Foto: Abraham Aréchiga

Primer Plano

Más allá de los muros universidades aumentarán colaboración académica y científica


Durante la Reunión de Verano de la Asociación de Universidades Públicas “Land Grand” de Estados Unidos, que por primera vez se celebró en una institución mexicana, UdeG, ANUIES y la propia APLU emitieron la “Declaración Guadalajara”

Por Eduardo Carrillo / Mariana González
23 Julio 2018

La Universidad de Guadalajara (UdeG), la Asociación de Universidades Públicas “Land Grand” de Estados Unidos (APLU, por sus siglas en inglés) y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), se pronunciaron en favor de aumentar la colaboración académica y científica para resolver problemas de México, Canadá y Estados Unidos de América (EUA).

En rueda de prensa celebrada el pasado martes en el edificio de Rectoría General se dio a conocer la “Declaración Guadalajara” que, entre otras cosas, pretende crear puentes de trabajo entre las instituciones, en contraposición con los planteamientos de construir muros.

El Rector General de la UdeG, Miguel Ángel Navarro Navarro, subrayó que es un honor ser la primera institución mexicana anfitriona de la Reunión de Verano de la APLU, el encuentro universitario más importante de América del Norte, y que se celebró en esta Casa de Estudio los días 16 y 17 de julio.

“Esto tiene un fuerte significado simbólico, puesto que envía el mensaje de que las universidades y los universitarios de América apostamos por el desarrollo, el apoyo mutuo y la colaboración como las estrategias deseables para superar nuestros desafíos comunes”; comentó.

Sobre las acciones a impulsar con la “Declaración Guadalajara”, Navarro Navarro informó que se reforzarán la movilidad académica y estudiantil, la educación global, la investigación conjunta en temas como cambio climático, seguridad cibernética, consumo y tráfico de estupefacientes, crimen organizado, entre otros.

El Vicepresidente de Programas Internacionales de la APLU, Montague Demment, destacó que hace algunos años pensaron que era benéfico crear una asociación de universidades en EUA con miras a facilitar la integración de otras instituciones mexicanas y canadienses.

Dio a conocer que con la “Declaración Guadalajara” se busca una mayor interacción de la zona, a fin de diseñar soluciones a problemas globales y locales. Se trata de una agenda de trabajo y oportunidades para el intercambio estudiantil, académico y la investigación, que facilite el desarrollo trilateral.

En el acto, el director general de Vinculación Estratégica de la ANUIES, Guillermo Hernández Duque Delgadillo, indicó que el trabajo de las instituciones en América del Norte ha mejorado por la colaboración basada en las relaciones de confianza y el compromiso.

“Los cambios dramáticos en las políticas de comercio y migración están poniendo a prueba los lazos de la larga relación de nuestras naciones, y moviéndola a un territorio inexplorado e inquietante”, dijo Hernández Duque Delgadillo.

Añadió que “esto nos preocupa”, pero en vez de “debilitarnos, nos sentimos con el ímpetu de trabajar juntos aún más cerca. Las instituciones de educación superior en México, Estados Unidos y Canadá deben construir puentes aún más fuertes para colaborar en la solución de los problemas más apremiantes que enfrenta nuestro continente y el mundo”.

De acuerdo con cifras de la ANUIES, en 2017 más de cinco mil jóvenes mexicanos participaron en programas de movilidad en EUA. En tanto que estudiando un posgrado, hay 16 mil 835 estudiantes de México en ese país, indicó el Coordinador General de Cooperación e Internacionalización de la UdeG, Carlos Iván Moreno Arellano.

 

Inauguración
Las políticas económicas y sociales, las tendencias nacionalistas y la discriminación hacia los migrantes arraigados en algunos países afectarán a la internacionalización de las universidades, y podrían poner en riesgo el aumento de la movilidad estudiantil en el mundo, coincidieron el pasado lunes expertos en la inauguración de la Reunión de Verano de la APLU.

Durante la conferencia inaugural, en las instalaciones del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), el coordinador de Educación Superior del Banco Mundial, Francisco Marmolejo, afirmó que el ambiente social, económico y político va a impactar en la educación superior y la internacionalización a futuro, temas en los que parece que muchos gobernantes no están interesados.

Consideró que las condiciones económicas y políticas generarán una amplia competencia entre universidades, particularmente las de Norteamérica, pero también una oportunidad de ser más creativas y proactivas para responder a las necesidades de la sociedad.

Para ayudar a los egresados a insertarse en el mercado laboral global, el especialista dijo que la internacionalización es esencial para darles herramientas, y defendió la importancia de que los jóvenes tengan acceso a la educación superior, no sólo porque genera ciudadanos más tolerantes y el sentido de las diferencias, sino porque los egresados pueden derribar los estereotipos y las desigualdades.

Algunos gobiernos no tienen la noción completa de los beneficios que puede traer la internacionalización, agregó, un tema que está en una escala muy baja de sus prioridades, por lo que es importante que las universidades se acerquen a los generadores de políticas públicas para que conozcan las ventajas de esta función universitaria que va más allá de la movilidad de profesores y estudiantes.

El subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, alertó sobre la posibilidad de que “factores como el resurgimiento de tendencias nacionalistas y populistas, la hostilidad y las prácticas discriminatorias hacia los migrantes, e incluso las nuevas oleadas de políticas restrictivas y dificultades para tener visas de ingreso en varios países, amenazan algunas facetas de la internacionalización de la educación superior”.

Tuirán Gutiérrez agregó que, por ello, es importante analizar si estas tendencias podrían afectar a la movilidad estudiantil y académica, y limitar la inversión en becas y apoyos o hasta poner en riesgo los campus internacionales que algunas universidades europeas y estadounidenses impulsan en ciertas regiones del mundo.

“En este contexto emergente, las universidades deberán de esforzarse más por favorecer la convivencia respetuosa en sus comunidades, configurar la manera de trabajar con más eficacia contra la xenofobia, la misoginia y la homofobia, variables que definen en gran medida el populismo de derecha”, expresó.

El Rector General de la UdeG, Miguel Ángel Navarro Navarro, aseguró que mientras en otros ámbitos “se habla de construir muros y establecer barreras, en este espacio se promueve el diálogo franco y abierto, construimos puentes, establecemos acuerdos y fortalecemos nuestra amistad”.

En esta reunión participaron 150 rectores y expertos académicos de universidades de América del Norte, con la intención de ser una plataforma de colaboración para las instituciones de esta región.

Conclusiones
Uno de los temas que preocupa a México, Estados Unidos de América (EUA) y Canadá es el intercambio de conocimientos, el cual no es tan amplio como el comercial, lamentó el Coordinador General de Cooperación e Internacionalización de esta Casa de Estudio, Carlos Iván Moreno Arellano, quien agregó que esto representa uno de los principales retos a vencer.

En la actualidad existen grupos de trabajo en temas como seguridad alimentaria y cambio climático en los que participa la UdeG. Con esto se busca “integrar una zona norte del conocimiento”, detalló Moreno Arellano.

Durante la clausura de la Reunión, Moreno Arellano informó que se abordaron tres temas: los avances en internacionalización; las estrategias para impulsar la investigación conjunta; y los contextos de antiglobalización y narrativas proteccionistas de algunos países.

“El ambiente que ha permeado en estas sesiones es cómo las universidades pueden trascender esas barreras, construir puentes para avanzar y que el conocimiento siga circulando de manera libre”, añadió.

Apostar por esto traerá beneficios a las instituciones de educación superior. A la UdeG, por ejemplo, le ayudará a mejorar sus indicadores, la calidad educativa y la generación de las condiciones para la investigación, que permita ayudar en la solución de los grandes desafíos mundiales.

Un ejemplo de esto es la creación de la Maestría en Educación Superior Internacional por el Boston College y la UdeG, que será impartida en los centros universitarios de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) y de Los Valles (CUValles), e iniciará en agosto próximo, informó Moreno Arellano.

Durante el acto, el Director del Center for International Higher Education (CIHE), del Boston College, Hans de Wit, aseveró que algunas tendencias que afectan a la educación superior en el mundo son la masificación y la privatización, entre otras.

De Wit concluyó que la internacionalización está al servicio de la investigación, de la docencia y la sociedad. “Es una manera de ayudar a mejorar la calidad”.



Nota publicada en la edición 979