Foto:

Valles

Reglamento contra el tabaco


Por Irineo González Rodríguez
12 Noviembre 2018

En el verde y sustentable Centro Universitarios de los Valles (CUValles) se realizó una investigación científica para evaluar el nivel de dependencia a la nicotina y el grado de motivación para dejar de fumar, justificado por el Reglamento de Protección Contra la Exposición al Humo de Tabaco en la Red Universitaria, que en su Artículo 17 exhorta a la investigación del problema.

Resultados de un estudio previo en CUValles, publicado en el 2015, mostraban que un 32,8 por ciento de los estudiantes del CUValles eran fumadores, siendo casi una tercera parte de la población del centro. Posteriormente, en la investigación mencionada al inicio y presentada en el Primer Congreso Internacional de Investigación en Salud y Desarrollo Humano Sustentable, en el Centro Universitario de Tonalá en junio del presente año, se encontró que hasta el 2018 hay un 37.8 por ciento de fumadores, significando un aumento del 5 por ciento de consumidores de tabaco en solo tres años.

En cuanto a género, el mayor porcentaje de consumidores siguen siendo varones, con un 54.2 por ciento, y 45.8 por ciento del sexo femenino. Otro dato interesante es que el mayor porcentaje/número de fumadores se concentra en los primeros semestres, disminuyendo en semestres superiores; de hecho, se observa que esta distribución es hasta cierto grado proporcional a la edad de los estudiantes, es decir, que a menores edades mayor cantidad de fumadores y viceversa.

Además de sondear la prevalencia del consumo de tabaco en CUValles, también obtuvimos datos sobre el nivel de dependencia al tabaco y la motivación para dejar de fumar. Se encontró que, dentro de la población adulta de fumadores, el 81 por ciento reportó dependencia baja al tabaco, 13 por ciento dependencia moderada y 6 por ciento dependencia alta; estos dos últimos niveles susceptibles de atención profesional para tratar la adicción.

Cabe resaltar que la motivación para dejar de fumar fue alta en el 22 por ciento de los encuestados, moderada en el 28 por ciento, baja en el 18 por ciento, dudosa en el 19 por ciento y nula en el 12 por ciento. A pesar de que al 17 por ciento se le dificulta aplicar la reglamentación del Dictamen Núm. IV/2017/327, que está vigente en toda la Red Universitaria, un dato alentador es que el 69.6 por ciento de los fumadores contestó que le gustaría dejar de fumar, siendo un foco importante para innovar estrategias con el fin de ayudar a los consumidores de tabaco.

En los resultados encontrados hay datos que nos hacen ver la seriedad de la dependencia del tabaco en los estudiantes, por ejemplo, el 7 por ciento indicó que durante los cinco minutos después de despertar tienen el comportamiento obsesivo compulsivo de consumir al menos un cigarrillo, antes de almorzar o asearse.

Al término del proceso de la investigación hubo un descubrimiento que no se contemplaba: se encontró una correlación de las variables estudiadas, que fue que los participantes con mayores niveles de dependencia tienen menor motivación para dejar el vicio y a menor grado de dependencia mayor ánimo para dejar de fumar. Esto es importante, porque abre el camino para iniciar un diseño de estrategia de intervención, al tomar en cuenta la vinculación mencionada, para entender como dar un mejor tratamiento al problema.

En conclusión, los resultados nos invitan a reflexionar y abren las puertas a otras investigaciones y diseños de intervención, urgentes ante la tendencia creciente del habito tabáquico. La exhortación al investigador, docente, administrativo, estudiante, es: ¿aprovecharás el beneficioso reglamento para el bien tuyo, de tus compañeros y amistades? 

Los mayores beneficiados de tal norma son los mismos fumadores, pues es incentivo, razón y motivación para mejorar su salud y proteger la de los que conviven con ellos y ellas.



Nota publicada en la edición 993