Foto: Archivo

MUSA

La experiencia completa de Orozco


Gracias a la tecnología del videomapping ahora se pueden observar a detalle los frescos que pintó el muralista de Zapotlán en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara

Por Julio Ríos
30 Abril 2018

Por primera vez la obra José Clemente Orozco rompe las barreras de lo material. Se ha vuelto “metafísico”. La posibilidad de que un mural rompa las barreras tangibles y pueda trasladarse a otros espacios, cual energía etérea, era impensable cuando el oriundo de Zapotlán el Grande plasmó sus obras maestras. Pero ahora gracias a los avances de la tecnología del videomapping es más que posible.

A partir del 26 de abril, la exposición Orozco metafísico está abierta al público en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara. Por medio de la tecnología del videomapping en capas múltiples, junto con la muestra de los bocetos y datos técnicos sobre su proceso creativo, los visitantes podrán vivir la experiencia completa de un Orozco hasta ahora insólito.

La pintura de José Clemente Orozco es como un juego de palabras y se puede considerar como metafísica. Los murales son obras que no pueden sacarse, ni transportarse a otro espacio, pero con esto afirma Ayala se rompen las barreras de lo físico.

“La primera exhibición fue en enero en Los Ángeles y fue cómo llevamos a Orozco fuera del Paraninfo en dimensiones gigantes, no a través de fotografías, sino a través el video. Es la posibilidad de romper las barreras de lo físico transportándolo a un videomapping. Pero también Orozco a través de las alegorías y los temas que tiene en el fresco nos presenta, por ejemplo, dos portales en los que propone que el individuo, el hombre, puede trascender de un espacio a otro a través de la técnica, la ciencia, el arte. Puedes acceder a otra dimensión, a otro plano del conocimiento y por ello se conoce como metafísico”, detalló  Laura Ayala Castellanos, coordinadora de exposiciones del Museo de los Artes.

Explicó que “Orozco metafísico consiste en dos partes. Una es la exposición de los bocetos preparatorios que Orozco dibujó para la intervención de la cúpula y del estrado del Paraninfo  Enrique Díaz de León. Habíamos tenido una exposición de bocetos con menos piezas. Ahora exhibimos veintitrés facsímiles de bocetos en los que se podrá apreciar el trabajo creativo y preliminar a la pintura. También en esa exposición se presentan detalles como la técnica del fresco, se explica el tipo de materiales que Orozco empleó y los conocimientos que tenía, tanto de anatomía como del dominio de la perspectiva, a través de diferentes técnicas para representarla y las medidas generales de las pinturas en el espacio. Con eso se verá todo lo que hay detrás de los magníficos murales”.

La otra parte es justamente el videomapping, con lo cual los visitantes podrán tener un acercamiento a los mensajes plasmados en estos frescos monumentales, los cuales, dice Ayala, invitan a transformar la mentalidad personal y colectiva a través del arte, la técnica, la ciencia, la educación y el libre albedrío.

“No se trata de sustituir los frescos originales, sino que se destacan a través de videoanimación detalles y diferentes símbolos contenidos en el mural y que de pronto pueden ser secundarios, o ignorados por el visitante. Tratamos de poner en relieve todos estos detalles y secuencias y a partir de eso nuestro público pueda tener un acercamiento a otros elementos de los murales, que van a estar también abiertos”.

Especificó que las imágenes, proyectadas a través de un videomapping en capas múltiples, pertenecen a los murales realizados por el artista entre 1935 y 1937 en el auditorio, mejor conocido como Paraninfo, ubicado en el interior de la sede del museo.

Agregó que la experiencia completa de Orozco en el Paraninfo son los bocetos, las explicaciones preliminares, el videomapping y poder ver desde la planta alta del edificio los frescos originales.

“Está dirigido a observadores que sean muy informados pero también al público en general y a través dela tecnología se da un acercamiento diferente, en el que el público va a sentirse cercano a las pinturas. A Orozco no le gustaba explicar los murales, y pretendemos que el público aprenda a ver”.

En una ficha informativa entregada por el MUSA, se especifica que esta instalación involucra al público en una exploración de los campos de pensamiento plasmados en los murales, así como en la historia y los temas que inspiraron a su autor. La proyección de las obras estará acompañada por música, brindado así a los visitantes una experiencia sensorial integral que será complementada por material gráfico informativo.

Añaden que durante los años post-revolucionarios el muralismo, sustentado en la creación de trabajos pictóricos monumentales, transmitió ideas relacionadas con la identidad nacional y también resaltó los principios de la dignidad humana y la trascendencia de los problemas sociales alrededor del mundo.

“Yo creo que  este tipo de actividades pueden llamar nuevamente la atención. Cuando tenemos algo permanente como los murales de Orozco, hay quienes lo tomamos como algo dado. Pero creemos que esto puede reactivar el interés del público por conocer los murales que son menos difundidos en Guadalajara. Los más famosos son los del Cabañas, que en cuanto a extensión de metros cuadrados son más grandes, y los del Palacio de Gobierno, permanentemente abiertos, los de la Universidad son los frescos menos conocidos pero son los primeros que Orozco pintó y son el primer mural que hizo en una cúpula. Por eso es importante poner en valor lo que la Universidad de Guadalajara tiene en resguardo y creemos que a partir de esta experiencia es cómo se puede generar que más visitantes sepan que tenemos estos frescos valiosos, y quienes sí lo sepan, se vuelvan a interesar”, concluyó Laura Ayala.



Nota publicada en la edición 967


Otros temas de interés