Foto: Cortesía

Sur

Impulsan empoderamiento en la región Sur


A través de talleres e intervenciones buscan que mujeres en situación de vulnerabilidad social generen recursos propios

Por Laura Sepúlveda Velázquez
25 Junio 2018

La condición de vulnerabilidad social de las mujeres del Sur de Jalisco las predispone más al estrés y al desgaste psíquico, situación que les impide su pleno desarrollo desde un punto de vista social y de la salud.

Preocupada por esta realidad y con la intención de empoderar a las mujeres en estas condiciones, la investigadora del Centro Universitario del Sur (CUSur), Claudia Saldaña Orozco, ha enfocado sus esfuerzos a implementar estrategias para generar cambios en este sector de la población. Con este fin ha desarrollado el Programa de intervención para potenciar empoderamiento en mujeres vulnerables de Ciudad Guzmán.

“Con la actual administración del DIF he trabajado con mujeres vulnerables que son beneficiadas con despensa. Se les otorga por un año y para ello deben tener cierta condición de vulnerabilidad, como ser viudas, madres solteras, embarazadas, en lactancia o alguna situación que no les permita tener otro ingreso”.

Dijo que en este proyecto han aplicado instrumentos con validez científica sobre empoderamiento, desgaste psíquico y estrés.

“Con base a resultados obtenidos, hemos intervenido con ellas en sesiones de trabajo, y se les brinda un seguimiento para gestar cambios personales en función de que sean más independientes. Ayudarlas es importante, porque muchas de ellas han sido violentadas, lastimadas, lo cual les impide salir adelante. Por ello es que se han implementado estas estrategias de mejora y a ellas les resulta muy positivo”.

El estudio fue realizado con 122 mujeres, en su mayoría viudas o están solas y embarazadas. En cuanto a la escolaridad, presentan un bajo nivel educativo.

“La mayoría de estas mujeres, además aseguran no sentirse plenas en su vida actual, declarando sentirse irritables, y con presencia de fatiga por la sobrecarga en el hogar”.

Saldaña Orozco aseveró ser firme con sus convicciones, ya que considera que a pesar de las adversidades, las mujeres pueden progresar, y es lo que siempre trata de reflejar con su trabajo.

“Es importante que tomen conciencia de que a pesar de sus condiciones, pueden salir adelante con ayuda profesional, para potencializar sus recursos. Trabajamos en restaurar lo que está roto, y de esta forma empoderarlas”.

Explicó que siguen operando mediante talleres y capacitaciones para que ellas puedan autoemplearse.

“Es un gran reto, pero a su vez de gran satisfacción cuando ellas se dan cuenta que lejos de estarse peleando por una ficha para recibir la despensa, toman la decisión de darle el beneficio de la despensa a alguien más y de que entre ellas pueden constituir una red de apoyo para salir adelante. La idea no es que dependan del gobierno, sino que por sí mismas generen recursos y se empoderen, aunque por supuesto una política pública de apoyo sigue siendo necesaria”.

Saldaña Orozco explicó que ahora sus planes son seguir trabajando con mujeres vulnerables que no son necesariamente las que se benefician con el programa de despensas.

“Actualmente estoy haciendo mi muestra para conocer cuántas micro, pequeñas y medianas empresas hay. Se pretende trabajar también en otras áreas, como la educativa, organizaciones, personal de alguna institución pública y trabajar con unas 400 o 500 mujeres. Voy a empezar a intervenir con el Departamento de Tránsito y Movilidad del municipio. Primero haré un diagnóstico para ver en qué situación están y a partir de ahí se aplican programas y se implementan talleres de capacitación. La perspectiva de género y vulnerabilidad va conmigo en cada investigación que realizo más allá del campo de investigación en que trabaje”.



Nota publicada en la edición 975


Otros temas de interés