Foto: Archivo

Teatro

Con un arrullo al corazón


A la Deriva Teatro abre temporada de esta obra para padres y niños en el Conjunto de Artes Escénicas

Por Alejandra Carrillo
12 Febrero 2018

Tres amigos están buscando su arrullo porque no pueden dormir. Buscan por tierra y por mar la canción que necesitan para irse a la cama. Los tres contarán juntos esta historia para bebés, para recordarles también cuál es su propio arrullo.

Susana Romo, directora y creadora de esta puesta en escena, comentó que la idea principal era hacer un homenaje al contacto materno con el bebé, los rituales necesarios para que éste encuentre la paz necesaria para el sueño.

“La música es un ritual que nos persigue a todos. Para la investigación de esta pieza estuvimos entrevistando a todos los que nos encontrábamos para saber lo que recordaban de ese momento, las canciones que sus madres les cantaban, que han pasado de generación en generación”, dijo. “Para mí misma la música ha sido muy importante, mi madre es pianista y fue maestra de música muchos años, por eso era necesario que la música fuera original, es un elemento muy importante y nos acercamos a los expertos”.

A la Deriva Teatro es una de las únicas compañías del país dedicada a realizar montajes para los primeros años, con actores especializados como Maetzin Vázquez, Oz Jiménez y Scarlet Garduño, los tres protagonistas de Arrullo al corazón, obra que concluye la trilogía iniciada con ¿Dónde está Isabela? y Piecitos.

En esta puesta en escena, que está dirigida a niños mayores de un año, a diferencia de las primeras dos los niños estarán de frente al escenario y, aunque la primera parte tiene que ver con algo más contemplativo, seguirá siendo un espacio donde los bebés son los protagonistas y pueden moverse libremente.

La actriz Maetzin Vázquez contó que esta clase de montajes requiere de estar alerta, aunque sin alarma, respecto a lo que hacen los bebés. “Hay veces en las que un bebé puede irrumpir en el espacio y por supuesto que no lo vamos a sacar, vamos a guiarlo y a integrarlo”, contó. 

“Es importante que los padres se sientan seguros, este es un momento para compartir con sus hijos, para dejar el celular y para no preocuparse si su bebé comienza a llorar, aquí ellos son lo más importante”.

Oz Jiménez comentó que una de las primeras directrices necesarias para dedicarse a los bebés tiene que ver con olvidar un poco lo aprendido en las clases de teatro y artes dramáticas tradicionales, pues “aquí no tienes que construir un personaje”, contó, “crear un personaje pondría una barrera entre tú y ellos, con los bebés tienes que mostrarte tal cual eres”.

Entre otras de las cosas en las que coincidieron los miembros del elenco, fue con la lucha que realizan para abrir un centro cultural tan importante como el Conjunto de Artes Escénicas para los bebés, que normalmente son excluidos del espacio público, y con espacios privilegiados para ellos como el teatro será cada vez más fácil hacerlo posible.

TEMPORADA

Funciones los días 10, 11, 17 y 18 de febrero, a las 11:30 y 13:00 horas. Cupo limitado a 20 niños y 40 adultos. Boletos: niño más acompañante180 pesos, acompañante extra 100 pesos.



Nota publicada en la edición 958


Otros temas de interés