Foto: Archivo

Sur

Fauna de un milímetro, alimento de aves en Sayula


Microorganismos, alimento de aves migratorias y residentes acuáticas, transforman la materia orgánica y son indicadores de la contaminación del agua de lagunas, esteros y otros humedales

Por Eduardo Carrillo
29 Octubre 2018

¿De qué se alimentan las aves migratorias y residentes acuáticas que arriban a la laguna de Sayula? Parte de su dieta son gusanos, insectos, crustáceos, moluscos y caracoles, conocidos como macroinvertebrados que miden al menos un milímetro de longitud.

Tal fauna podría parecer insignificante o poco llamativa, sin embargo, transforma la materia orgánica y es un indicador de la contaminación en el agua de lagunas, esteros y otros humedales. Por si fuera poco, estos organismos representan una de las causas de que exista variedad de aves residentes y migratorias en esta laguna del sur de Jalisco.

La investigadora del Laboratorio de Ciencias Ambientales del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), Marcela Güitrón López, empezó a estudiar la laguna a partir de la pregunta de cuál es la razón de la alta riqueza de aves acuáticas en la zona, comparada con otros humedales de Jalisco más grandes o no son de temporal.

Explica que Sayula depende del temporal de lluvia y los escurrimientos de las sierras del Tigre y Tapalpa, que la bordean. Tal condición genera que una parte del tiempo sólo tenga una capa de agua poco profunda y zonas fangosas, y durante el estiaje permanezca casi seca, con extensas playas de suelos salitrosos.

“¿Por qué las aves tienen preferencia por esta laguna si está considerada a veces como un desierto? Porque hay mucho alimento, pero ¿qué comen las aves? Se alimentan de peces, invertebrados mayores y otros menores, pero no habíamos puesto atención en los macroinvertebrados”.

Qué dice la ciencia
Desde hace varios años, investigadores del CUCBA han realizado estudios a largo plazo, como inventarios y monitoreo de aves acuáticas en la laguna, clasificada como Sitio Ramsar, reconocido por su importancia internacional.

Dicho sitio es refugio de 73 especies de aves acuáticas, de las cuales 34 son residentes, como el pato mexicano, y 39 migratorias de invierno, como el costurero de agua dulce, ganso blanco, el pato americano, entre otros que viajan desde Alaska por la ruta del centro y llegan a esta laguna de octubre a marzo, así como de las costas de Jalisco.

Respecto al estudio sobre su alimentación, realizaron dos monitoreos. Estos arrojaron que 90 por ciento de las aves de Sayula consume macroinvertebrados como parte de su dieta: 50 por ciento los busca de manera preferente y 25 por ciento es su único alimento.

Por “las condiciones que los contrastes estacionales ofrecen, las aves cuentan con variedad de ambientes que aprovechan como áreas de anidación, refugio y alimentación”, detalla parte del trabajo publicado en la revista Ecofronteras, volumen 22, en el que también colaboraron Beatriz Méndez y Héctor Ayala.

Güitrón López explica que la ubicación de aves varía según el nivel de encharcamiento. Las playeras prefieren zonas someras o sin vegetación y picotean para encontrar su alimento; las zambullidoras, como los patos buceadores, prefieren aguas más profundas.

Otras especies como los pelícanos, gaviotas y golondrinas marinas buscan su alimento al vuelo, lo detectan y se van en picada en aguas profundas.

Gracias a que hay variabilidad de ambientes en la laguna de Sayula, este lugar funge como un buen hábitat para una buena cantidad de especies acuáticas, comparado con otros lagos, como es el caso de Chapala.

La académica desconoce la abundancia de los macroinvertebrados, aunque considera que hay grupos con mayor número, tales como los quironómidos, que son larvas de zancudos. En parte, esta riqueza se debe a que los municipios arrojan sus aguas residuales sin tratamiento. “Gracias a eso hay materia orgánica y alimento para las aves”.

No obstante, agrega que es necesario controlar la descarga de aguas residuales. “Hay que echar a andar algunas lagunas de oxidación que no funcionan apropiadamente. Ya existe un plan de manejo que se tiene que implementar con todos los municipios aledaños a la laguna y ponerlo en marcha, y sobre todo vigilancia”.

A futuro invitarán a estudiantes a que realicen tesis y servicio social para dar seguimiento al estudio con miras a efectuar un inventario de la riqueza de macroinvertebrados en la laguna de Sayula, y completar la información para emitir recomendaciones a los ayuntamientos sobre la importancia de mantener diversos hábitat, ya que gracias a eso en la zona hay riqueza de especies de aves.



Nota publicada en la edición 991


Otros temas de interés