Foto: Fernanda Velázquez

Talento U

Esther Cisneros Quirarte


Presidenta de la Fundación Voluntarias contra el Cáncer del Hospital Civil de Guadalajara obtuvo la presea Irene Robledo García en la categoría Trayectoria individual

Por Martha Eva Loera
19 Noviembre 2018

Esther Cisneros Quirarte vierte sus conocimientos profesionales en el área de la psicología (es especialista en terapia familiar sistémica) y sus habilidades organizacionales para beneficiar a los pacientes y familiares que asisten al Hospital Civil de Guadalajara (HCG), en sus dos unidades hospitalarias: la Fray Antonio Alcalde y la Doctor Juan I Menchaca.

Además de proporcionar atención psicológica de manera altruista a los pacientes, ya sea en terapia individual o grupal, Cisneros Quirarte representa a los grupos del voluntariado de dicho nosocomio y es presidenta de la Fundación Voluntarias contra el Cáncer.

Por su trabajo en el Hospital Civil de Guadalajara (HCG) en favor de pacientes socioeconómicamente vulnerables, fue galardonada en la categoría Trayectoria individual con la Presea al Servicio Social Irene Robledo García, que otorga desde 2006 la Universidad de Guadalajara.

Este premio, que lleva el nombre de la académica que fundó el Departamento de Trabajo Social y la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Guadalajara (UdeG), tiene, como una de sus finalidades, reconocer a miembros de la sociedad civil que han contribuido al desarrollo de una mejor calidad de vida de distintos grupos sociales mediante acciones de impacto social.

¿Cuáles son algunos de los logros de los grupos de voluntarios que usted coordina?
Como representante de grupos voluntarios soy la encargada de organizarlos. En total hay 203 grupos, y 150 de éstos están relacionados con proporcionar alimentos a los familiares de los pacientes. Junto con trabajo social tratamos de resolver los problemas que se les presentan. Uno de los objetivos para mí es cuidar a los que se hacen cargo de los pacientes o cuidadores primarios (familiares), ya que pueden correr riesgos en su salud debido a la labor titánica que realizan. Muchos están con los enfermos las 24 horas del día. Algunos grupos voluntarios se encargan de proporcionar alimentos a los familiares, y para ello se cuenta con dos comedores, uno inaugurado en diciembre 2014, en la unidad Fray Antonio Alcalde y otro en la unidad Doctor Juan I Menchaca. Los voluntarios también trabajan en el albergue, el cual es necesario, porque el 15 por ciento de los pacientes hospitalizados son de otras poblaciones. Ellos son los encargados de operarlo. Entre las tareas que realizan se encuentran la recepción de los pacientes y proporcionarles sus paquetes de higiene.

¿Qué hace el grupo de acompañamiento emocional?
Brinda al paciente oncológico el soporte, apoyo y respaldo emocional y psicológico que necesita para sobrellevar su enfermedad, y esta actividad es realizada por voluntarias profesionales, con preparación en el área de la psicología. Una es psicóloga gestal y las otras dos somos terapeutas familiares sistémicas. Las tres hemos llevado un curso específico para la atención del paciente oncológico y sus familiares.

En el Programa de reconstrucción mamaria, ¿cuál es su labor?
El programa tiene como objetivo la reconstrucción mamaria, de manera gratuita, a las pacientes que han sufrido una mastectomía. En total, desde 2013 a la fecha, hay más de 230 mujeres reconstruidas. Para el programa en el HCG necesitábamos recursos. Entonces se me ocurrió organizar la cena gala pasarela, en la que las pacientes sobrevivientes de cáncer de mama son las modelos, después de organizar un desfile de moda en la preparatoria de mi hija. Con el desfile cumplo varias metas: enviar un mensaje a la sociedad de que el cáncer de mama es curable si se detecta a tiempo y que puede superarse con un tratamiento oportuno, además de recaudar fondos para las reconstrucciones. La primera pasarela fue en 2013, en el Instituto Cultural Cabañas. Se consideraba que irían 500 personas y vendimos 700 boletos, y ya vamos en la sexta edición. Hasta el mes de octubre eran alrededor de 230 beneficiadas.



Con el desfile cumplo varias metas: enviar un mensaje a la sociedad de que el cáncer de mama es curable si se detecta a tiempo y que puede superarse con un tratamiento oportuno, además de recaudar los fondos para las reconstrucciones
Nota publicada en la edición 994


Otros temas de interés

11 / Marzo / 2019

4 / Marzo / 2019

25 / Febrero / 2019

18 / Febrero / 2019

11 / Febrero / 2019

4 / Febrero / 2019

28 / Enero / 2019