MUSA
Trazos nacidos de los sueños

Como parte de la exposición  Los Disparates, de Francisco de Goya, el Museo de las Artes presenta un taller de creación gráfica para el público en general

Foto: Alejandro Maciel / MUSA
Por Iván Serrano Jáuregui
22 Octubre 2018

Así como de lo más recóndito de la mente de Francisco de Goya nació la serie de grabados Los Disparates —que actualmente se exponen en el Museo de las Artes (MUSA) de la Universidad de Guadalajara—, cada persona puede plasmar las criaturas que sólo existen en su imaginación.

Es por eso que el MUSA busca que más personas intenten conectarse con su yo artístico y experimenten con la tinta y papel para sacar a la luz sus seres fantásticos.

Esa es la intención del Taller Trazos Oníricos, que desde hace dos semanas se imparte al interior del recinto por parte del coordinador de Vinculación y Desarrollo de Proyectos del museo, Moisés Schiaffino, quien es ilustrador y estudiante de la maestría en Narrativa Gráfica en Ciudad Creativa Digital.

“Nos estamos aventurando en el imaginario de Goya, sobre todo en su parte oscura que refleja en Los Disparates. Cuando el pintor creaba obras para la realeza eran trabajos muy luminosos y armoniosos, pues eran por encargo, mientras que en sus grabados es todo lo contrario. En el taller tratamos de descubrir de dónde viene toda esa oscuridad, por ello proponemos a los asistentes que se conecten con ellos mismos y así logren crear sus propios seres fantásticos, es decir, sus propios disparates”.

En estos encuentros se ha analizado la técnica del artista español y cómo llegó a crear esas estampas con seres fantásticos y disparatados.

Por medio de lápices, plumones y estilógrafos (todo blanco y negro, al igual que la estética de Goya), se busca que los diecisiete asistentes inscritos puedan atreverse a dar vida a cosas poco convencionales, más que nada únicas.

“Justo en la primera sesión exploramos que las primeras cosas que hacemos cuando comenzamos a crear algo vienen de imágenes preconcebidas, que derivan de nuestra educación o gustos personales; en realidad hay que escarbar un poquito para encontrar la voz propia como autor. En esa ocasión hicimos un ejercicio con un texto que debía interpretarse visualmente y fue curioso que la mayoría lo hizo casi igual”.

En un segundo momento de este ejercicio, refiere, pidió a los asistentes que volvieran a representar el personaje ilustrado sin volver a utilizar los mismos recursos visuales que el anterior; fue ahí cuando hubo un verdadero reto y los creadores ilustraron algo totalmente original, ya nacido de una concepción auténtica.

“Sí es complicado deshacerse de ese bagaje que tenemos adherido, por todo a lo que estamos expuestos visualmente. Basta desnudarnos un poco y luego ver qué hay en uno, para ver qué se puede exteriorizar”.

Entre los participantes se encuentran diseñadores gráficos, personas formadas en la creación artística e incluso abogados, pues la afición y el interés no restringen a las profesiones a las que se dedican.

“No es en sí un taller de dibujo, sino uno en el que se les enseña a explorar su interior, descubrir sus propios procesos creativos y descubrir el imaginario de Goya a través de su obra”.

Ante todo, reconoce que pese a la diversidad de talentos y personalidades, todos los trabajos se acercan al espíritu del pintor español.

Moisés Schiaffino explica que después de la última sesión del taller, que es el 24 de octubre, se difundirán los trabajos creados por medio de las redes sociales del MUSA: https://www.facebook.com/museodelasartes/. De igual forma, se buscará que se abra un segundo taller, para que más tapatíos formen parte de esta serie de encuentros que estimulan la creación artística, a partir de los trabajos de los grandes artistas de la historia.



Nota publicada en la edición 990


Otros temas de interés