Entrevista
Jean-François Fogel

Periodismo, una voz imprescindible pero que perdió su monopolio

Foto: Abraham Aréchiga
Por Julio Ríos
9 Abril 2018

La proliferación de noticias falsas (fake news) a través de las redes sociales implica un desafío para los periodistas. Si de por sí los comunicadores tienen una gran competencia gracias a la democratización de la información y al resquebrajamiento de los monopolios que antes acaparaban los canales de comunicación, ahora nadan en las mismas aguas turbulentas de los que lanzan las mentiras, pues medios tradicionales y ciudadanos ahora coexisten en el mismo entorno digital.

De esto habló Jean-François Fogel, periodista y ensayista francés, que invitado por el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, participó en la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, donde dictó la conferencia magistral “La nueva información: Lo verdadero, lo falso, lo ficticio en la comunicación periodística”.

En su charla habló sobre la comunicación periodística, las fake news y cómo esto ha ido ligado con los cambios generados por la aparición del internet. En entrevista, la pregunta inevitable, es qué se puede esperar en el proceso electoral en puerta en México.

“Lo que se espera obviamente es que esto propicie un cambio dónde, por una parte, haya una actividad de los medios tradicionales que incidan en los contenidos; y que haya una actividad de las audiencias que comparten contenido y que modifican totalmente el paisaje en dónde se originó la información. Información en la que habrá además de incluir muchas imágenes y otro tipo de contenidos”.

Y añade: “Entonces lo que se puede esperar es más contenidos, más fragmentación, con mucha más actividad de la audiencia, que necesita incentivar lo que le gusta y lo que no le gusta”.

Hay actores que sostienen que la gente cree en las fake news porque tiene cierta predisposición generada por sus filias y fobias políticas, y se deja llevar por sus emociones sin analizar la veracidad de los datos.

“Esta predisposición funciona en la parte afectada, notamos que la audiencia tiene una cierta orientación a lo que le gusta y lo que no le gusta y se siente más cómoda con lo que le gusta. Ya sea información acertada o cierta, o que sea información falsa. Porque las noticias falsas es algo que crispa y provoca la indignación  de los medios clásicos. Hay que recordar que existen sitios en donde circulan las noticias falsas y son muy pocos en proporción, porque también existen más portales de noticias de información verídica, acertada. Entonces no se puede pensar que uno es mejor que el otro, sino que cada uno tiene la predisposición a escuchar y a relacionarse con lo que le parece conforme a su opinión”.

En México ha aparecido una iniciativa de medios locales y extranjeros con ediciones nacionales que cazan noticias falsas para verificarlas y presentarlas a la gente la realidad. ¿Cómo han funcionado estas experiencias similares en otros países?

“El deber de la prensa, la razón por la que existe la prensa, es checar  lo que publica, lo que existe, como información. Yo creo que más bien es algo como para defenderse, y decir que atendemos la crisis, pero lo importante es que la prensa tiene que hacer su oficio, que es comprobar lo que publica. Las redes sociales son otra cosa. Claramente actúan de una manera muy irresponsable al permitir la filtración de extraños, pero cosas que existen no son poseedores de la audiencia.

 

Una dura competencia
Jean-François Fogel es periodista, especialista en estrategia digital. Miembro del consejo rector de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Trabajó para la Agencia France-Presse, el diario Libération y el semanal Le Point. Es parte del equipo pedagógico de la escuela de periodismo y es director de la Maestría en Gerencia de Medios de la Universidad Sciences Po.

Ha publicado varios libros sobre literatura francesa y de América Latina. Asesora a varios medios en Europa y América Latina tanto en la concepción de sitios, como en la organización de la producción digital.

Explica que las noticias falsas se han vuelto un problema global, y no es un fenómeno exclusivo de alguna región del mundo.

“Circulan en la red, e internet que es una red mundial. Entonces no se puede pensar que es algo de un rincón del mundo o de algunos países que están aparte, menos de los países que coartan o prohíben la circulación del resto del mundo como, Corea o China, que intentan limitar los flujos de información a través de su frontera”.

Con todo, Fogel considera que en esta época se viven momentos apasionantes para quienes se interesan en la información. Se le pregunta si el papel del periodista sigue siendo vigente ante la necesidad de información verificada.

“No hay que olvidar que el periodista tiene hoy en día una formidable competencia, es cierto que todos pueden publicar y generar información. La voz del periodista es una voz de calidad que me parece imprescindible, pero perdió su monopolio. Los que tenían el monopolio de la opinión pública encuentran una competencia en su propio público”.



Nota publicada en la edición 964


Otros temas de interés

18 / Junio / 2018

11 / Junio / 2018

11 / Junio / 2018

11 / Junio / 2018

4 / Junio / 2018

28 / Mayo / 2018

14 / Mayo / 2018