Foto: Cortesía

Tonalá

El teatro como espacio de formación y libertad


CUTonalá cuenta con Taller de arte dramático. Éste se sustenta en el principio de que la preparación actoral aporta al desarrollo personal, profesional y a la educación integral de los alumnos

Por Martha Eva Loera
12 Noviembre 2018

Una compañía de teatro es uno de los proyectos que se cocinan en el Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá) para ampliar las opciones culturales dirigidas a la comunidad estudiantil y las colonias cercanas a dicho núcleo de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

El CUTonalá se proyecta como un espacio cultural y recreativo, propicio para una visión del mundo más estética, participativa y comprometida con la sociedad, y no podía faltar en este empeño el arte dramático.

Para integrar una compañía teatral se necesitó conformar un grupo de personas interesadas en el proyecto y con formación actoral. Actualmente doce jóvenes participan en el proyecto. Son estudiantes de las distintas carreras que ofrece el centro, como la licenciatura en Estudios liberales, Historia del Arte, Derecho, Salud Pública, Administración, Contaduría Pública, Gerontología e Ingeniería en Nanotecnología.

Estos alumnos reciben una preparación similar a la de los actores profesionales por parte de Elia Velasco, sin olvidar la importancia que tiene la formación en sus diferentes carreras.

Los estudiantes toman una clase de cuatro horas a la semana. La jornada empieza con calentamiento físico, además de ejercicios de respiración, control de la voz, apoyo diafragmático, improvisación sobre diferentes situaciones, sensibilización corporal y vocal, improvisación corporal y vocal, además de técnica y teoría del teatro y actuación.

Aprenden también a manejar un libreto y hacer el propio. “Tengo gente muy talentosa que incluso ha escrito monólogos, como Agustín de la Cruz, estudiante de la licenciatura en Derecho, autor de Cuestión de reloj, que fue presentado en el Festival del día de Muertos, en CUTonalá”, dice la mestra.

El taller se divide en tres niveles: los alumnos noveles, que inician con las clases de teatro, los viernes de 9:00 a 13:00 horas; los de nivel intermedio, los viernes, de 14:00 a 18:00 horas y los de tercer nivel, los miércoles, de 14:00 a 18:00 horas.

El propósito es que los de tercer nivel, a partir del próximo semestre, tomen clases de diseño y montaje teatral, para hacer efectivo el proyecto de montar obras de gran formato.

Importancia del teatro para una formación integral
El impulso que se da al teatro entre los alumnos de CUTonalá es debido a que la preparación actoral aporta al desarrollo personal, profesional y a la educación integral.

“Cualquier persona debería hacer teatro, ya que contribuye al conocimiento personal, aporta mucha seguridad personal, enseña a los futuros profesionistas a  hablar en público, contribuye a enriquecer su lenguaje oral y mejora su manera de comunicarse, ya que todos los profesionistas necesitan hablar ante grandes públicos o necesitan hacer presentanciones de proyectos”, externa Elvia Velasco.

El teatro, además, ayuda a desarrollar la sensibilidad estética y creativa y amplía la visión del mundo, y, por qué no, la oportunidad de encontrar una segunda vocación en el arte dramático, dijo.

Los estudiantes que quieran integrarse sólo necesitan ganas de actuar y entusiasmo, ya que la mejor manera de ser un buen actor de teatro es haciendo teatro, y el taller es práctico.

Más sobre Elvia Velasco
Elvia Velasco fue actriz profesional de la Compañía de Teatro de la UdeG, que dirigía Rafael Sandoval y tiene más de 20 años de ser profesora de teatro a nivel bachillerato. Tiene en su curriculum haber dirigido la actuación de sus alumnos en más de 20 obras de teatro clásico, con autores como Shakespeare, Molière, Calderón de la Barca, entre otros.

“Con los chicos con discapacidad auditiva monté , en lengua de señas mexicana”, añadió.

En CUTonalá, Elia Velasco tiene año y medio como docente de teatro. Los estudiantes tienen de tres a cinco representaciones por semestre, que consisten en escenas cortas, lecturas públicas y performance.

Este semestre 2018 B han tenido cuatro representaciones, con el performance 2 de octubre no se olvida, en el marco de la conmemoración del 50 aniversario de la matanza estudiantil en la Plaza de las Tres Culturas. “Se trata de una actuación breve, pero muy intensa”, seguido de lectura pública de dos poemas: “Memorial de Tlatelolco”, de Rosario Castellanos y “Tlatelolco 68”, de Jaime Sabines.

Próximos montajes
En la primera semana de diciembre, los estudiantes presentarán la obra La tierra de Jauga, de Lope de Vega, con tres versiones, la del Siglo de Oro español, una más contemporánea y otra futurista. Posteriormente, será montada en diferentes espacios de las zonas aledañas al centro.

Elia Velasco considera que para abril o mayo del próximo año los chicos más avanzados estarían preparados para presentar obras de gran formato. “Hay dos obras que me gustaría que los chicos llevaran a escena: Becket o el honor de Dios, de  Jean Anouilh y El engranaje, de Jean-Paul Sartre, obras que serán propuestas a los chicos para que ellos emitan su opinión, ya que este taller es un espacio de libertad”.



Nota publicada en la edición 993