Foto: Gustavo Alfonzo

Primer Plano

Tecnología e inclusión, retos para los museos


Especialistas se reunieron en el MUSA en la cuarta edición del Foro de Museos, cuya temática principal fue “Prácticas en la evolución”

Por Laura Sepúlveda Velázquez / Iván Serrano Jáuregui
28 Mayo 2018

Los avances tecnológicos que contribuyen a lograr que la experiencia de quien visita un museo sea más completa, así como la inclusión, son los grandes retos que enfrentan estos espacios culturales, señalaron especialistas que participaron en el Foro de Museos, que en su cuarta edición tuvo como tema “Prácticas en la evolución”.

La tendencia es que, con ayuda de los productos digitales y multimedia, se tenga una mejor apropiación del conocimiento y apreciación de las exposiciones en los más de mil 300 recintos de México.

El foro, al que acudieron gestores culturales, artistas, curadores, investigadores, académicos, coleccionistas y especialistas artísticos de distintas partes de México, se realizó en el Paraninfo Enrique Díaz de León, con motivo del Día Internacional de los Museos, celebrado el 18 de mayo.

Maribel Arteaga Garibay, directora del Museo de las Artes (MUSA), recinto que organizó el encuentro, dijo que los museos son espacios de expresión para los artistas.

“Debemos renovar la manera en que exhibimos el patrimonio que resguardamos. A la luz de los avances tecnológicos nos es posible diseñar exposiciones que tengan un impacto más estimulante, que incidan en todos los sentidos y en el campo cognitivo a través de recursos multimedia”, expresó.

El rector del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Ernesto Flores Gallo, fue el encargado de inaugurar el foro, y refirió que las dinámicas sociales y la revolución tecnológica cuestionan el papel de los museos.

“En los años recientes los museos han enfrentado cambios importantes. Este es un espacio para el pensamiento crítico y la reflexión de las prácticas contemporáneas que ocurren en estos recintos. Algunas preguntas que se abordarán son: ¿cuáles son las estrategias para tener contacto con la comunidad?, ¿cuál es el impacto de las tecnologías en el consumo cultural?, ¿qué estrategias habrá que realizar?”, dijo.

Señaló que para la UdeG es importante extender la reflexión fuera de las aulas, y que entre los retos de los museos están la inclusión de las minorías, la procuración de fondos y la formación de las colecciones del siglo XXI.

Por su parte, la integrante de la mesa directiva del Consejo Internacional de Museos México (ICOM), Karina Durand Velasco, dijo que por los momentos que se viven en el país el reto es que el museo logre acercarse a las comunidades, ya que son un espacio alternativo, de reflexión, educación, de recreación, de repensar las cosas, de pensar las cosas de manera diferente, de apoyar a las comunidades, de darles un foro.

“Es uno de los principales retos poder decirle a la sociedad: aquí estamos, nos necesitan y es nuestro deber servirlos y lograr que la comunidad se sienta arropada, reconocida, que refuerce su identidad y ponga en valor su patrimonio”.

Todo esto, señaló, implica además el hecho de que deben ser más inclusivos desde lo físico, hasta en los diseños y en las propuestas, y agregó que los retos están también en el planteamiento que uno mismo se haga de su trabajo, mientras que del museo mismo depende el nicho de público al que se quiera llegar y con qué efectividad, ya que son un medio de comunicación por excelencia.

En materia de inclusión, el MUSA ha puesto en marcha acciones como las visitas guiadas para sordos, tituladas “Orozco en silencio”, donde invitan a un intérprete en lengua de señas quien da explicaciones sobre los murales del Manco de Zapotlán, indicó Laura Ayala, Coordinadora de exposiciones y educación del MUSA.

“Después de la tercera experiencia llegaron visitantes sin problemas de audición, que se sintieron excluidos. Eso te da la pauta de cómo se sienten las personas cuando no hay recursos para ellos, por eso cambiamos las dinámica y ahora habrá traducción simultánea de lengua de señas, además de que hemos manejado algunos recursos para ciegos y débiles visuales”.

Gustavo Ortiz Serrano, director del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, comentó que tuvieron una experiencia interesante debido a que la universidad admitió  estudiantes con diferentes discapacidades y era un reto para ellos que pudieran asistir al museo.

“Lo que hicimos fue vincular a algunos de ellos al equipo para entender cómo podíamos implementar ciertas ayudas poco a poco. Estamos entendiendo e incluyendo las diferentes necesidades, sobretodo porque pensamos que la discapacidad no es solo de algunas personas, todos tenemos una discapacidad, usamos gafas, no escuchamos bien,  no podemos bajar una escalera, tenemos una movilidad reducida y la discapacidad es una oportunidad para aprender, para entender al otro”.



Nota publicada en la edición 971

| 1 | 2 | Siguiente>>