Foto: Archivo

Altos

Combatir el cambio climático desde lo local


CUAltos y la Junta Intermunicipal Altos Sur trabajan en colaboración con especialistas para identificar los principales focos de contaminación en la zona y proponer políticas públicas para mitigar su impacto

Por Ernesto Navarro
12 Febrero 2018

El cambio climático no sólo debe ser discutido en París. Si bien en 2015 las grandes naciones del orbe acordaron en la capital francesa una serie de estrategias para reducir las emisiones de efecto invernadero, este problema mundial también requiere ser atendido en el ámbito local.

Para llegar a medidas propias para la región, el Centro Universitario de los Altos (CUAltos) se ha convertido en sede de la Junta Intermunicipal Altos Sur, en el primer día de actividades de unos talleres de consulta pública que tendrán verificativo en la zona. Los otros dos anfitriones son los municipios de Arandas y San Miguel.

Consultores y académicos de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) son los encargados de impartir los talleres, que incluyen metodologías elaboradas a partir de la agenda internacional, pero aterrizadas a las características de los problemas regionales.

“El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) son la mayor autoridad en el tema a nivel mundial, y de ahí viene la metodología. Los talleristas de la UANL modifican la metodología y la adaptan a nuestro país, a nuestro estado y a nuestra región, para que la ciudadanía en general podamos aportar algo en materia ambiental que sirva para elaborar las estrategias de cambio climático y políticas públicas”, aseveró Marco Berger García, investigador en medio ambiente del CUAltos.

Según Berger García, las actividades en la región que generan una mayor huella ecológica que deriva en gases de efecto invernadero son las ladrilleras, con las que buscarán trabajar en cuestión de uso y materia prima para combustibles; las fábricas que desechan residuos directamente en los cuerpos de agua, y las granjas de producción agrícola, que podrían utilizar biodigestores para reducir su impacto ecológico.

“Sabemos que son grandes generadores de empleos. Pero se trata de hacerlas más amigables con el medio ambiente. Se pueden hacer mejoras sin sacrificar sus ganancias. Tenemos cerca de 15 estrategias que debemos priorizar. Por ejemplo, en el Río Verde y todos sus tributarios ya hay altos niveles de contaminación. En algunos casos es reversible, pero tenemos que tomar acciones más agresivas ya”.

El director de la Junta Intermunicipal, Raymundo Gutiérrez Rábago, recordó que existe también la modalidad virtual: “Pueden acceder a www.jias.com.mx/consultapublica para realizar la consulta pública de los programas y físicamente en las diversas direcciones de ecología de los municipios”. En dichas consultas pueden ver opciones múltiples y las estrategias delimitadas para la impartición de los talleres.

Las ladrilleras
En 2017, el Centro Mario Molina realizó un experimento comparativo entre un conjunto de ladrilleras típicas, con los combustibles que normalmente usan, y otro que utilizó materiales amigables con el ambiente, y comprobaron que es posible reducir aproximadamente un 40 por ciento la combustión nociva.

La implementación de estos insumos puede ser posible a través del subsidio gubernamental o fundaciones privadas, puesto que es un tema que genera más beneficios que costos, según Berger García.

El producto final de este proyecto derivará en un documento vinculante con las estrategias de acción climática acorde a las necesidades de cada municipio y que será entregado a los presidentes municipales electos en julio próximo.



Nota publicada en la edición 958