolución, del Departamento de Neurociencias, y dos alumnas de la maestría en Neuropsicología: Karla Castellanos y Lizeth Rodriguez.

“Llevamos 47 evaluados a través del instrumento que se llama BANPE, una batería neuropsicológica que evalúa funciones ejecutivas y cognitivas en edad preescolar. Los resultados arrojan que más del 70 por ciento de la población se encuentra en situaciones de leve a severo en lo que refiere orientación, atención, comprensión, memoria, articulación, expresión y coordinaciones”, aseguró Genoveva Rizo.

Los resultados arrojaron que las funciones cognitivas que presentaron alteración severa fueron la comprensión con un 85 por ciento de los infantes, 87 por ciento de ellos presentaron afectación severa en la abstracción o retención de información, y 70 por ciento resultó con alteración en la expresión.

Para relacionar los resultados obtenidos abrirán un grupo control en una población de preescolar de 70 niños en Guadalajara.

“La idea es terminar con los 25 niños que nos faltan de Agua Caliente, y comenzar con la Zona Metropolitana de Guadalajara y tener el estudio completo a finales de mayo”.

Con esos estudios concluidos podrán determinar si el daño renal incide de manera negativa en la función cognitiva de los niños, además de la repercusión que tienen la presencia de metales pesados y pesticidas en el neurodesarrollo.

Los hallazgos en lo que va de la investigación, en lo que refiere al Departamento de Neurociencias, documentan el desenvolvimiento de los niños en el medio rural y el ambiente que lo rodea.

Algunos medios por los que el niño está en contacto con agentes tóxicos es la quema de leña, porque el humo viaja alrededor de un kilómetro de distancia y llega a todos los habitantes, explica Rizo, y además de ello la fumigación del chayote hace que los niños estén en contacto con los plaguicidas.

“Todos estos factores adversos se suman a que el cerebro se encuentra en una etapa muy vulnerable por su desarrollo, donde se establecen vías sinápticas. Lo que no sabemos es si los cambios anormales son permanentes o si pueden ser revertidos cuando se supriman los factores neurotóxicos o cuando haya un disparo hormonal, que sería en la etapa de la adolescencia”, explicó García Estrada.

“Algunos metales pesados tienen efectos directos en el sistema nervioso, mientras que otros actúan a través de sus metabolitos, y los signos que presentan los niños son compatibles con algunos casos de toxicidad franca de metales pesados y datos reportados de intoxicación con pesticidas”.

Villaseñor Cabrera, quien también es encargada del área de Neuropsicología del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, explicó que el proyecto, por ser a largo plazo, analizará el desarrollo y maduración de los niños, además de las repercusiones en el aprendizaje escolar.

“Existen problemas en la coordinación motora, como sostenerse en un pie y en otro. No todos los presentan, pero sí hay algunos niños que deberían haber rebasado esta situación, para que pudieran mantenerse en un pie y en otro; tampoco son capaces de cortar con tijeras”, comentó Villaseñor Cabrera.

“Lo interesante ha sido ver cómo, a hora y media de distancia, en Guadalajara se modifican estas funciones. Tenemos niños que presentan problemas para la conceptualización de preposiciones”.

Como parte del programa integral, los expertos incluirán a los padres de familia para la estimulación de los niños, hacer una escuela para ellos y repartir trípticos para informar la situación del desarrollo cognitivo de los niños de Agua Caliente.

“La misma comunidad cerrada no ha permitido que se den las manifestaciones de desarrollo normales, como se podrían dar en una comunidad más amplia y favorecida por distintas situaciones”.



Nota publicada en la edición 955