Foto:

Política

La opinión de los primeros votantes de Guadalajara


Por Aritmética Jaime / Melissa Amezcua
14 Mayo 2018

Los jóvenes de 17 a 21 años que votarán por primera vez en la elección de julio son una generación distinta de ciudadanos; nacieron con la alternancia política, no fueron testigos de los 70 años del PRI como partido hegemónico, han vivido casi 12 años de guerra contra el narco, han crecido con el internet e interactúan por medio de las redes sociales. ¿Cuál será su opinión sobre ser ciudadano, votar, sus intereses, el significado de participar en la vida pública y sus representantes?

Como parte de las actividades de observación del eje de Participación y Ciudadanía del Observatorio Electoral de la UdeG, realizamos dos grupos focales en dos preparatorias de Guadalajara a estudiantes con posibilidad de votar en la siguiente elección, y un sondeo a 400 primeros votantes del mismo municipio. Encontramos que los jóvenes primeros votantes asocian la noción de ciudadano con personas activas y preparadas. Las actividades que realizan son: pensar, ser crítico, estar informado, defender derechos, tomar decisiones, votar, participar, involucrarse, proponer, obedecer la ley, comprometerse con el bien común, actuar de manera organizada y con responsabilidad, tener conocimiento y exigir al gobierno. Además, el ejercicio de la ciudadanía implica adherirse y comportarse conforme a un código moral, tener experiencia, ser un miembro activo y aportar a la sociedad.

Sobre ir a votar, los primeros votantes creen que es una responsabilidad, un derecho, una obligación y un poder del ciudadano, que consiste en participar, decidir y emitir opiniones. Para votar se requiere estar informado. Los problemas que identificaron alrededor de las votaciones fueron la compra del voto, la desinformación y la indiferencia. Los jóvenes difirieron en la misma proporción sobre si están a favor o en contra de anular el voto. Sobre esto algunos comentaron que anular el voto es una forma de expresar inconformidad y otros creen que no tiene ningún efecto. En su mayoría irán a votar, pues en los resultados del sondeo el 85 por ciento expresó que sí votarán, el 4 por ciento no y el 11 por ciento no está seguro.

Sobre sus representantes tienen una imagen negativa pues creen que los candidatos y los partidos políticos no cumplen sus promesas y siempre presentan las mismas. Los partidos se han alejado de sus ideologías (hacen referencia a las alianzas electorales), además son quienes impiden que los candidatos cumplan con sus promesas. Los candidatos parece que sólo se atacan y poco proponen.

A los primeros votantes les interesa principalmente la seguridad, que más que un interés es una preocupación, así como la educación y el trabajo. Pero también les interesan los grupos vulnerables como la comunidad LGTB, grupos indígenas, niños y adultos mayores, las oportunidades de la clase media, impuestos, inflación, transparencia, impunidad, marginación, la corrupción y servicios públicos.

Los jóvenes primeros votantes consideran que participar en alguna organización de la sociedad civil es una forma de ayudar y de cambiar su entorno, sin embargo, la mayoría de ellos no participa en ninguna. En el sondeo sólo el 38 por ciento de los jóvenes participa apoyando a candidatos independientes, en alguna asociación civil, partido político, ONG, junta de colonos, marchas, iniciativas, firmas en plataformas o en otros. El principal obstáculo que encuentran para no participar es que no se cuenta con la información disponible sobre las organizaciones de la sociedad civil.

Los jóvenes primeros votantes propusieron que los gobernantes deberían ser cercanos a los ciudadanos, en una relación directa, ayudar en sus necesidades, mostrar interés y, sobre todo, mantener una amplia comunicación. Para esto proponen el uso del internet.

Los gobernantes deberían escuchar y poner atención a los ciudadanos, atender a los grupos vulnerables, hablar con la gente, representar sus intereses, consultarlos y vigilar para saber cuáles son los principales problemas. Los ciudadanos deben quejarse y demandar a los gobernantes.



Nota publicada en la edición 969