Foto: Archivo

Filme

Hablar sobre el deseo


Por Alejandra Carrillo
12 Febrero 2018

Amat Escalante hizo una gran apuesta: hace algunos años pidió y ganó un fondo gubernamental del Instituto Mexicano de Cinematografía y, con un presupuesto limitado, hizo una película en la que la ficción y la realidad se combinan en un mundo raro. La región salvaje es una historia extraña para muchos de sus espectadores, pero fascinante para otros.

Como en casi todos sus filmes, Escalante eligió al elenco basándose en sus capacidades expresivas y en que sus rostros calzaran de alguna manera con su imaginario. Incluso eligió a algunos que no se dedicaban definitivamente a la actuación.

Este mes La región salvaje, después de haber recibido varios premios en festivales internacionales como el de Venecia, se estrenó en cien cines de toda la república.

En la presentación de la cinta —que ha sido calificado simultáneamente en críticas y tabloides de refinada y desagradable— en Guadalajara, Escalante dijo que su intención era simplemente hablar sobre el deseo, sin algún pudor, sin límites y sin tapujos.

El sexo, el dolor, la sangre y el abandono cambian para siempre en la vida de los personajes llevándolos al límite con la llegada de una criatura extraña, dentro de la tradición de la ciencia ficción.

“Lo que está en la película es algo que no intelectualicé, eso pasa después de contar, lo que me parecía coherente o interesante era cómo todo lo positivo tiene un lado negativo, sobre todo en el deseo, todo el amor tiene desamor, que puede causar hasta la muerte. La idea de los humanos y la criatura es una idea muy básica de una relación que funciona hasta que deja de funcionar, pero muy intensamente en esta situación”, contó el director.

“El placer, el deseo, la adicción no sólo a las drogas sino al amor, o lo que llamamos amor, a sentirnos deseados y todas esas adicciones que pueden ser peligrosas, es lo que intenté plasmar: gente que no puede ser completamente libre por diferentes situaciones, esta criatura les enseñará a no frenarse, lo cual es muy peligroso”.



Nota publicada en la edición 958

<< Anterior | 1 | 2 |

Otros temas de interés