Foto: Adriana González

MUSA

La realidad de los migrantes de paso


“Enfrenta” está compuesta por veintisiete fotografías del artista Joaquín Urrutia

Por Mariana González
23 Abril 2018

Los peligros y riesgos por los que tienen que pasar los migrantes centroamericanos en su cruce por México rumbo a Estados Unidos, así como los lazos que forman cuando llegan a los albergues, son retratados por el artista Joaquín Urrutia y mostrados en la exposición “Enfrenta”, que estará exhibida desde el pasado viernes y hasta el 17 de junio en el Museo de las Artes (MUSA), de la Universidad de Guadalajara.

Compuesta por veintisiete imágenes en fotografía digital, la muestra refleja el trabajo que Urrutia realizó durante cinco visitas, a lo largo de un año, al poblado de Tenosique, Tabasco, donde convivió con los migrantes de paso, que buscaban llegar a Estados Unidos, pero también con quienes se quedaron en el lugar.

En un recorrido por la exposición, el fotógrafo y pintor Urrutia contó que este trabajo fue posible gracias a la beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes a raíz de su interés por mostrar lo que pasa con los migrantes que llegan a México con la intención de alcanzar el “sueño americano”.

El trabajo se centró en tres albergues de Tenosique: uno, en el que viven migrantes homosexuales o transexuales; otro llamado Casa 72, en homenaje a los centroamericanos asesinados a manos del crimen organizado y cuyos cuerpos fueron encontrados en el poblado de San Fernando, en Tamaulipas, y uno más que es dirigido por una familia indígena hondureña que se estableció en Tenosique para huir de la violencia en su país.

La directora del MUSA, Maribel Arteaga Garibay, dijo en conferencia de prensa que la exposición corresponde a los espacios que el museo abre para los artistas jaliscienses y para la diversidad de expresiones artísticas, formas, métodos y materiales.

Añadió que buscan hablar también de lo que ocurre en la frontera sur de México con la migración centroamericana, un tema que “duele” y al que hay que ver como focos rojos, pero también desde el arte.

La curaduría de la exposición estuvo a cargo de Hidra Ruvalcaba, quien forma parte del equipo museográfico del MUSA y de la Coordinadora de Exposiciones y Educación del recinto, Laura Ayala Castellanos.

Cada imagen de la muestra lleva atrás una historia “terrible y desgarradora”, aunque algunas otras muestran la ternura y solidaridad que puede darse en una situación de peligro como la que viven los centroamericanos, dijo Ayala Castellanos. 

“Joaquín nos enfrenta a esto de una manera directa y vivencial, y deja de tomarlo como número, como una estadística; nos transporta a estos lugares, nos transmite una serie de sentimientos terribles que nos hacen entender aunque sea poquito a estos migrantes”, subrayó.

Como parte de la exposición habrá recorridos guiados para que los asistentes conozcan de cerca este trabajo y el trasfondo social que lo motivó. Los interesados deben de solicitar una cita en el correo electrónico grupos@musa.udg.mx o en el número telefónico 3134–1666, extensión 1277.



Nota publicada en la edición 966