Foto: Archivo

Costa

Detectan condiciones ambientales adversas en Puerto Vallarta


En algunas zonas de la localidad turística registraron inversión térmica y niveles elevados en los Imeca. Estudio de especialistas busca detectar las fuentes de contaminación para prevenir situaciones irreparables, como en los grandes centros urbanos de México

Por Eduardo Carrillo
26 Febrero 2018

Para que Puerto Vallarta no siga los pasos de Guadalajara en materia de contaminación del aire, el Centro Universitario de la Costa (CUCosta) inició un monitoreo de lo que respiran los habitantes y turistas de este destino, con el objetivo de prevenir problemas en un futuro.

Sin bien la calidad del aire del puerto aún es favorable, de acuerdo con especialistas algunas zonas registran más de 150 puntos del Índice Metropolitano de Calidad del Aire (Imeca) y algunas mañanas ya tienen inversiones térmicas ligeras, lo que habla de condiciones ambientales adversas. Éstas ocurren cuando se forma una especie de techo de temperatura cálida en la tropósfera, donde se detienen los contaminantes.

A inicios de 2017, investigadores y estudiantes del CUCosta empezaron el proyecto “Monitoreo de la concentración de las partículas PM10 en Puerto Vallarta y su relación con los sistemas atmosféricos”, y desde septiembre pasado adquirieron más equipo para fortalecer el trabajo.

Uno de los estudiosos, Julio César Morales Hernández, explica que han estado “monitoreado ciertas zonas. Identificamos por medio del ayuntamiento cuáles son las colonias con mayor conglomeración de personas y donde se genera el mayor movimiento de tráfico vehicular”.

Se trata de 10 áreas, entre éstas Ixtapa, Las Juntas, La Marina, el Centro y Mismaloya, entre otros puntos ubicados en sitios rurales como Coapinole.

Con un aparato registran los Imeca cada 10 minutos, de 8:00 a 10:30 de la mañana y de 4:30 a 7:00 de la noche, y con otro obtienen datos cada media hora. La información es sobre partículas menores a 10 micras y a 2.5 micras, a fin de tener una base de datos confiable.

Morales Hernández explicó que según la Norma Oficial Mexicana-039-Ecol-1993, para generar un monitoreo adecuado del aire y tener un centro de monitoreo atmosférico, se requiere que la ciudad cuente con alrededor de 500 mil habitantes. En Vallarta hay 300 mil, que sumados a los de Bahía de Banderas llegan a 450 mil.

Sin embargo, la meta es poseer las herramientas de prevención, ya que ciudades como Guadalajara, Ciudad de México y Monterrey comenzaron a preocuparse cuando tenían el problema encima.

A la par, otros especialistas estudian el comportamiento de los sistemas atmosféricos para relacionarlos con la calidad del aire, un trabajo novedoso en Vallarta.

El proyecto terminará en junio próximo y continuarán con el análisis de datos hasta finales de 2018 para dar a conocer los resultados.

Resultados preliminares
Uno de los primeros avances es que las colonias Aurora y Pitillal son las que tienen mayores concentraciones de PM10 y registran mala calidad del aire, con 150 Imeca.

Además, durante los primeros meses de trabajo solicitaron información a la Secretaría de Salud sobre las enfermedades en 2017. De acuerdo con los primeros resultados, se han detectado más enfermedades respiratorias en menores de cinco años y mayores de 65 años, por lo que buscarán ampliar los análisis, explica Morales Hernández, adscrito a la Unidad de Meteorología del Centro Universitario de la Costa.

Con este y futuros trabajos se busca generar un conocimiento para aplicar medidas preventivas. También que la población se familiarice en el tema, continuar con los estudios para conocer los efectos sobre la salud y emitir recomendaciones para evitar el ejercicio por las mañanas.

En el estudio colaboran también el meteorólogo Víctor Manuel Cornejo López, el ingeniero Javier Leopoldo López Rubio, además de seis estudiantes de Biología, Ingeniería Civil, Administración y Contaduría.



Nota publicada en la edición 960