Foto: Gustavo Alfonzo

Talento U

Luis Felipe Aceves Arias


Egresado de la licenciatura de Médico Cirujano y Partero del CUCS obtuvo el mayor puntaje en el Examen Nacional de Residencias Médicas (Enarm)

Por Laura Sepúlveda Velázquez
22 Octubre 2018

El gusto por la medicina lo tiene desde la niñez. Fue fomentado por su padre pediatra y su madre otorrinolaringóloga. Ellos le inculcaron el valor de ser médico y de ayudar a la gente, le enseñaron a estudiar, dar su mayor esfuerzo, tener disciplina y responsabilidad.

Luis Felipe Aceves Arias, recién egresado de la licenciatura de Médico Cirujano y Partero del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), logró el mayor puntaje del país en el Examen Nacional de Residencias Médicas (Enarm), en el que obtuvo una calificación de 87.55, colocándose como el mejor de los cerca de 40 mil aspirantes.

Con este resultado se hizo acreedor a una de las seis mil plazas ofrecidas para estudiar una especialidad, que en su caso será en Medicina Interna.

El universitario considera que este logro es el resultado de horas de estudio y dedicación a esta profesión, y ahora buscará seguir cumpliendo sus sueños.

¿Cómo te sientes con este resultado?
Me siento muy contento, porque todo el esfuerzo que hice en este último año, las desveladas, repasar cosas de la carrera, rindieron frutos y estoy a un paso de convertirme en especialista y dedicarme a lo que me gusta, que es atender a la gente en donde más lo necesite. Quiero hacer la especialidad, de cuatro años, en la Ciudad de México, en el Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”, porque tienen muy buen programa de investigación y también me gusta esa parte para intentar buscar nuevos tratamientos.

¿Cómo surgió tu gusto por la medicina?
Desde chiquito mis padres (son médicos) me inculcaron el valor de ser médico y de ayudar a la gente. Cuando estaba en la preparatoria mi abuelo estaba enfermo, tenía cáncer de próstata, y acompañándolo a sus tratamientos me nació el gusto de acompañar a la gente que estaba enferma. Lamentablemente mi abuelo falleció, pero de ahí nació mi gusto de tratar de ayudar a la gente.

¿Qué otros planes tienes?
Me gustaría trabajar en Médicos sin Fronteras. Es un sueño que tengo desde la mitad de la carrera, cuando conocí a la asociación. Me gustó que van a lugares aislados de diferentes partes del mundo y ayudan en lo que se pueda a la población que lo necesita.

¿Cuáles son los retos que enfrentan los nuevos profesionales de la medicina?
Son muchos los problemas que existen en esto de la selección de la especialidad, porque no hay suficientes plazas para que todos podamos participar. Además, faltan recursos en los hospitales, más centros para poder atender a la población y hay mucha gente que necesita atención. Son muchas cosas en las que tenemos que ayudar a trabajar, tanto dentro como fuera de los hospitales, haciendo peticiones al gobierno para que proporcione recursos y poder ayudar a mejorar la calidad de vida y salud de la gente.

¿Cuál es tu filosofía?
Me gusta creer que siempre hay que tener humildad y empatía con la gente para poder establecer un buen diálogo y resolver los problemas que tengamos para construir una mejor sociedad todos juntos.

¿Quiénes han sido las personas importantes para alcanzar tus metas?
Mis padres, que desde pequeño me inculcaron dar mi mayor esfuerzo, estudiar, tener disciplina y responsabilidad. Mis maestros en el Instituto de Ciencias, y de la facultad, especialmente los doctores Ariel Campos, Pedro Martínez y Sergio Zúñiga, que, además de enséñame cómo ser un buen médico, me enseñaron cómo ser una buena persona y a cómo tratar a las personas con empatía.



Me gusta creer que siempre hay que tener humildad y empatía con la gente para poder establecer un buen diálogo y resolver los problemas que tengamos para construir una mejor sociedad todos juntos
Nota publicada en la edición 990


Otros temas de interés

18 / Marzo / 2019

11 / Marzo / 2019

4 / Marzo / 2019

25 / Febrero / 2019

18 / Febrero / 2019

11 / Febrero / 2019

4 / Febrero / 2019