Foto: Abraham Aréchiga

Primer Plano

Avanza proyecto educativo de la UdeG en la Sierra


En un recorrido por la zona Norte de Jalisco, autoridades universitarias visitaron los tres planteles del Bachillerato Intercultural Tecnológico que se están construyendo en comunidades wixárika

Por Dania Palacios / Iván Serrano Jáuregui / Eduardo Carrillo
12 Marzo 2018

Escuelas de tiempo completo con comedor y dormitorios es el concepto del Bachillerato Intercultural Tecnológico Wixárika del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), que beneficiará a las comunidades indígenas de San Miguel Huaixtita; Ocota de la Sierra y Nuevo Colonia, en el municipio de Mezquitic, Jalisco.

El pasado jueves 8 de marzo, autoridades universitarias acudieron al terreno donde ya se construye uno de estos planteles para hacer la instalación del “Ojo de Dios”, una obra plástica de tejido que representa los puntos cardinales en la cosmovisión wixárika.

El Rector General de la UdeG, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, expresó su gusto por continuar con el proyecto educativo en la Sierra Wixárika, donde habita esta etnia orgullo de Jalisco.

“Hace muchos años que nos habíamos imaginado que un día la Universidad de Guadalajara vendría a estos lugares. La Universidad refrenda su interés de quedarse para siempre al lado de todos ustedes”, dijo Bravo Padilla.

En la visita que realizó a dichas comunidades, junto con el Vicerrector Ejecutivo, Miguel Ángel Navarro Navarro, el Rector General recordó que el proyecto del Bachillerato Intercultural Tecnológico (BIT) fue aprobado por el en Consejo General Universitario (CGU) en 2016.

Destacó que esta institución hará grandes esfuerzos para tener este proyecto educativo y cultural en las zonas más alejadas de la Región Norte de Jalisco.

“La deuda con los pueblos indígenas es muy grande, con estas obras empezamos a cubrirla, pero todavía nos falta hacer muchas cosas más”, expresó en entrevista Bravo Padilla.

Ocota de la Sierra
El plantel que se instala en la comunidad de Ocota de la Sierra presenta un avance del 20 por ciento de construcción de la primera etapa.

Para llegar a esta localidad el viajero deja de medir las distancias en kilómetros para hacerlo con montañas: se suben y bajan una tras otra por brechas accidentadas, hasta llegar a un bosque de pinos en lo alto de la Sierra Madre Occidental, en donde habitan 800 indígenas wixaritari.

Es tan difícil llegar ahí, que la situación geográfica no favorece el acceso de apoyos para el desarrollo social de las familias. Los mapas oficiales muestran a Ocota de la Sierra como parte del estado de Nayarit, aunque la comunidad se reconoce como perteneciente del municipio de Mezquitic, Jalisco.

En medio de este conflicto territorial, los jóvenes ocotenses que terminan la secundaria tienen como opción estudiar el bachillerato en línea en UDGVirtual; para esto, los alumnos acuden a una pequeña finca del pueblo donde hay una antena para acceder a internet.

Sin embargo, el servicio de la empresa proveedora es deficiente y no siempre pueden acceder a los cursos en línea.

La cosa empeora para quienes tienen el deseo de estudiar la preparatoria en línea y viven en las rancherías aledañas, pues para llegar al único lugar donde hay conectividad, en Ocota de la Sierra, llegan a hacen hasta tres horas o más a pie.

Esta situación cambiará con la creación en esta localidad de una de las sedes del Bachillerato Tecnológico Intercultural.

En una ceremonia que se convirtió en una fiesta de baile tradicional wixárika, Bravo Padilla expresó que “esta es la primera sede en construcción. Estamos muy contentos porque esta escuela será ejemplo nacional de lo que debe ser un bachillerato público intercultural. Aquí hablarán en su lengua materna y aprenderán bien el español y el inglés. Para julio tendremos terminada la primera etapa y ya se abrirán las inscripciones para que en agosto empiecen las clases”.

La inversión del proyecto es de 18 millones 992 mil 029 pesos y la extensión del terreno es de cuatro hectáreas. En la primera etapa, que ya cuenta con 20 por ciento de avance, se contempla la creación de tres aulas para 120 estudiantes, así como un comedor, albergue provisional, laboratorio de cómputo y ciencias; esto lo informó el Supervisor de Obras de la Coordinación General Administrativa (CGAdm), Alfonso Romo Sandoval.

Para la segunda etapa serán seis aulas para 240 alumnos y se contará con cinco corrales, un invernadero, cancha de usos múltiples, un dormitorio para maestros y alumnos, talleres de costura, tejido, alimentos, artesanías, un comedor, un auditorio, una biblioteca, un estacionamiento, área administrativa, así como un takwá, que es un patio redondo donde se realizarán asambleas y será punto de reunión para realizar actividades sociales y religiosas de la comunidad.

San Miguel Huaixtita
Con áreas similares, contará el módulo que se construirá en la comunidad de San Miguel Huaixtita, que cuenta con una población de casi 600 habitantes.

En la actualidad, al Bachillerato General por Competencias que opera desde hace aproximadamente cinco años en San Miguel Huaixtita, como módulo de la Preparatoria Regional de Huejuquilla, asisten 56 estudiantes de distintas localidades aledañas.

Para llegar a sus clases los estudiantes de segundo, cuarto y sexto semestre tienen que recorrer hasta tres horas de su casa al plantel.

“Cuando empecé como rector, estudiantes de San Miguel fueron a decirme que no tenían buenas instalaciones y me pidieron que se cambiaran, nos tardamos un poco pero aquí estamos”, comentó el Rector General.

Con la puesta de la primera piedra del BIT se estima que, de diez meses a un año, la próxima generación de aproximadamente 60 estudiantes de primer ingreso podrá disfrutar del nuevo plantel que se instalará en un terreno de 4.34 hectáreas, espacio que la asamblea comunal de San Miguel Huaixtita dio en comodato a la UdeG.

La plantilla docente se conforma actualmente de seis profesores, cinco de San Miguel y uno de Guadalajara.

“Nuestro principal objetivo es llegar a formar parte del Sistema Nacional de Bachillerato, y uno de los requisitos es que toda la plantilla debe haber cursado el Profordems y el Certidems, y ahorita lo están preparando para cumplir esos requisitos”, dijo Juan Manuel Soto Cruz, director del plantel.

Con el BIT se planea incluir más profesores, que pasarán por una evaluación para mantener la calidad educativa de la UdeG, informó el Rector General.

“Vamos a respetar la cultura de los pueblos originarios, respetamos su propio idioma, además del español, y vamos a ir por un tercero que es el inglés”, dijo Bravo Padilla.

Nuevo Colonia
A dos mil 265 metros sobre el nivel, tras cruzar un camino entre brechas con piedras, surcos, piedras y pendientes que dificultan su tránsito, hasta hacerlo incluso riesgoso, se encuentra la localidad de Nuevo Colonia.

Los pasajes naturales, principalmente tapizados con pinos, enmarcan las casas, buena parte con piso de tierra, en las que sus pobladores se acercan al fuego para cocinar, conversar en su lengua o atenuar el frío de invierno.

Sus habitantes, sobre todo hombres, se dedican principalmente a cultivar el maíz, pero también siembran frijol, calabaza y otras hortalizas.

En tanto que las mujeres elaboran artesanías, como pulseras, aretes y ropas con bordados, comentó Alicia Ortiz, ama de casa quien piensa que en su pueblo hay necesidades, como baños adecuados, para los que faltan servicios como el drenaje.

Más allá de esto, su vida cotidiana se enraíza a una riqueza cultural que engloba su territorio sagrado, el peyote y su comunicación con la naturaleza y dioses, por mencionar algunos.

Es por esto que la UdeG busca fortalecer estos saberes, lengua y labores, pero además generar la conciencia de su riqueza cultural a través del Bachillerato Intercultural Tecnológico.

Durante la ceremonia de colocación de la primera piedra en el módulo del BIT que estará en esta comunidad, el Rector General enfatizó que la UdeG inició una nueva etapa con la comunidad y una presencia permanente de la institución.

“Esta población, del municipio de Mezquitic, representa uno de los centros poblacionales que hacen confluencia territorial y de caminos para poder ubicar una escuela preparatoria”, expresó.

Cuando termine se edificarse, “tendremos infraestructura para brindar servicios educativos a 120 alumnos que permitirá que los jóvenes de la región puedan asistir a clases y reducir la complicación del tiempo de traslado», enfatizó.

En un terreno de cuatro hectáreas, comenzará la construcción de la primera etapa que constará de tres aulas, un laboratorio de cómputo, sanitarios, un albergue para estudiantes y trabajadores y otros espacios como el takwá, espacio de reunión alrededor del fuego.

En entrevista, el jefe de la Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas (UACI), Juan Manuel Franco Franco, dio a conocer que personal del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) y de la comunidad hicieron el plan curricular.

“Contempla el huichol o wixárika como idioma oficial. Son parte los saberes de la comunidad para promover el cultivo originario de los cinco colores de los maíces. Dentro de la propuesta educativa hay dos opciones técnicas: el bachillerato agroforestal y el bachillerato técnico en diseño de artesanías y confección de ropa”, agregó.

Por su parte, el gobernador tradicional de la comunidad, Miguel Pinedo Robles, y el comisario de bienes comunales Rafael Robles Carrillo, solicitaron a las autoridades universitarias ponerse de acuerdo para avanzar en este esperado proyecto.

Tras la colocación de la primera pieza, las autoridades tradicionales entregaron un documento con sus planteamientos, en el que solicitaron ser informados y consultados respecto al bachillerato y sus avances.

La inversión para las primeras etapas en las tres comunidades, agregó el Rector General, será de 30 millones de pesos.



Nota publicada en la edición 962