Sur
Rosy Arellano

El teatro como herramienta para el cambio social

Foto: Cortesía
Por Laura Sepúlveda Velázquez
9 Abril 2018

Con más de 35 años de trayectoria, Rosa Arellano, fundadora de la compañía de teatro del Centro Universitario del Sur (CUSur), fue galardonada por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, con un reconocimiento al Mérito Teatral.

Dicha distinción motiva a la universitaria a seguir desarrollando diversos proyectos de promoción a la cultura y el arte.

¿Qué representa para ti el teatro?
Fue una grata sorpresa. Es una gran satisfacción. Empecé a hacer teatro hace 35 años, cuando estudiaba la preparatoria. Mi profesor y mi guía artístico fue el maestro Roberto Vázquez y en el primer año que estuve en el taller vio mi interés, dedicación y compromiso, y me invitó a su grupo independiente. Me integré, estuve cinco años recorriendo el estado de Jalisco y me involucré en todo el trabajo teatral, lo que me ha fascinado. Después continué con otros grupos independientes y cuando entré a la UdeG en el 2000, empecé a desarrollar talleres en el CUCBA y después en el CUCSH. En el 2010 llegué a CUSur, donde formé toda la compañía. Han sido 35 años de estar en el teatro, en la parte de ejecución, pero también en la dirección, en la formación y productos. Tengo un doctorado en antropología social y eso me ha permitido combinar proyectos de intervención, no sólo de ejecución. Esto significa que utilizo el teatro como herramienta para buscar el cambio social.

¿Qué temas has analizado en esos proyectos teatrales?
Se tratan temas de prevención a la violencia intrafamiliar, problemática ambiental, la búsqueda de un mejor desarrollo humano a través de las habilidades para la vida. Combinamos el teatro con talleres, con capacitaciones, aspectos de terapia desde el arte, para buscar una mejor condición de vida en niños, jóvenes y adultos. Eso ha sido un poco de lo que es mi trayectoria.

¿Qué tanto ha evolucionado las artes escénicas?
Desde la zona metropolitana de Guadalajara, donde muchos años estuve trabajando, me ha tocado ver cómo ha ido a menos en cuestión de la parte institucional, porque la parte que tiene que ver con los grupos y la formación y profesionalización de hacer teatro ha ido creciendo. A partir de la licenciatura en Artes escénicas y expresión teatral, en el CUAAD, se ha identificado cómo los egresados le han dado una parte más profesional. En mi época no había licenciatura. Estudié otra carrera a la par de que estuve formándome con educación abierta, con talleres, diplomados, cursos. En estos jóvenes que han incursionado se nota el trabajo, sin embargo, no ha sido recíproco con lo que vienen haciendo las instituciones encargadas de apoyar estas áreas. En las últimas administraciones el trabajo del teatro local se ha ido demeritando, pero los colegas siguen trabajando a través de espacios alternativos.

¿Cuáles han sido los resultados en el CUSur?
En el 2011 inicié a través de un taller y se formó un grupo. Tuvimos tres montajes. En enero del 2012 se le asignó un presupuesto y se formó la compañía de teatro del CUSur. De ahí a la fecha hemos tenido 12 montajes con tres líneas específicas: teatro profesionalizante, donde hemos participado en festivales con 11 premios con dos montajes; uno de comedia del arte titulado La muerte alegre y otro de comedia francesa, que es Las mujeres sabias. Tenemos otra línea que tiene que ver con el teatro como patrimonio cultural. Ahí es donde tenemos montajes sobre Día de muertos, lo que tiene que ver con las culturas locales del sur de Jalisco, y el teatro de intervención, que es donde más me he enfocado yo para consolidar toda un área de trabajo, donde se combina lo académico con jóvenes de psicología social, periodismo y otras carreras. Lo que se ha cosechado son los cambios que hemos visto en los jóvenes que han incursionado en la compañía. Llevamos tres generaciones y vemos cómo ha ido mejorando su desarrollo y proceso de vida profesional y personal.

¿Cuáles son los planes para el futuro?

Sigo con proyectos que ahora no sólo están vinculados al teatro, sino a otras expresiones artísticas. El año pasado estuve tomando un diplomado en arteterapia y este año continúo en ese proceso, lo que me permite vincular además del teatro, el trabajo audiovisual, la danza terapia, el dibujo y la pintura. Este proyecto lo inicié en enero. Estamos en proceso de una producción de una serie audiovisual con la temática de migración y el tráfico humano.



El teatro de intervención es donde me he enfocado para consolidar un área de trabajo
Nota publicada en la edición 964