Foto: Miguel Ramírez

Costa Sur

Regresan a Jalisco las tortugas laúd y prieta


Estas especies no son comunes en las costas de nuestro estado, sin embargo en esta temporada arribaron a los campamentos La Gloria y Melaque de la UdeG, donde los investigadores protegieron sus nidos y liberaron las crías

Por Mariana González
12 Marzo 2018

Las especies de tortuga laúd y prieta, consideradas en peligro de extinción, volvieron este año a las playas de Jalisco para anidar y desovar, un hecho poco usual a decir del director del Programa de conservación de tortugas marinas, del Centro Universitario de la Costa Sur, José Antonio Trejo Robles.

Agregó que a diferencia de la golfina, que abunda en esta zona, la presencia de este tipo de tortugas es “intermitente” en la costa jalisciense, es decir que han llegado a desovar en otros años, aunque no de manera continua ni masiva. Por ejemplo, en la temporada 2008-2009 la playa “El Coco” tuvo 35 tortugas laúd, pero sólo 22 pusieron nido, debido a que prefirieron otros lugares para dejar a sus futuras crías.

“Estas dos tortugas no son comunes en las costas de Jalisco, eventualmente llegan, pero, por ejemplo, teníamos tres años sin ver una laud y un año sin que una prieta desovara en esta región”, dice el especialista.

Las tortugas laúd que llegaron al campamento “La Gloria”, ubicado en el Area Natural Protegida del Playón de Mismaloya y a los campamentos de Melaque, dejaron cinco nidos y 272 huevos que fueron protegidos por los investigadores y voluntarios, quienes liberaron 85 crías de esta especie. En tanto que las tortugas prietas dejaron tres nidos y 226 huevos, de los cuales 175 tortuguitas regresaron al mar.

“Que vinieran nos dio la oportunidad de que la gente las conociera, algunas personas solo las habían visto en televisión. Esto nos permite hacer más labor para su conservación y que la gente valore lo que llega a las playas”, explica Trejo Robles.

Esta “visita” puede deberse a que las tortugas hembras tienen una especie de “memoria” que les ayuda a volver al lugar donde nacieron para dejar sus propios huevos y que nazcan ahí sus crías.

“Sí se tiene registro histórico de que ha habido estas tortugas laud desde hace algunos años en Jalisco, incluso de la especie carey, que eventualmente arriban cerca de Careyes y Tenacatita. Es comprensible que la prieta esté en Jalisco porque abunda en las playas de Michoacán, en donde cada año desovan”, agregó.

Un buen año
La temporada 2016-2017 fue “un buen año” no sólo por el arribo de estas especies, sino porque hubo un incremento importante en el número de nidos protegidos y crías liberadas, dice Trejo Robles.

Durante la época de anidación, que inició en julio de 2016 y concluyó en febrero de este año, el programa protegió ocho mil 967 nidos y 848 mil 863 huevos de tortuga y liberó a 440 mil 214 crías de este anfibio, gracias a las actividades de cuatro campamentos distribuidos en las playas de la Costa Alegre.

El campamento “La Gloria” es el que mayores resultados tuvo, al proteger ocho mil 104 nidos y 770 mil 227 huevos y 397 mil 875 crías fueron liberadas. Tan sólo en este espacio las cifras logradas aumentaron de manera considerable en comparación con 2016, ya que en ese año los científicos y voluntarios rescataron cinco mil 432 nidos y 489 mil 428 huevos y liberaron 124 mil 279 tortuguitas.

“La Gloria” se convirtió en uno de los espacios más importantes de conservación de la tortuga y una de las áreas con mayor protección de hembras en Jalisco, afirma el especialista.

“Subió sustancialmente. Desde 2002 empezamos a tener un repunte en que todos los años han sido buenos. Este año la costa de Jalisco hubo arribazones de tortuga, es decir, llegada masiva de tortuga golfina, y vemos que es la que más se está recuperando”. 

El investigador dijo que los campamentos ubicados en Barra de Navidad y Melaque han registrado mucha participación de escuelas, habitantes locales y turistas, e invitó a todos los interesados a sumarse a las actividades de protección que realizan en conjunto con hoteles y restaurantes de ambas localidades.

Investigación y educación
Además de la protección directa en playas de anidación, los investigadores y estudiantes que trabajan en estos campamentos realizan investigación de estos organismos así como sus ecosistemas, y fomentan la educación ambiental y la participación comunitaria.

Esta temporada concluyeron diversos estudios cuyos resultados ayudan a comprender mejor el comportamiento de las tortugas, sus poblaciones, su reproducción y las características de los lugares que eligen para que sus huevos eclosiones.

Destacó una investigación en la que analizó el tracto digestivo de las tortugas que eran asesinadas por los vendedores clandestinos de huevos. 48 por ciento de ellas tenían plásticos en sus estómagos provenientes de las botellas y desechables que la gente utiliza cuando visita la playa.



Nota publicada en la edición 962