Foto: Cortesía

Altos

Respuestas comunes para los mismos desafíos


El embajador de Ecuador en México, Leonardo Arízaga Schmegel, dijo que los países de América Latina tienen que enfrentar los retos del nuevo siglo de una forma conjunta si quieren solucionar sus problemas

Por Cinthya Gómez
7 Mayo 2018

América Latina comparte una serie de desafíos comunes, a los cuales los países de la región deberán plantar cara en conjunto si pretenden sobrevivir ante los retos del siglo 21. Ese es el panorama que proyecta el embajador de Ecuador en México, Leonardo Arízaga Schmegel.

De visita por el Centro Universitario de los Altos para participar en el panel “México y el comercio internacional: una visión desde y hacia América Latina”, el diplomático urgió a las naciones de la región a instaurar políticas públicas en torno al abasto de agua, el combate a la corrupción y a grupos delictivos trasnacionales; invertir más en la educación tecnológica y en la instauración de un banco de desarrollo propio.

Según Arízaga Schmegel la clave para solucionar las problemáticas de América Latina y seguirle así el ritmo a las superpotencias, está en apostar a los resultados y a la eficiencia de las políticas públicas que ataquen sus principales problemas: pobreza, educación de calidad para todos los habitantes, invertir en ciencia y tecnología, velar por la consolidación de más y mejores empleos, proteger el medio ambiente, fomentar el comercio exterior y realizar reformas para gestionar mejor temas como la energía y la seguridad.

El emisario ecuatoriano dijo que la clave para entender las diferencias entre los países ricos y los que están en vías de desarrollo está en la eficiencia, la búsqueda de resultados y en la apuesta a la educación tecnológica.

Sobre el tema del medio ambiente, la contaminación, el cambio climático y el cuidado del agua, el embajador señaló que este es un problema que aqueja a todos los países latinoamericanos por igual.

Otra problemática que el embajador urgió a atacar es la estructura y la dependencia a las instituciones financieras internacionales, ya que alertó que el 96 por ciento de las reservas de los países latinoamericanos se encuentran en bancos extranjeros, de Estados Unidos y Europa, y sólo el cuatro por ciento de esos recursos está en sus propias arcas.

“Nosotros en América del Sur hablamos de la necesidad de tener una buena arquitectura internacional. América Latina tiene hoy 700 mil millones de dólares en reservas fuera. Pagas a un banco para que te la cuiden, te dan dos por ciento y te la prestan en doce, eso tiene que cambiar, nosotros tenemos que tener nuestra propia arquitectura, nuestros bancos de desarrollo, nuestros códigos y nuestros sistemas de intercambio”.



Nota publicada en la edición 968