Foto: Fernanda Velázquez

Universidad

Especialistas del CUCS evalúan a niños genios


Participan en el proceso de selección para el Cepac, con el objetivo de que los más aptos ingresen a ese centro

Por Mariana González
2 Julio 2018

Quince académicos especialistas en educación especial y 36 estudiantes de Psicología en los niveles de licenciatura y posgrado del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), evalúan a más de 400 niños genios que ingresarán el próximo ciclo escolar a primero de primaria y a los tres grados de secundaria en el Centro Educativo para Altas Capacidades (Cepac) de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ), con la intención de garantizar que los más aptos y con mejores condiciones socioeducativas ingresen a este centro.

La coordinadora del Laboratorio de Psicología y Educación Especial del CUCS, María de los Dolores Valadez Sierra, explicó que el procedimiento de selección consiste en varias pruebas. La primera tuvo lugar el pasado 14 de junio, en la que los niños realizaron un examen para medir su capacidad intelectual.

Quienes cumplan con ese criterio continuarán con la siguiente etapa, en la que harán pruebas más completas e individualizadas para medir aspectos como creatividad, habilidades sociales, emocionales y de comportamiento.

Valadez Sierra, asesora del Cepac y quien lidera el grupo de evaluadores, dijo que más que los conocimientos generales del niño toman en cuenta aspectos puntuales, como razonamiento, comprensión verbal, velocidad en el procesamiento de la información y memoria de trabajo.

Se incluye también información académica que es consultada con el profesor actual del menor y, sobre todo, realizan una entrevista para conocer su entorno familiar y determinar el apoyo que recibe el menor en el aspecto socioeducativo, que estará a cargo de expertos en terapia familiar.

“Evaluamos si es una familia que está integrada, que le da apoyo al niño, que busca cómo pueda desenvolverse de mejor manera y tenga un mayor desarrollo; que realmente estén apoyándolo, pero que tampoco se olviden de los otros hijos —una situación que suele suceder. Es muy importante este aspecto, y tiene peso en el proceso de selección”, detalló.

Aunque los académicos participaron el año pasado solamente en el proceso de selección de primaria, en esta ocasión evaluaron también a adolescentes que compiten por 75 lugares en nivel secundaria: 15 en primer grado, 30 en segundo y 30 en tercero.

Los exámenes los realizan los chicos que han sido evaluados con altas capacidades en el Laboratorio de Psicología y Educación Especial del CUCS, pero también algunos que fueron derivados de sus propias escuelas o que se enteraron de la convocatoria mediante una campaña realizada en redes sociales por parte de la SEJ, explicó Valadez Sierra.

Los especialistas entregarán los resultados a la SEJ en una lista con los nombres de los menores que obtuvieron los mayores puntajes globales, y la dependencia estatal se encargará del proceso de incorporación de los niños a las clases del Cepac para el próximo ciclo escolar.

Trabajo en conjunto
Gracias a un convenio firmado entre la UdeG y la SEJ, los psicólogos del CUCS mantienen un estrecho vínculo con el Cepac, donde trabajan de cerca con los alumnos.

“Colaboramos en el Cepac, tenemos un espacio donde trabajamos con los niños. Llevamos 22 años trabajando en el tema de los niños con altas capacidades y alumnos que son expertos en el área, es como vincular la academia con el trabajo cotidiano con los niños”, describió Valadez Sierra.

Parte de este trabajo en conjunto con la SEJ ha permitido que los estudiantes del centro no sólo desarrollen su potencial académico, sino también sus habilidades y desarrollo social, además de incidir en el entorno familiar, contó Alma Patricia Meza, madre de un menor que estudia la primaria en el Cepac, y de una adolescente que realizó el examen de selección a secundaria.

“Nos ha cambiado la vida a todos,, porque el panorama para ellos es amplio, tienen otra visión de la vida, del estudio, entran con gusto a la escuela, son niños felices. Antes, el niño no se adaptaba, no podía jugar con nadie, no lo entendían los demás niños, y lo relegaban. Ahora él ya se adapta, puede jugar con otros niños y en la escuela igual ya se adapta, no se frustra”.

Valadez Sierra consideró que los padres son los más apropiados para identificar si un niño tiene altas capacidades, y son los primeros en tratar de resolver los problemas de aprendizaje, comportamiento o adaptación del menor.

“Por lo general, lo que nos dicen es que el niño habla mucho, que tiene un vocabulario muy desarrollado, se aburre, aprende muy rápido en la escuela, o que la maestra expresa que es muy inquieto, pero que sí aprende. Cuando sospechen que el niño tiene una alta capacidad, pueden venir al CUCS, donde les ofrecemos hacer la evaluación, trabajar con los maestros y, además, tenemos nuestros propios programas extra curriculares”, concluyó.



Nota publicada en la edición 976

| 1 | 2 | Siguiente>>