Foto: Adriana González

Premio

Bibliotecario desde niño


Sergio López Ruelas, coordinador general de Bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, recibió el galardón que la FIL entrega a quienes se dedican a conservar y difundir la información contenida en los libros

Por Julio Ríos
3 Septiembre 2018

“Yo no sabía qué significaba la palabra bibliotecario, pero cuando alguien me preguntaba: ¿Qué vas a hacer de grande? Yo le decía: Voy a trabajar con libros”.

Con esta frase, Sergio López Ruelas, coordinador general de Bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, sintetiza cómo se enamoró de esta profesión.

Esa pasión, pero también el talento, lo ha llevado a cosechar diversos premios y, en este año, a petición de los compañeros de gremio, será quien reciba el Homenaje al Bibliotecario 2018, que otorga la Feria Internacional del Libro (FIL).

“Estoy muy emocionado que sea la institución en la que laboro, la red de bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, la que me proponga para recibir este reconocimiento, para quienes se dedican y realizan y difunden la información, es decir los bibliotecarios”, explica entrevistado en la casona que funciona como la oficina donde se desempeña como el coordinador de la segunda red de bibliotecas universitarias más grande del país.

López Ruelas nació en Guadalajara, Jalisco, el 3 de febrero de 1962 y es egresado de la Escuela Normal de Jalisco, cursó la licenciatura en Bibliotecología de la Universidad de Guadalajara, la maestría en Ciencias de la Información por la Universidad de Guanajuato y el doctorado en Bibliotecología y Estudios de la Información por la Universidad Nacional Autónoma de México. Sin embargo, confiesa, la formación que más le fascinó es un diplomado que hizo en la Universidad de Granada, España, denominado “Experto en Libro Antiguo”.

A los ocho años comenzó a ir a la Biblioteca Benjamín Franklin y le exigió a su papá sacar una tarjeta para préstamo de libros, sobre todo los  infantiles y con ellos jugaba al cuentacuentos con sus hermanitos.

Además de desempeñarse en la Universidad de Guadalajara, también ha trabajado en la Secretaría de Salud y en la Secretaría de Educación Pública, en el programa “Rincones de Lectura”. Llegó a ser el bibliotecario de la biblioteca Benjamín Franklin, la misma que lo inspiró cuando era niño, para seguir esta profesión apasionante.

“Me saqué el Oscar cuando llego allí. Conocía a la Franklin, había leído una parte importante de sus libros. La directora nos decía a los más chicos ‘los niños Franklin’. Yo le tenía cierto temor porque era una señora muy enérgica. Y decía, recuerdo: voy a ser bibliotecario, pero no voy a regañar a los niños. Pensando que sólo los niños iban a las bibliotecas”, relata.

A finales de los noventa, por invitación del entonces rector del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, coordinó la creación del Centro de Recursos Informativos (CERI).

En el 2001, el entonces Rector General, maestro Trinidad Padilla López, lo invita a coordinar el Sistema de Bibliotecas de la Universidad, integrado por 206 bibliotecas, que son visitadas anualmente por cinco millones de personas.

¿Cuál es el papel de las bibliotecas en esta era digital?

Deben seguir conservándose como entes democráticos, de libre acceso, deben ofrecer los diferentes soportes en que se presenta la información. Yo estoy convencido de que la tecnología no tiene porque quitar espacios bibliotecarios, al contrario, nuestro México necesita más y mejores bibliotecas, de calidad.  Las bibliotecas no tienen que ser espacios de museo. Porque además nuestros usuarios, los jóvenes, usan sus dispositivos o la red frecuentemente, pero también muchos de ellos quieren acariciar el papel, por llamarlo de una manera romántica.

En 2012 recibió el reconocimiento al Mérito bibliotecario Roberto Gordillo, otorgado por el Consejo Nacional para Asuntos Bibliotecarios de Instituciones de Educación Superior (Conpab-IESquye aglutina a las bibliotecas de las universidades públicas de México; además que en 2015, recibió el Premio al Servicio Bibliotecario por la Dirección General de Bibliotecas de la UNAM.

Presidió el Consejo Nacional para Asuntos Bibliotecarios y el Comité Regional para América Latina y del Caribe.



Nota publicada en la edición 983


Otros temas de interés