Foto: Fernanda Velázquez

MUSA

El barroco en un jardín


Exposición de la artista lusa Ana Hatherly fue inaugurada en el MUSA como parte de las actividades de Portugal país invitado de honor a la FIL

Por Mariana González
26 Noviembre 2018

El barroco y el arte contemporáneo dialogan en la exposición Ana Hatherly y el barroco: en un jardín hecho de tinta, que fue inaugurada en el Museo de las Artes (MUSA) como parte de las actividades culturales de Portugal, país invitado de honor a la edición 32 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL),.

La muestra está conformada por decenas de piezas creadas por la pintora, cineasta y editora lusa Ana Hatherly. Incluyen elementos bibliográficos como libros, folletos y revistas; además de piezas de dibujo, escultura, orfebrería, pintura y video, que dan una idea del genio de la artista, una de las más importantes de la cultura portuguesa.

Paulo Pires do Vale, curador de la muestra, explicó en conferencia de prensa que Hatherly fue una estudiosa del barroco, una corriente que influyó en su obra plástica y en sus creaciones en disciplinas como el cine, la edición de revistas, la poesía y la cátedra.

“La exposición muestra una relación, para muchos, poco normal entre una artista del siglo XX y un periodo que normalmente lo vemos con malos ojos y que es muy maltratado, porque se ha estudiado sobre el punto de vista más formal. Ana Hatherly se ha interesado por el alma barroca entendida como la forma de orientarse en el mundo psicológico y existencial en ese periodo de la historia”, afirmó Pires do Vale.

La artista, fallecida en 2015, generó un sinfín de piezas en diferentes formatos en las que juega con trazos barrocos, pero también retoma ideas en caligrafía como forma de arte, la poesía visual o el laberinto como un lugar donde el hombre está perdido. Algunas de esas obras forman parte de la muestra que Pires do Vale catalogó como “exposición-ensayo”.

“La complejidad de Hatherly se puede ver en esta exposición, que está dividida en cuatro capítulos enfocados en el laberinto; la relación con el tiempo y la muerte; la alegoría, y la metamorfosis entre escritura y dibujo”, además de un espacio que explora el aspecto más sensorial del barroco, dijo el curador.

La muestra fue posible gracias a la colaboración de la Fundación Calouste Gulbenkian, y cuenta con piezas del Museo Regional de Jalisco y el Museo de Arte Sacro, con la intención de favorecer el diálogo con el arte barroco mexicano.

La coordinadora de Exposiciones y Educación del recinto, Laura Ayala Castellanos, aseguró que Ana Hatherly y el barroco: en un jardín hecho de tinta fue generada por mujeres artistas de diferentes épocas, cuyo trabajo influenció o dialoga con Hatherly a través de los siglos.

Además de los recorridos guiados, el MUSA ofrecerá una lectura de poesía en voz alta llamada “Variaciones del jardín”, en la que se compartirá la obra poética de Hatherly y la de otros escritores claves del siglo XVII, el 16 de enero de 2019, en las salas de exhibición.

La exposición fue inaugurada el pasado viernes 23 de noviembre como parte del inicio oficial de las actividades de la FIL, y permanecerá hasta el 3 de febrero de 2019.



Nota publicada en la edición 995


Otros temas de interés