Foto: Cortesía

Altos

La encrucijada del huevo: entre lo accesible y lo orgánico


En la séptima edición de la Feria del Huevo, especialista impartió la charla “Ovofuturos: retos y perspectivas del mundo avícola”, entre otras actividades que convocaron a cerca de 11 mil asistentes

Por Cinthya Gómez / Julio Ríos
29 Octubre 2018

La industria avícola vive una encrucijada. Mientras que el huevo ha sido una fuente barata de proteína, clave para combatir el hambre en países en vías de desarrollo, desde otro ángulo hay quienes empujan la producción de huevo orgánico, el cual resulta más caro y menos accesible para los pobres.

“Generar huevos bajo la moda orgánica es socialmente inviable, pues el costo de producción de huevo en granjas tecnificadas, en comparación con la de gallinas de pastoreo, es enorme. Los principales afectados serían aquellos mexicanos que viven con el salario mínimo”, aseveró Pilar Castañeda Serrano, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el marco de la séptima edición de la Feria Internacional del Huevo, del Centro Universitario de los Altos (CUAltos).

Las tendencias europeas sobreponen la protección y calidad de vida del animal, antes que el consumo humano. Proponen que las gallinas de postura dejen las jaulas y sean criadas en condiciones de vida más nobles. En el mercado existen nuevas marcas que presumen que sus productos son orgánicos y libres de crueldad.

Para Castañeda Serrano esto contrasta con un panorama como el mexicano, donde habitan 53 millones de pobres, de los cuales, 9.4 millones en pobreza extrema, según el Coneval.

“Es prioritario generar y mantener esquemas que garanticen la cobertura alimenticia de fácil acceso para los que menos tienen”, afirmó durante su participación en el Foro “Ovofuturos: retos y perspectivas del mundo avícola”, en la Feria Internacional del Huevo.

La especialista explicó que el huevo es la fuente de proteína animal más completa, saludable y accesible que se encuentra en el mercado. Por ello es imperioso mantener los estándares de producción avícola para que siga llegando a los hogares mexicanos de bajos ingresos.

“Producir huevo en jaula enriquecida y en aviario va a hacer al huevo más costoso. Hay que tener la mentalidad amplia, entender que también somos un país en vías de desarrollo y que desafortunadamente tenemos 52 millones de pobres. Si buscamos acercar el huevo a la mayoría de la población, debemos de pensar en esta gente, en los que sobreviven con dos o tres salarios mínimos. Entonces al producir un huevo más caro a lo mejor no vamos a dejar que sea accesible para muchos hogares”, comentó la especialista.

La académica de la UNAM también impartió la conferencia “El bienestar animal y la producción de huevo para plato”. Explicó que este tema debe ser tomado en cuenta por diversos sectores, tanto por el empresarial, el gubernamental y el académico.

“Es algo muy importante que debe ser analizado antes de pensar que podamos bajar todas las gallinas a piso, o que podamos pasar todas estas gallinas que están en jaulas convencionales a otro sistema”.

Una feria para todos
La séptima edición de la Feria Internacional del Huevo en CUAltos contó con siete conferencias magistrales, con ponentes de universidades e institutos de investigación nacionales e internacionales, quienes disertaron sobre el futuro del mundo avícola y las exigencias del mercado actual.

Hubo talleres de capacitación para empresarios, trabajadores del sector avícola y pecuario de los Altos, a través de un taller de buenas prácticas a cargo de Marcela Cardona Campos, investigadora del CUAltos.

El concurso Delicias del Huevo ofreció la preparación de 60 platillos, en cuya elaboración participaron casi 200 personas.

Este año, además de los platillos a base de huevo preparados por expertos y aficionados a la cocina, al menos una docena de niños de entre seis y 12 años participaron en el Concurso Gastronómico Infantil, en el que cocinaron bajo la supervisión de un adulto, platillos que incluyeran huevo.

Distribuidas por todo el campus, durante los dos días que duró la feria, hubo 13 actividades permanentes, entre las que destacan Papirolas, Viajes de realidad virtual a granjas avícolas de los Altos, y exposiciones fotográficas con temas sobre huevo y gallinas.

El cierre consistió en la entrega de premios a los ganadores de los diversos concursos y un concierto de la Klauss Mayer Big Band, que a través de distintas melodías de jazz acercó a los asistentes a un ambiente musical clásico.

Al cierre de la edición 2018 de Feria Internacional del Huevo se contabilizaron un total de 11 mil asistentes.



Generar huevos bajo la moda orgánica es socialmente inviable
Nota publicada en la edición 991