Foto: Iván Serrano

Sociedad

Urbanización afecta cuenca de Arroyo Hondo


La construcción de fincas en la parte alta de la cuenca potencializa el peligro de inundaciones en las zonas bajas, donde se ubican colonias como La Martinica, Tabachines y La Experiencia

Por Iván Serrano Jáuregui
25 Junio 2018

En la colonia La Martinica de Zapopan, la primera lluvia del temporal provocó la inundación de 94 hogares. Fue el pasado 10 de junio, cuando los habitantes vieron cómo la corriente entró a todos los rincones de sus viviendas y acabó con buena parte de su patrimonio.

Esa tarde noche de domingo, el agua encontró su camino por un canal que traza el esqueleto de una subcuenca que nace cinco kilómetro río arriba; fue tanta la fuerza del cauce, que incluso doce automóviles fueron arrastrados.

Este escurrimiento natural es la ruta del Arroyo Hondo, un afluente que nace al suroeste del Bosque del Nixticuil, cuyos brazos recorren, por un lado, colonias como Lomas de Zapopan, Altagracia y Zona Industrial y, por el otro, Real de Valdepeñas, Haciendas del Valle y fraccionamientos privados de San Isidro.

Una vez que se unen ambos brazos en el cruce de las calles Valle de San Isidro y avenida Bosque de San Isidro, corre por zonas habitacionales como San José del Bajío, Tabachines, La Martinica y la Indígena de Mezquitán, hasta desembocar en el Río San Juan de Dios, justo antes de llegar a la Barranca de Huentitán.

Este arroyo, al igual que el resto de los valles de Atemajac, Tesistán y Toluquilla, ha sido intervenido por la urbanización desde hace más de 30 años, sin una planeación que procure espacios de infiltración del agua. Así como ocurre en la cuenca del Río Atemajac, donde los complejos comerciales y habitacionales han incentivado la saturación de la infraestructura hidráulica, en el Arroyo Hondo su cáncer ha sido los desarrollos residenciales.

Esto lo reconoce el coordinador de la licenciatura en Geografía del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Luis Valdivia Ornelas, quien explica que a lo largo de esta cuenca las urbanizaciones “han modificado las pendientes, ha habido pérdida de elementos de retención como pequeñas presas y bordos, confinamientos del cauce, y en el mejor de los casos, entubamiento”.

Agrega que, “particularmente, en esta subcuenca se está presentando, en los últimos cinco años, la urbanización en la parte media y alta de lo que es el sistema del Arroyo Hondo, que también es conocido como Agua Fría”.

En algunas de las zonas altas de esta subcuenca están asentados fraccionamientos como La Cima, Cañada de San Lorenzo y Real Valdepeñas, que son algunos de los más nuevos desarrollos que han incentivado el incremento de habitantes.

Según datos del Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG), en 2010 habían en La Cima 30 habitantes; en Real de Valdepeñas, 5 mil 591 y en Cañada de San Lorenzo ninguno.

Cinco años después, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que en en La Cima habitaban 137 personas, con 237 viviendas construidas; en Real de Valdepeñas, 6 mil 635, con 2 mil 908 casas, y en Cañada de San Lorenzo, 57, con 338 fincas.

Es decir, tan solo en estas tres zonas, la población creció 26.48 por ciento en cinco años, lo que deriva en estrés demográfico sobre la cuenca.

Tras una consulta efectuada en el mapa del Inventario Nacional de Vivienda 2016, del Inegi, donde se estableció un polígono de 677.5 hectáreas que abarcan los escurrimientos que forman al Arroyo Hondo (delimitado por las vialidades Flamencos, Río Blanco, Bosque de San Isidro, Periférico Norte, Juan Gil Preciado, Dr. Ángel Leaño y los límites sur del Bosque del Nixticuil) se encontró que en éste habitan 63 mil 491 personas y hay 22 mil 327 viviendas.

Sin embargo, el desarrollo urbano en estas zonas de escurrimiento no ha terminado, pues actualmente se realiza la construcción de un fraccionamiento en una de las áreas que estaban exentas de asfalto; se trata de un terreno de 13.85 hectáreas que está a un costado del trazo del Arroyo Hondo.

Este espacio, localizado al sur del cruce de Calzada de las Flores y Paseo de las Aves, en la colonia Haciendas del Valle, dejará de ser un espacio natural que permite la infiltración del agua, para convertirse en un área habitacional plurifamiliar horizontal de densidad alta, tal como se prevé en los Planes Parciales de Desarrollo de Urbanos de Zapopan, que se pueden consultar en el sitio web del ayuntamiento. 

“Las partes altas de este sistema hidrológico son las zonas más sensibles a los cambio de uso de suelo debido a la pendiente; ésos modifican los procesos de infiltración y se dispara la escorrentía, es justo lo que ocurre en la zona de Andares y los cerros del Cuatro y el Tesoro”, expresó el académico.

El intenso cambio en el uso de suelo ha provocado que este cauce se intensifique y afecte las partes bajas, como fue el caso de La Martinica. Entre las alternativas que mitigarían el problema, Valdivia Ornelas propone la reforestación de las zonas altas, pues la vegetación capta hasta 20 por ciento del agua.

“Tendrían que hacer pequeñas obras hidráulicas de retención e infiltración para que no se afecten las zonas bajas. Habría que hacer un estudio específico para conocer las posibilidades de esta zona”.

El académico del CUCSH dijo que actualmente no se conoce cuánto se ha incrementado la escorrentía, pero lo que sí es un hecho es que hay más agua, y la prueba está en las afectaciones que dejó en estas colonias. Una vez que se conozcan, es necesaria la aplicación de políticas públicas en esta subcuenca.

Señaló que la pérdida de árboles en el Bosque de Nixticuil también es un factor clave y que, si no se atiende, este tipo de situaciones serán una constante en el norte de Zapopan.



Nota publicada en la edición 975