Foto: Fernanda Velázquez

Proyecto

Una Orquesta de Cámara en Tonalá


Saber apreciar o tocar un instrumento musical desarrolla una mayor capacidad de atención en el oído, lo que es muy útil para aprender otro idioma

Por Martha Eva Loera
21 Mayo 2018

Propiciar la apreciación de la música como una manifestación del arte y la cultura es uno de los objetivos que persiguen la orquesta de cámara y el cuarteto de cuerdas, conformado por estudiantes del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá) a través de intervenciones en distintos eventos culturales del plantel.

El plan es que a partir del semestre 2018 B,  tanto la orquesta como el cuarteto se involucren como soportes en conferencias sobre apreciación musical y en las que se abarcan  temas como compositores, períodos en la historia de la música y asociarlos con otros rubros del arte, como la plástica y arquitectura, informó el director de la Orquesta y coordinador del cuarteto, Iván Pelayo Sánchez.

Estas clases se imparten ya en el CUTonalá con la participación activa de los integrantes de la orquesta como intérpretes musicales.

Un proyecto más, es tener intervenciones en espacios culturales del municipio de Tonalá. Saber apreciar la música o tocar un instrumento atraen múltiples beneficios, ya que desarrolla una mayor capacidad de atención en el oído, lo que es muy útil para aprender otro idioma y pronunciarlo con corrección, explica Pelayo Sánchez.

Otros beneficios de tocar un instrumento musical son el desarrollo de la psicomotricidad y el trabajo en equipo, ya que los alumnos se dan cuenta que cada uno de los integrantes es sumamente importante para sacar un trabajo de calidad, y que todos deben esforzarse por tocar bien, agregó.

Más de la orquesta
El repertorio de la orquesta es diseñado por Iván Pelayo Sánchez, quien, además, hace los arreglos de acuerdo con el grado de dominio del instrumento musical que tengan los alumnos, sin menoscabar la calidad musical. “Interpretamos composiciones del Renacimiento, Bárroco, el periodo clásico y el Romanticismo. Los niveles técnicos de los estudiantes oscilan entre bajo, intermedio y muy avanzado”.

En la orquesta, conformada desde hace un año y dos meses,  los alumnos de CUTonalá pueden prestar su servicio social, a través de la asistencia a ensayos y presentaciones para apoyar algún acto académico.

La orquesta funciona, además como una pequeña escuela, ya que los integrantes enseñan a estudiantes que no tienen ningún conocimiento de música. Esto con el fin de abrir la posibilidad de que sean integrados también a la misma.    Por el momento tres alumnos reciben clases  de entonación de notas y lectura musical. “Es parte de un plan de formación integral para los estudiantes, que se suma a una oferta de talleres ya existentes enfocados al deporte o las actividades artísticas”, explicó Pelayo Sánchez.

El cuarteto de cuerdas
El cuarteto de cuerdas, que tiene tres meses de constituido,  está enfocado a la interpretación de piezas con un mayor nivel de dificultad para ser ejecutadas. “En el repertorio que estamos diseñando queremos incluir música clásica y rock. Incluimos a Mozart y a Nirvana, por ejemplo”, detalla Pelayo Sánchez.

Otro proyecto es hacer teatro, pero musicalizado en vivo. Lo que podría ser una realidad para finales de año. Pelayo Sánchez planea también para el cuarteto de cuerdas es revivir la experiencia de cómo las personas a principios del siglo XX veían cine. Se tratará de funciones de películas mudas, amenizadas por el cuarteto de cuerdas.



Nota publicada en la edición 970


Otros temas de interés

25 / Junio / 2018

29 / Junio / 2015

3 / Octubre / 2011

27 / Junio / 2011

9 / Noviembre / 2009

1 / Junio / 2009

25 / Agosto / 2008