Foto: Abraham Aréchiga

MUSA

La frontera que no fue


La exposición Delimitations, de la autoría de Marcos Ramírez Erre y David Taylor, fue inaugurada el pasado jueves en el Museo de las Artes de la UdeG y permanecerá hasta el próximo 8 de abril

Por Laura Sepúlveda Velázquez
29 Enero 2018

La muestra Delimitations, que está conformada por sesenta y una piezas (documental, escultura, fotografía y mapa) y es resultado de un esfuerzo conjunto entre el MUSA y el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), cuestiona la inmutabilidad de las fronteras. Su modelo de análisis retoma los límites que en 1821 separaban a México de Estados Unidos, división que los autores de la exposición marcaron en 2014 con una serie de monumentos instalados a lo largo de más de 3 mil 862 kilómetros, distribuidos desde la costa del Pacífico, cerca de Brookings, Oregón, hasta la desembocadura del Río Sabina, cerca de Port Arthur, Texas, con lo que crearon la frontera que pudo ser y destacaron las raíces históricas que vinculan las dos naciones.

El sustento histórico de su trabajo, los artistas Marcos Ramírez Erre y David Taylor lo encontraron en el Tratado de Adams-Onís, que fue firmado entre 1819 y 1821 por la Unión Americana y España, siendo ratificado después por las autoridades del México Independiente. Entre los convenios pactados en dicho acuerdo  figuraba el establecimiento  de una frontera que de haberse conservado alteraría por completo la silueta geográfica de México.

Las experiencias de su travesía de treinta y una días fueron registradas por medio de fotografías y un documental de José Inerzia, que invitan a reflexionar sobre la existencia de los límites, la inmensidad del paisaje y la propiedad del territorio.

Marcos Ramírez Erre explicó que decidieron embarcarse en esta aventura a partir de un proyecto de David Taylor, con el que fotografió más de doscientos setenta monumentos que existen en la frontera actual y que empiezan donde comienza el Río Bravo hacia el Golfo de México, además de otro que tenía que ver con la cuestión de los territorios perdidos por México durante la guerra entre los dos países. De estos trabajos nació la idea de hacer algo para marcar esa frontera que nunca se señaló.

“El proyecto es de los dos, fue una experiencia enriquecedora a nivel humano, fue increíble, nos fuimos enfrentando a diferentes retos y conociendo a diferentes tipos de personas. El  ambiente era muy diferente al que existe ahora, hemos considerado que  muy difícilmente podríamos hacer este proyecto que realizamos en 2014 ahora, con la temperatura política que se vive en Estados Unidos”.

Explicó que la muestra expuesta en el MUSA es una representación de lo que que fue esta experiencia de viaje, una instalación quizás de las más grandes que se hayan hecho al aire libre, donde colocaron cuarenta y ocho obeliscos.

David Taylor, en cuanto a esta experiencia dijo que su perspectiva era muy diferente, ya que el creció lejos de la frontera por lo que tenía una percepción mucho más abstracta y Marcos creció en ella y tenía una experiencia de vivencia directa.

“En esta travesía considero que aprendí más que en toda mi vida y fue un privilegio”.

El rector del CUCEA, José Alberto Castellanos Gutiérrez, dijo que la exposición representa la posibilidad para su comunidad de acercarse al museo, disfrutar de lo que ofrece y propiciar debates sobre el tema.

La coordinadora de Extensión del mismo centro, Kenia Ortiz Cadena, expresó que la propuesta surge a partir de un interés del plantel de generar un interés sobre el contexto actual de las fronteras, que han cobrado mayor relevancia a partir de la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump.

“La exposición se posiciona dentro de este contexto político de la relación entre México y Estados Unidos, y consideramos importante generar un debate paralelo a todas las implicaciones artísticas que en sí misma tiene la muestra con respecto al tema. Durante el periodo de exhibición desarrollaremos diferentes actividades como charlas, paneles y conferencias”, declaró Ortiz Cadena.

La directora del MUSA, Maribel Arteaga Garibay, dijo que este es el segundo proyecto del año y resaltó el trabajo de colaboración con el CUCEA.

La exposición cuenta con un espacio de reflexión en el que se incentiva a los visitantes a pensar sobre cómo las fronteras, a pesar de ser líneas imaginarias, están ligadas a implicaciones políticas, económicas y sociales. Se brindarán recorridos guiados para complementar la experiencia  museística  del visitante, para los cuales se requiere previa cita.



Nota publicada en la edición 956


Otros temas de interés

5 / Febrero / 2018

22 / Enero / 2018

15 / Enero / 2018

15 / Enero / 2018

11 / Diciembre / 2017

4 / Diciembre / 2017

20 / Noviembre / 2017