Foto: Archivo

Música

El ser cubano de Telmary


La cantante cubana llega con enjundia a celebrar la música y la vida al FIMPRO

Por Verónica López García
21 Mayo 2018

Una mulata garbosa vacía una botella de ron en el tanque de gasolina de un auto antiguo y grita: “¡Que viva el transporte público, los almendrones!”, para después empezar a cantar. Ella es Telmary & La Habana Sana quienes en el video de su producción “Cógela como arde” honran a una de las postales más comunes de La Habana, aquella que retrata autos de modelos clásicos que fueron fabricados entre 1920 y 1960 y que aún circulan por la isla. Conocidos popularmente como “almendrones”, los Fords, Pontiacs, Willys y Cadillacs aún funcionan y mantienen su belleza gracias a la inventiva de la ingeniería cubana. Telmary alimenta con Havana Club el vehículo para luego recorrer las célebres calles de la capital cubana e inundarla de su picante ritmo mientras amenaza: “¡Sufre Úber!”.

Telmary & La Habana Sana es una de las agrupaciones imperdibles que estará en nuestra ciudad dentro de la programación del FIMPRO 2018 que está por celebrarse.

Telmary Díaz inició en la música por casualidad o quizá porque en Cuba siempre se está cerca de ella. Formada como periodista igual que su madre, Telmary en alguna ocasión acudió a una noche de improvisación de hip hop en La Habana. Ahí descubrió que en los versos que se tejían con pulso caribeño, estaba su verdadera vocación. Entonces sus estrategias de comunicación dejaron el periodismo para establecerse definitivamente en la versificación musical y dar origen a un proyecto energético y provocativo que destaca por su frescura y humor.

La música de Telmary & La Habana Sana va de la descripción barroca de la selva, a la ligera y sensual melodía que enamora. En sus composiciones los juegos de palabras sirven para comprender el entramado de los verdes y azules que definen una geografía por todos lados atractiva. Además de concentrar muchos de los ingredientes de lo que ella misma llama “el ser cubano”. Por otro lado, la de Telmary también es una voz guerrera y poderosamente femenina que señala algunas de las injustas condiciones en las que vive la mujer. Hay en sus letras cuestionamientos frontales, en los que los ritmos afro-cubanos concentran el sentido de su discurso.

La apuesta de este proyecto crece si consideramos los guiños y toques de jazz, funk y de slam poetry que contiene. Telmary & La Habana Sana es sin duda uno de los grandes atractivos que trae esta edición de FIMPRO.

La diversidad musical americana es tan grande como el continente mismo y el Sur sigue brindando sorpresas, como la del chileno Fernando Milagros, quien también visitará nuestra ciudad en el marco de este Festival. Milagros es un cantautor que se encuentra cómodo en los ritmos populares. Con ellos acompaña sus letras que alientan el sentimiento amoroso en todas sus variantes.

En 2007 apareció su primer álbum, cuyo título Variaciones en el patio de mi casa no hace sino describir la estrategia de producción, que a pesar de sus limitaciones consiguió llamar la atención. Luego llegaron varios álbumes más: Por su atención gracias de 2009, cuyo sencillo “Reina japonesa” le brinda solidez a su pluma y termina por definir un estilo. Con su producción San Sebastián de 2011 destacaron canciones como “Nahual” y “Piedra angular”. En 2014 Milagros atrae los reflectores con su composición “puzzle”, en la que hace un dueto con Rubén Albarrán, de Café Tacuva, canción que se incluye en Nuevo Sol.

Fernando Milagros llega a Guadalajara para compartir un proyecto original cuya piedra angular es su capacidad literaria puesta al servicio de su voz lírica. Telmary & La Habana Sana y Fernando Milagros son apenas una muestra de la riqueza programática que trae el FIMPRO este año.



Nota publicada en la edición 970


Otros temas de interés

13 / Agosto / 2018

9 / Julio / 2018

2 / Julio / 2018

11 / Junio / 2018

11 / Junio / 2018

4 / Junio / 2018

21 / Mayo / 2018