Foto: Archivo

Costa

Herramientas para facilitar la enseñanza


En CUCosta desarrollaron libros de texto para dispositivos electrónicos con el fin de aprovechar la tecnología para apoyar el aprendizaje y ampliar las competencias de los jóvenes

Por Eduardo Carrillo
12 Marzo 2018

Los libros ya no son como los pintan. Ahora, con el apoyo de las nuevas tecnologías estimulan otros sentidos, como el oído, y esto los hace más dinámicos y atractivos para los jóvenes escolares, y sobre todo más útiles para quienes tienen alguna discapacidad visual o motora.

En libros de texto para dispositivos como teléfonos celulares, tabletas y hasta televisiones inteligentes, se despliegan archivos de audio, cuadernos de notas y hasta ligas a páginas web, como herramientas para facilitar la enseñanza.

Así lo muestra el proyecto Libros de Texto Digitales Interactivos, desarrollado por académicos y estudiantes del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), puesto en marcha en el estado de Tamaulipas y que trabajan para Ecuador.

Dicho proyecto inició hace cuatro años, aproximadamente, con el fin de aprovechar la tecnología para apoyar el aprendizaje y ampliar las competencias de los jóvenes.

Uno de los creadores, Miguel Álvarez Gómez, explicó que en una primera etapa enviaron el proyecto a diversas instituciones del país y al gobierno de Tamaulipas le interesó.

Alrededor de 12 académicos y estudiantes del CUCosta, especializados en educación, tecnología, telemática, computación y hasta psicología, transformaron los libros gratuitos de quinto y sexto grados de educación básica en libros digitales interactivos.

Se trata, entre otros, de los textos de Ciencias naturales, Español, Ciencias Sociales, Formación cívica y ética, Desafíos matemáticos, Historia. Para cada uno llevó un mes su realización y, durante 2015 y 2016, el gobierno de Tamaulipas se encargó de la implementación masiva.

“De entrada estimulamos dos sentidos diferentes: la vista, pues están leyendo, y el oído, porque están escuchando lo que dice el texto, que les ayuda a mejorar su lectura y la convierte en más interesante. Tiene apoyos adicionales, como diccionarios integrados, cuadernos de notas, de dibujo. Todo pueden hacerlo en sus dispositivos, y es una forma de acercar el alumno a la tecnología, pero aplicada al proceso educativo”.

También tiene herramientas y apoyos para los académicos y los padres de familia. Por ejemplo, éstos tienen resúmenes sobre lo que deben aprender sus hijos.

“Enviamos propuestas de la tecnología que habíamos desarrollado aquí en México, a diversos gobiernos de otros países de habla hispana y nos contestaron de la República del Ecuador. El Ministerio de Educación nos contactó”.

Agrega que “con ellos también desarrollamos una muestra de libros para cuarto y sexto de primaria, tercero de secundaria, y preparatoria. Con este país seguimos en proceso de desarrollar libros digitales en nuevos grados escolares, y definiendo los términos de la implementación en las escuelas”.

El objetivo final de este trabajo es mejorar la educación y hacer una aportación para mejorar el proceso, convertirlo en más eficiente, más actualizado a la época, y acercar al estudiante a la tecnología.

En el caso de los elementos para personas con discapacidad auditiva, hay funciones de audio a través de las cuales les preguntan de forma oral y luego capturan su respuesta y la graban, lo que permite que el profesor la escuche posteriormente, y además les amplia la información y les describe imágenes para realizar la actividad.

“Estamos tratando de modernizar la educación con los aportes de la tecnología e integrar al estudiante a sus facilidades. Seguiremos al pendiente de tecnologías que surgen y beneficien a la educación”.

Los libros ya los están distribuyendo, a la vez que hacen pruebas piloto. “Tenemos comentarios muy favorables sobre las ventajas que les representan a los estudiantes con alguna discapacidad y a los regulares. Además están en archivos de audio que se pueden poner en un reproductor y puedan realizar sus actividades en donde estén”.



Nota publicada en la edición 962